Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Un Comentario

Power contratos

Cuando Stanley Kubrick se enteró que el estudio cinematográfico quería filmar una secuela de la película «2001, Odisea del Espacio», decidió mandarles una nota.256px-HAL9000.svg

El contrato, claro, decía que la compañía podía hacer casi de todo, adaptar la película, filmar secuelas y seguramente le habrá cedido los derechos sobre el guión que escribió con Artur Clarke. Kubrick revisó el contrato y se le encendió la luz roja. Esa luz roja de Hal 9000, la computadora de abordo, después resurgiría en juegos de Guerra (muy buena película) y más tarde en otro largometraje protagonizado por el gobernador de California. Hace unos días una computadora pasó el Test de Turing: unos científicos creyeron que estaban chateando con un pibe de 13 años pero en realidad era la compu… Espero que no se llame Skynet.

En cierta medida, un contrato es como un algoritmo que no puede salirse de los límites del lenguaje

La fotografía de la película es alucinante.

La fotografía de la película es alucinante.

y otros más… Un contrato no puede impedir a alguien casarse por ejemplo, la ley fija fronteras. Cuando un contrato está bien redactado y sus cláusulas son legítimas, el Estado lo considera ley para las partes (artículo 1197 del código civil) y hasta pone a disposición la fuerza pública para que se cumpla. Claro que hay mecanismos y no siempre es tan claro cuando hay un incumplimiento y qué remedios hay…

En este caso parece que la MGM sí tenía derecho a filmar la secuela. Y Kubrick les redactó esta nota en que reconocía «legalmente, poco puedo hacer para frenarlos», según le dijo su abogado. «Pero sí les puedo decir -sigue la carta- que todavía conservo el femur de tapir… y que si hacen la secuela…»… y acá, con la ayuda de Mafalda, tal vez deba traducir «no la van a pasar muy bien que digamos… no se metan conmigo», remataba el director.


PUBLICIDAD

kubrik

Ver un post relacionado, acá.

Comentarios

  1. Muy buen post, en nuestro país Kubrick si se podría haber opuesto ya que seguiría poseyendo los derechos morales de autor, inexistentes para el derecho anglosajón…saludos!

Dejar un comentario