Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

Una ley para beneficiar a los clubes deportivos – la moratoria de la moratoria

Es esta ley que salió hoy porque beneficia a los clubes que no tengan balances actualizados para que igual puedan acceder a fondos públicos de la Ciudad de Buenos Aires, de los impuestos que pagamos todos. Resulta que una ley instituyó el Registro de las instituciones deportivas.

La inscripción en el Registro Único de Instituciones Deportivas constituye requisito necesario para participar y gozar de los beneficios que otorgue el GCBA. Además, la inscripción en el Registro Único de Instituciones Deportivas es requisito para acceder a los programas, subsidios, y cualquier otra medida adoptada e impulsada por el GCBA en beneficio de las instituciones deportivas. La inscripción en el Registro es un requisito necesario para participar en competiciones deportivas oficiales.

Como requisitos de inscripción se piden:

  1. Denominación, objeto y domicilio del club.
  2. Estatuto vigente certificado debiendo acompañar las modificaciones que se aprueben en el futuro.
  3. Acta de asamblea con la designación de las autoridades vigentes como así también de cualquier sustitución de las mismas.
  4. Presentación de balances contables actualizados.
  5. Descripción de sus instalaciones y de las actividades que se desarrollan en las mismas.

Además se aclara que los miembros de la Comisión Directiva de las instituciones deportivas y de las federaciones que las nuclean no pueden contratar o asumir compromisos que afecten al patrimonio de la institución por una plazo mayor de dos años, desde la fecha del contrato o compromiso, salvo que resulten facultadas para ello por una Asamblea Extraordinaria. funny-soccer-photo

Bien. Parece que ahora una entidad podrá no tener balances actualizados, y acceder igual, en tanto se inscriba en la moratoria. Esto dispuso esta nueva ley, publicada hoy en el Boletín oficial. Lo curioso es que hay moratoria, prórroga y moratoria de la moratoria.


PUBLICIDAD

“Art. 1°: La presente Ley tiene como objeto facilitar y agilizar la regularización de la documentación de las instituciones deportivas para la inscripción en el Registro Único de Instituciones Deportivas (RUID) en los términos de la Ley 1624 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Art. 2°.- Autoridad de Aplicación. La autoridad de aplicación de la presente Ley es la Subsecretaria de Deportes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires o el organismo que en el futuro lo reemplace. La ciudad ejerce las potestades que le atribuyen la Constitución y la presente Ley a través de la autoridad de aplicación.

Art. 3°.- Moratoria de documentación. Las instituciones deportivas que se inscriban al RUID, como así también las que ya se encuentren inscriptas podrán solicitar acceder por única vez a una moratoria por el plazo de un (1) año a efectos de cumplimentar la presentación de los balances contables actualizados, siempre que se dé cumplimiento a los demás requisitos establecidos en el artículo 32 de la Ley 1624.

Art. 4°.- Prorroga. La moratoria podrá ser ampliada una única vez y por el plazo de un año, cuando las instituciones acrediten que la documentación solicitada se encuentra en trámite.

Art. 5°.- Nueva Moratoria. La Autoridad de Aplicación, previo análisis y evaluación de la situación de la institución requirente, podrá otorgar una nueva moratoria en los términos del artículo 3°.

Art. 6°.- Efectos. Las instituciones que se acojan al beneficio de la moratoria para su inscripción al RUID, gozaran de los mismos derechos y obligaciones que las demás instituciones registradas en los términos de la Ley 1624 y sus modificatorias.

Art. 7°.- Incumplimiento. Las instituciones que, vencido el plazo de la moratoria, no hayan presentado la documentación requerida serán suspendidas del RUID hasta dar cumplimiento a todos los requisitos del artículo 32 de la Ley 1624.

Art. 8°.- Comuníquese, etc..”

En tanto, quien se anote en una moratoria impositiva debería saber que si incumple el pago de alguna de las cuotas la normativa dice que se le cae todo el plan y debe pagar íntegramente, con capital, intereses y demás accesorios. Aunque en algún caso un juez declaró esto inconstitucional y le permitió al contribuyente rehabilitarse y seguir pagando, porque en el caso solo se había atrasado unos días en el pago de la cuota.  Por eso, es importante estar atento y que no se te pase ninguna cuota. Además, la moratoria implica aceptar la deuda impositiva. Como regla general, después no se puede discutir. Esto como regla general, porque en algún trabajo sostuve que igual podría discutirse la deuda, en ciertos supuestos. Allí, con Gabriel Gotlib (artículo en Errepar) decíamos que “el acogimiento a una moratoria, que se presenta como libre y espontáneo o voluntario, muchas veces no es tal. Cuando la discusión acerca de la obligación tributaria se desnaturaliza porque se inicia un proceso penal sin fundamento alguno, no existe acogimiento voluntario.

A menudo también ocurre que el potencial pago del impuesto con intereses y multas conduzca a la quiebra de la compañía; la preservación del negocio fuerza entonces a acogerse al régimen. Inclusive, en ocasiones, el solo hecho de registrar la provisión por la potencial obligación de tener que pagar, puede conducir a la empresa a una situación límite al impedir su acceso al crédito.

En ese sentido, la Corte Suprema ha aceptado que la doctrina de los actos propios deviene inaplicable cuando el acogimiento a un régimen resulta el “único camino posible para acceder al ejercicio de la actividad que constituye el objeto de la sociedad actora”. Se puede objetar que aceptar esta interpretación implicaría dejar sin efecto las moratorias, ya que resultaría muy difícil distinguir aquellos casos dudosos de los que son manifiestamente improcedentes. En definitiva, esta cuestión dependerá del caso particular que se presente. Asimismo, la interpretación propuesta, consistente con la naturaleza transaccional de las moratorias, ahora con sustento en alguno de los casos citados, conduce a distintas consecuencias entre las cuales se cuenta la de permitir al contribuyente un acogimiento pleno ingresando sólo parte de lo reclamado (cuando esa parte sea genuinamente discutible y el resto inexistente) o acogerse para disminuir intereses y sanciones, pero luego seguir discutiendo.”

De todas maneras, hay que ver el caso y las chances suelen ser bajas para pelear el impuesto cuando hay acogimiento a una moratoria. Porque el contribuyente acepta ese régimen.

El caso es muy distinto al de los clubes de futbol, en que la moratoria está por ley. O de la moratoria para pagar multas por incumplimiento a la normativa de seguridad e incluso faltas graves a la normativa de transporte. Pero esto solo si tenés empresa de transporte y sos adjudicatario de ese servicio público (ver más acá).

 

 

mordillo

 

 

Dejar un comentario