Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

Leyes gremiales: leyes de taxis

| El 07, Abr 2015

Habíamos ido a comer y decidimos pedir un taxi. Me sorprendió cuando lo pidió por una aplicación que marcaba los móviles cerca y no por teléfono cómo se hacía antes. Hace unos días, el poder judicial confirmó la sanción contra la empresa que desarrolló esta aplicación porque no está registrada como prestadora del servicio de radio taxis.

¿Son un servicio para pedir radio taxis? ¿Qué leyes de taxis hay? ¿Hasta dónde debe extenderse el control de una actividad? ¿O acaso se pone énfasis en ciertos controles y no en otros? ¿O tal vez una regulación es estricta para que solo la cumplan algunos…? ¿Controlan efectivamente a las empresas de radio taxis?

En este caso, los jueces dijeron que el Gobierno de la Ciudad no podía inhabilitar a la empresa que desarrolló la aplicación por 5 años, como pretendía, pero tampoco puede operar ahora, al menos hasta que termine el juicio, cosa que puede pasar… Bueno, ¡En unos 5 años!

Para tomar esa decisión entendieron, junto con el fiscal, que la la propia recurrente admite que no realiza la actividad permitida por la norma al facilitar el alquiler de vehículos no regulada aunque no opera un “servicio de radiocomunicaciones móvil terrestre ni un servicio público de alquiler por taxímetro sino solo una “aplicación para dispositivos móviles“.

Es decir que en el caso los jueces impidieron contactarse con un taxi directamente por teléfono, y solo permitieron hacerlo por señas en la calle. O si es por teléfono, el usuario debe pasar por medio de una prestadora habilitada de radio taxis a la cual, desde hace unos años y por ley, se la facultó para cobrar un cargo. ¿Tiene razonabilidad la ley, si es así? ¿O como en Ubser se está matando al mensajero? Es lo que se discute en el juicio de fondo —que sigue— porque en el caso solo se analizó la medida cautelar. Podés leer acá la sentencia sobre taxis


PUBLICIDAD

En otras actividades, los intermediarios están regulados cualquiera sea el canal por el cual operen, online o físico. Esto pasa, por ejemplo, con agencias de viajes. Pero acá se discute si hay una intermediación, porque solo se limita a pasar el contacto del taxi, como si fuera un directorio de hoteles cercanos y no una agencia de viajes que cobra por eso… ¿Interesante, no?

La aplicación que multaron se promociona «…para smartphones ¡Conectamos al taxista directamente con el pasajero! Para aceptar un servicio, basta con hacer un click. Finalmente le aparecerán los datos del pasajero en tiempo real (nombre, ubicación, punto de referencia y teléfono). No somos una central, somos un sistema que conecta al pasajero de manera directa con el taxista».Screenshot-4

En Mendoza, la Asociación de propietarios de taxis dijo que «En ningún país del mundo han sido bien recibidas estas empresas y en varios lados se les ha prohibido trabajar. Son multinacionales que llegan con una aplicación y pretenden adueñarse del servicio de transporte, queriendo pasar por alto las leyes, normativas y controles que existen. Ellos quieren manejar todo» y que si hay una aplicación debe austarse a los controles y regulación existente, dijeron al diario Los Andes.

Ese mismo diario recabó el testimonio de Daniel, un chofer que dijo: «Para mí está perfecto. Debería ser así, como pasa por ejemplo en Mar del Plata. Además, el dueño y el chofer del taxi pueden tener el teléfono con el software para recibir el pedido. Sería genial y de esa forma se terminarían de algún modo los acomodos que siempre tienen los operadores con algunos taxistas amigos para pasar viajes».

Por esa misma funcionalidad permitió concluir a la jueza Seijas que la empresa podría operar mientras el juicio sigue. Acá hago un paréntesis: no puede haber sanción sin ley previa, clara y precisa de aquello que se prohíbe porque la regla general es que todo lo no prohibido está permitido.

La jueza afirmó que «la sanción administrativa cuestionada parte de encuadrar el desarrollo de aplicaciones para celulares dentro del régimen del servicio público del alquiler de taxímetros, en particular, lo referido a la regulación de las empresas de Radio Taxi, trasladando un régimen sancionatorio extraño a partir de unas exigencias que que no han sido establecidas para esta clase de innovaciones. Si un programa instalado en un teléfono permite a una persona saber si hay un taxi cerca, y luego le permite convocarlo y facilitarle sus datos ubicación, lo que la aplicación permite es la comunicación entre el usuario )’ el conductor que circula en sus proximidades. El artículo 12.2.5 de la ley 362.2 prevé que el servicio de taxi será prestado por quienes 10 requieran en la vía pública cuando el vehículo se encuentre circulando. No advierto cuál podría ser el impedimento legal para que ese requerimiento en la vía pública fuera facilitado por nuevas tecnologías».

El servicio que provee esta empresa, aclaro, no es el mismo que Uber, que conecta usuarios particulares para que te lleven sino que acá conecta a un prestador (legal) con un usuario (legal). Por eso, Uber fue perseguido en varios países del mundo, como los Estados Unidos, España y otros, sobre todo por los gremios de taxis.

Sobre el punto, me gustaría citar una ley de ley de Pennsylvania, de cuando los autos empezaron a reemplazar a los caballos, que estableció:

«Cualquier automovilista que tenga a la vista un carruaje de caballos debe parar en la banquina, cubrir su carro con una manta o lienzo que lo mimetice con el entorno y esperar que pasen. Si los caballos parecen molestos, el automovilista debe esconder el auto cerca de los arbustos más cercanos».

 

taxi driver

Dejar un comentario