Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

Alcohol y bebidas energizantes – lo que no se publicita

| El 23, Sep 2016

Aunque se las llame bebidas “energizantes”, están formadas por varios compuestos estimulantes que no generan energía. Un reciente informe advierte sobre los efectos adversos y el aumento de intoxaciones. Qué efectos tiene una bebida llamada “energizante” y cuál es su regulación en la Argentina. ¿Cómo debe ser su publicidad? Actualizado a diciembre de 2016.

 

¿Son energizantes?

En la Argentina, las bebidas energizantes están permitidas pero no es así en todos lados. Por ejemplo, una secundaria de Vermont prohibió las bebidas energizantes en el campus, porque  is banning on-campus porque las vinculó con “compartamiento problemático y alto riesgo para la actividad sexual“.

Su venta está prohibida en Francia y Dinamarca. Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico y otros países del Caribe.

En Córdoba, una empresa promovió una acción para invalidar la ordenanza que prohíbe vender estas bebidas a menores. Según informó Diario Judicial, la causa se caratuló como “… S.R.L. c/Municipalidad de la Ciudad de Córdoba- Acción Declarativa de Certeza”. Sin embargo, la jueza rechazó la demanda que había presentado la empresa para que se declare inconstitucional la ordenanza municipal n° 10577 que había prohibido la venta de la bebida energizante Red Bull a menores de 18 años en la ciudad de Córdoba.

En esta sentencia, la jueza afirmó: “los menores de 18 años de edad se encuentran justamente en una etapa de la vida caracterizada por su inmadurez e inestabilidad emocional, lo que puede llevarlos a un consumo por encima de los límites razonables“.


PUBLICIDAD

La cafeína máxima

En julio de 2005, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) ordenó que las bebidas energizantes comercializadas en la Argentina debían disminuir el contenido de cafeína de 35mg a 20mg por cada 100 mililitros del producto, tal como se indica en el Código Alimentario Argentino que es ley nacional. Esto tiene una razón médica:

“La ingestión durante el día de una taza grande de café (150 mg) o de té (50 mg), una tableta de chocolate (30 mg), una bebida cola (35 mg), un analgésico (40 mg) o un mate (25 a 150 mg) pueden acumular una dosis alta de cafeína en el organismo que, sumada a una bebida energizante, genera un cóctel explosivo”, dijo a La Nación Carlos Gotelli, director del Centro de Investigaciones Toxicológicas de Buenos Aires.

A una de las empresas que venden en Argentina bebidas energizantes parece que no le gustó esta medida de restringir el contenido de la medida e interpuso una medida cautelar autónoma ante el poder judicial porque vio lesionados sus intereses comerciales. Una jueza le dio la razón a la empresa pero la ANMAT apeló. Finalmente, ANNMAT ganó el juicio y la cantidad de cafeína está limitada, según la regulación vigente.

 

Los efectos adversos

Según un estudio reciente, compartido por el toxicólogo Carlos Damin en Twitter, una sola lata de bebida energizante puede provocar aumentos potencialmente nocivos tanto en los niveles de la hormona del estrés como en la presión arterial de los jóvenes adultos sanos (fuente).

Esto se produjo por efecto de la cafeína, la taurina, la guaraná, el ginseng y el extracto de cardo mariano que incluyen algunas de estas bebidas.  Los adultos jóvenes también experimentaron un aumento significativo en la presión arterial tras consumir la bebida energética, halló el estudio de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association), en Orlando, y los resultados se publicarán de forma simultánea en la revista Journal of the American Medical Association.

“La preocupación es que si estas respuestas se observan en jóvenes sanos, quizá el efecto de las bebidas energéticas sean más pronunciados en personas que ya tienen hipertensión o arritmias”, lo que conduciría a más ataques cardiacos y accidentes cerebrovasculares, advirtió la Dra. Svatikova, cardióloga.

En tanto, la Asociación Americana de las Bebidas (American Beverage Association) criticó los hallazgos: “La cafeína de las bebidas energéticas populares no tiene nada de particular, y es alrededor de la mitad de la que contiene una taza de café de un tamaño similar de una cafetería”, dijo la asociación en una declaración. “Según un estudio publicado en la International Journal of Cardiology, beber café produciría resultados similares”.

Ojo con la publicidad

Además de advertir los riesgos de mezclar estas bebidas con alcohol (ver abajo), y limitar la cafeína que estas bebidas pueden tener, la ANMAT emitió una disposición que reguló la publicidad que pueda hacerse de estas bebidas:

a) No deben ser asociadas directa o indirectamente al consumo con bebidas alcohólicas.
b) No deben presentarse como productoras de bienestar o salud.
c) Su consumo no debe vincularse con ideas o imágenes de mayor éxito en la vida afectiva y/o sexual de las personas, o en actividades deportivas, o hacer exaltación de prestigio social, virilidad o femineidad.

¿Se cumple esto?

 

Alcohol y bebida energizante, un cóctel explosivo entre los jóvenes

Con ese título, la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) alertó sobre el uso que se les suele dar a las bebidas energizantes. Para el investigador del Conicet, Dr. Hugo Míguez, “las bebidas energizantes son sólo el principio para la adicción a otras sustancias”. El riesgo no sólo reside en su toxicidad farmacológica (combinadas con alcohol o con anfetaminas pueden afectar el sistema cardiovascular) sino en la toxicidad del estilo de vida que les están imponiendo a los adolescentes y los jóvenes“.

A continuación se transcribe el informe de la SAP:

La primera bebida energizante que llegó al país fue de origen austríaco y empezó a venderse en 2001. Son de venta libre en supermercados, quioscos, bares y discos. Actualmente se comercializan bajo los siguientes nombres, la mayoría en latas de 250 ml, dice el informe:

Red Bull 
V, de Danone
Black Fire, de Coca-Cola
SoBe Rush, de PepsiCo
Pepsi Kick
Speed

La ANMAT clasificó a las bebidas energizantes como “suplementos dietarios”, pero en la actualidad, es de público y notorio conocimiento que, precisamente, no se las consume como tales.

No podemos considerar estas sustancias como un simple suplemento nutricional, porque sus posibilidades de dañar el organismo son mayores que su valor nutritivo y por la peligrosidad de mezclarlas con bebidas alcohólicas.

Las llamadas bebidas energizantes contienen en términos generales, carbohidratos, cafeína, taurina, proteínas y aminoácidos, vitaminas y minerales, hierbas, creatina, carnitina, triglicéridos, y otras sustancias que, habitualmente no son para el consumo libre.

Entre los aminoácidos, la taurina, presente en nuestro organismo, disminuye por situaciones de estrés o cansancio, por lo cual es necesario restituirla. La vitamina B6 y la cafeína, actúan como estimulantes.
De todos estos componentes, el ingrediente principal es generalmente “la cafeína”, cuyo efecto es estimulante, lo que se encuentra potenciado en sus efectos y duración por otros ingredientes, también con efectos estimulantes, como ginseng y guaraná, entre otros.

Hay aproximadamente 35 miligramos de cafeína por cada 100 mililitros de bebida energizante [20 mgs. si se respeta la resolución ANMAT].

bebida energizante
Un pocillo de café aporta entre 80 a 175mg según la forma de preparación y el tipo de café.

Producto consumido                Contenido de cafeína (mg)
180 ml de café instantáneo                              75
180 ml de café molido                                     80 – 150
180 ml de té                                                   50
250 ml de bebida con cola                               40 – 50
50 gr de Chocolate                                          5.5 – 35.5
250 ml de bebida energética                            38 – 87

Actualmente los médicos cardiólogos afirman que el riesgo ya aumenta cuando se consumen más de dos latas, ello sobre todo cuando se mezclan con otras sustancias, como alcohol, tabaco, medicamentos o drogas. Estas sustancias son consumidas en forma masiva por jóvenes y adolescentes, y -lamentablemente- como saborizante de bebidas alcohólicas como el vodka y la ginebra, y es precisamente en esa mezcla donde reside el peligro.

Esta combinación puede provocar taquicardia, hipertensión, hiperactividad, arritmias, fallas cardiopulmonares e incluso una muerte súbita. Sus efectos son comparables a los de las drogas, ya que actúa sobre el sistema nervioso central.
En nuestro país, según estimaciones, se consumen actualmente entre seis y ocho millones de unidades de estas sustancias por año principalmente por los adolescentes. A los hospitales de todas las ciudades de nuestro territorio llegan cada vez más jóvenes con infartos, taquicardias, hipertensión arterial, arritmias y alteraciones cardíacas propias de personas mayores de edad, provocadas por el abuso del consumo de bebidas energizantes mezcladas con alcohol.

Así, un informe del Área de Toxicología del Hospital de Niños de La Plata advierte que en el reporte estadístico, estas sustancias están presentes en más del veinte (20) por ciento de las intoxicaciones alcohólicas agudas graves de los pacientes menores de veinticinco (25) años. Esta situación puede llegar a ser más grave aún en el futuro, ya que este tipo de bebidas se venden en kioscos, supermercados y cualquier negocio, sin restricciones de ninguna clase y a todo público cualquiera sea su edad.
La máxima concentración en la sangre de cafeína se alcanza entre los 30 y 45 minutos de haberla ingerido. A las tres horas ya se ha eliminado la mitad de lo que se ha absorbido y su efecto perece desaparecer. Esta rápida eliminación produce deshidratación por aumento de la diuresis.
Los adolescentes y jóvenes las consumen para estudiar durante la noche, los adultos suelen consumirlas cuando conducen distancias largas, especialmente los que se desempeñan como choferes de autos de alquiler, transportes colectivos, camiones, etc.

Pero el consumo mayor se observa en los boliches, donde los adolescentes y jóvenes las toman alternando con bebidas alcohólicas para aumentar su tolerancia, pues retrasan los efectos depresores del alcohol, ignorando que solo encubren los síntomas de la borrachera no disminuyen efecto tóxico del alcohol. El resultado es un mayor consumo de alcohol, con efectos tóxicos aumentados. Suelen utilizarlas también para no sentir la “resaca” del alcohol.

Es necesario promover la diversión sana, sin sustancias que alteren el desarrollo integral de los niños y adolescentes. El consumo de bebidas energizantes entraña un riesgo en si mismo por la conducta mágica que genera alrededor de una sustancia que ”nos ayuda a ser”, concluye el grupo de asistencia de adicciones de la Sociedad Argentina de Pediatría.

Si venden bebidas energizantes a menores o boliche las mezcla con alcohol, dar aviso en ANMAT, Min. Salud y el municipio.

 

energy drink

 

 

 


 

Anexo con la resolución de ANMAT sobre bebidas energizantes

29/06/2005
B.O. 29/06/05 SUPLEMENTOS DIETARIOS Disposición 3634/2005 – ANMAT
Establécese que serán encuadradas como suplementos dietarios las bebidas no alcohólicas que tengan en su composición ingredientes tales como taurina, glucuronolactona, cafeína e inositol, acompañados de hidratos de carbono, vitaminas y/o minerales. Valores máximos.
Bs. As., 27/6/2005
VISTO el expediente Nº 1-47-2110-1700-05-6 del Registro de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica; y
CONSIDERANDO:
Que por Disposición ANMAT Nº 6611/00, se categorizaron como suplementos dietarios las bebidas no alcohólicas que tuvieran en su composición taurina, glucuronolactona, cafeína e inositol con los valores máximos allí establecidos, sobre la base de la legislación internacional en la materia.
Que asimismo, y como consecuencia del encuadre técnico efectuado -con exigencias más estrictas a los efectos de evitar su uso indiscriminado-, se dispuso la aplicación a dichos productos de lo establecido en el articulo 1381 del CAA (Código Alimentario Argentino), en cuanto al contenido de las leyendas rotulares correspondientes, autorizándose la que reza: “Alto en Energía”, siempre y cuando dicha energía, aportada principalmente por los hidratos de carbono sea igual o superior a 190kj/100ml, que equivale a 45 kcal/100ml.
Que con la finalidad de restringir su consumo y al encuadrárselas como suplementos dietarios, se determinó una ingesta máxima y las advertencias para el consumidor establecidas en el artículo 1381 del aludido cuerpo normativo, a saber: “Consulte a su médico”, “No utilizar en caso de embarazo, lactancia, ni en niños” y ” Mantener fuera del alcance de los niños”.
Que asimismo, por la aludida Disposición ANMAT Nº 6611/00 debía consignarse en el rótulo lo siguiente: “Personas de edad o con enfermedades deben consultar al médico antes de consumir este producto”.
Que sin perjuicio de las medidas adoptadas por esta Administración, el uso dado a las llamadas bebidas energizantes al ser consumidas juntamente con bebidas alcohólicas, ha generado en los últimos tiempos preocupación entre Autoridades Sanitarias Nacionales y Provinciales, Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico,
Subsecretaría de Atención a las Adicciones del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires y Asociaciones de Consumidores.
Que se ha desvirtuado el uso de estos productos y que por ello resulta necesario tomar medidas adicionales al respecto.
Que estas bebidas tienen un contenido máximo establecido de cafeína (35 mg/100ml) y que en salvaguarda de la salud de los jóvenes resulta conveniente adoptar un límite menor de cafeína para estas bebidas a los efectos de disminuir la ingesta de dicho componente…
Que el artículo 1000 de Código Alimentario Argentino establece un límite de cafeína de 200 ppm para bebidas sin alcohol gasificadas o no.
Que por expediente 1-47-2110-2454-03-1 la Cámara de Fabricantes de Alimentos Dietéticos y Afines solicita a la Comisión Nacional de Alimentos la recategorización de las bebidas energéticas, como bebidas estimulantes dentro del Capítulo XVII como un Alimento Dietético dentro del apartado a) Alimentos para satisfacer necesidades alimentarias específicas de determinados grupos de personas sanas.
Que por expediente 1-47-2110-3649-03-0 el Instituto Nacional de Alimentos informó sobre la situación de estas bebidas adjuntando al mismo las inquietudes de diferentes jurisdicciones bromatológicas, Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico, Subsecretaría de Prevención a las Adicciones del Ministerio de Salud de la Pcia. de Buenos Aires, Asociaciones de Defensa del Consumidor y Defensorías del Pueblo.
Que ambos expedientes se encuentran actualmente en la Comisión Nacional de Alimentos, creada por el Decreto nº 815/99 en el ámbito del entonces Ministerio de Salud y Acción Social, hoy Ministerio de Salud y Ambiente, encargada de las tareas de asesoramiento, apoyo y seguimiento del SISTEMA NACIONAL DE CONTROL DE ALIMENTOS.
Que la COMISION NACIONAL DE ALIMENTOS tiene entre sus facultades y obligaciones la de proponer la actualización del C.A.A recomendando las modificaciones que resulte necesario introducirle para mantener su permanente adecuación a los adelantos que se produzcan en la materia, tomando como referencia las normas internacionales y los acuerdos celebrados en el MERCOSUR:
Que existen en el Congreso de la Nación varias propuestas de proyecto de Ley tendientes a modificar la condición de venta y la categorización de estas bebidas.
Que esta Administración Nacional, por el Decreto nº 1490/92, artículo 3º, inc. d), tiene competencia en todo lo referido a “la vigilancia sobre la eficacia y la detección de los efectos adversos que resulten del consumo y utilización de los
productos, elementos y materiales comprendidos en los incs. a), b) y c) del presente artículo.”
Que en particular el artículo 3º, inc. b) establece que la A.N.M.A.T. tendrá competencia en todo lo referido al “control y fiscalización sobre la sanidad y calidad de los alimentos acondicionados, incluyendo los insumos específicos, aditivos, colorantes, edulcorantes e ingredientes utilizados en la alimentación humana.”
Que hasta tanto se expidan la Comisión Nacional de Alimentos y en su caso el Congreso de la Nación al respecto, es necesario tomar las medidas necesarias a los efectos de disminuir los riesgos por el mal uso de estos productos con el fin de proteger la salud de la población.
Que el Instituto Nacional de Alimentos y la Dirección de Asuntos Jurídicos han tomado la intervención de su competencia.
Que se actúa en virtud de las facultades conferidas por el Decreto Nº 1490/92 y el Decreto Nº 197/02.
Por ello,
EL INTERVENTOR DE LA ADMINISTRACION NACIONAL DE MEDICAMENTOS, ALIMENTOS Y TECNOLOGIA MEDICA DISPONE:
Artículo 1º – Serán encuadradas como suplementos dietarios las bebidas no alcohólicas que tengan en su composición ingredientes tales como taurina, glucuronolactona, cafeína e inositol, acompañados de hidratos de carbono, de vitaminas y/o minerales y/u otros ingredientes autorizados, con los valores máximos que se detallan a continuación: TAURINA: 400 mg./100ml. GLUCURONOLACTONA: 250 mg./100ml. CAFEINA: 20 mg./100ml. INOSITOL: 20 mg./100 ml.”
Art. 2º – Los rótulos deberán incluir las advertencias que correspondan del artículo 1381 del Código Alimentario Argentino y la siguiente leyenda: “Personas de edad o con enfermedades deberán consultar con su médico antes de consumir este producto”.
Art. 3º – Además de las advertencias del artículo anterior deberán consignar también la leyenda: “EL CONSUMO CON ALCOHOL ES NOCIVO PARA LA SALUD”, en letras que contrasten con los colores del fondo y con las otras advertencias, en un tamaño superior al 5% (cinco por ciento) de la altura del envase. Estas leyendas o mensajes deben apreciarse fácilmente, en modo visual o auditivo, en toda forma publicitaria de esta categoría de bebidas y todas aquellas que la autoridad de aplicación considere necesarias.
Art. 4º – En los rótulos podrá consignarse la leyenda “Alto en energía” siempre y cuando el contenido de energía aportado principalmente por los hidratos de carbono sea igual o superior a 190 kj/100 ml que equivale a 45 kcal/100 ml.
Art. 5º -La publicidad y difusión de por cualquier medio que se utilice, se deberá ajustar a la normativa vigente, quedando sujetas a las siguientes restricciones:
a) No deben ser asociadas directa o indirectamente al consumo con bebidas alcohólicas.
b) No deben presentarse como productoras de bienestar o salud.
c) Su consumo no debe vincularse con ideas o imágenes de mayor éxito en la vida afectiva y/o sexual de las personas, o en actividades deportivas, o hacer exaltación de prestigio social, virilidad o femineidad.
d) En el mensaje no deben participar, en imágenes o sonidos, menores de dieciocho (18) años de edad.
Art. 6º – Toda violación a la presente Disposición hará pasible a quien resultare responsable de las sanciones previstas en la Ley nº 18.284 y el Decreto nº 341/92.
Art. 7º – Déjase sin efecto la Disposición A.N.M.A.T. nº 6611/00.
Art. 8º – La presente Disposición entrará en vigencia a partir del día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial.
Art. 9º – Regístrese, dése a la Dirección Nacional de Registro Oficial para su publicación, comuníquese a las autoridades provinciales, al Gobierno Autónomo de la Ciudad de Buenos Aires y a quienes corresponda. Dése copia a la Dirección de Planificación y Relaciones Institucionales. Cumplido. Archívese.
Manuel R. Limeres.

Dejar un comentario