Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

La nueva ley de humedales

| El 24, Nov 2016

Se había redactado una ley muy protectora de los humedales. Pero varias entidades agrarias y económicas metieron mano. Y a pocas horas de la votación en el Senado del proyecto de ley que protege los humedales de todo el país, las organizaciones ecologistas denuncian que el oficialismo presentó, fuera de término y luego de varias maniobras, un dictamen de proyecto de ley a medida de quienes impulsan actividades agrarias e inmobiliarias en los humedales. Mirá los intereses en juego.

Qué son los humedales

Los humedales son las áreas donde el agua se encuentra con la tierra. Son áreas donde se acumula el agua o se inundan en algunos períodos. Los animales y plantas que viven en estos ambientes están acostumbrados al agua y forman un ecosistema muy particular.

Los humedales están entre los ambientes más productivos del mundo, llenos de biodiversidad. Son el hogar de numerosas especies de flora y fauna y además brindan importantes beneficios económicos y sociales a las personas. De ellos podemos obtener comida, agua, materiales para construcción y producción, esenciales para quienes viven en su entorno.

Formalmente, la “Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional” conocida como Ramsar, los define como “las extensiones de marismas, pantanos y turberas o superficies cubiertas de aguas, sean éstas de régimen natural o artificial, permanentes o temporarias, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluyendo las extensiones de aguas marinas cuya profundidad en marea baja no exceda los seis metros”. (fuente)

 

 

Los humedales en Argentina

En Argentina el área con humedales alcanza los 600.000 km2. ¡Un 21,5% del territorio nacional! Los podemos encontrar principalmente en el sector noreste del país, en la llanura Chaco-Pampeana y en la Cuenca del Plata. Los humedales se asocian a los valles de los ríos, depresiones del terreno o al pie de las sierras y montañas.

Sin embargo, el INTA, algunos gobiernos provinciales y otros sectores vinculados a la agricultura y la ganadería opinan que sólo 25 millones de hectáreas corresponden a esos espacios naturales.

Algunos humedales son muy conocidos por sus atractivos turísticos, por las actividades que se desarrollan en sus alrededores o por las ciudades que los rodean. El Sistema del Plata, abarca todo el corredor de los ríos Paraná y Uruguay, desembocando en los extensos humedales de la región del Delta del Paraná.

En la zona noreste se destacan los grandes sistemas de humedales, como el bañado “La Estrella” en Formosa, los emblemáticos Esteros del Iberá en la provincia de Corrientes, y las Lagunas de Chascomus en la provincia de Buenos Aires.

En la zona costera bonaerense, podemos encontrar a la Bahía Samborombón, la albúfera Mar Chiquita y el estuario de Bahía Blanca. A lo largo de la costa patagónica, encontramos numerosos humedales de importancia como las costas de la Península de Valdez en la provincia de Chubut y las rías de Gallegos y San Julián en la provincia de Santa Cruz.
En el extremo sur del pais, se desarrollan los famosos mallines y turbales, que son característicos de la provincia de Tierra del Fuego.

En el oeste del país, asociado a los ambientes de Puna y Altos Andes donde predominan las zonas desérticas, existen humedales que son verdaderos oasis para la vida, representando la única fuente de agua en la región. Tales son los casos de las Lagunas de Guanacache y Llancanelo en Mendoza y los humedales de altura como Laguna de los Pozuelos en la provincia de Jujuy.

Según informa Wetlands International, en el proyecto “Inventario de Humedales de Argentina: una herramienta para la implementación de la Convención de Ramsar”, cuenta con el apoyo de la Convención de Ramsar y del Fondo Humedales para el Futuro.

Este proyecto está siendo implementado por Fundación Humedales / Wetlands International Argentina, en colaboración con el Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental (3iA) de la UNSAM y el Grupo de Trabajo en Recursos Acuáticos de la SAyDS de la Nación.

Con este proyecto hemos logrado delinear un nuevo mapa de regiones y subregiones de humedales de la Argentina, las cuales han sido caracterizadas por expertos en humedales de diferentes regiones del país. En el mismo se identificaron 11 regiones y 17 subregiones de humedales, las cuales se definieron considerando variables que condicionan la presencia, expresión espacial y características ecológicas de los humedales. Asimismo, el proyecto contribuyó a identificar y sumar a nuevos expertos en humedales que puedan aportar al proceso de Inventario Nacional de Humedales a futuro.

La Laguna de los Pozuelos (Jujuy), el Parque Nacional Río Pilcomayo (Formosa), la Bahía de Samborombón (Buenos Aires), la Laguna Llancanelo (Mendoza), la reserva Costa Atlántica de Tierra del Fuego y la de Costanera Sur en la Capital Federal son algunos de los 22 sitios Ramsar del país.

 

La agricultura y el negocio inmobiliario constituyen la principal amenaza para estos reservorios de agua dulce, que hasta ahora no cuentan con una ley nacional que los proteja y que deja su preservación, su buen uso o su destrucción al arbitrio de los gobiernos provinciales y municipales, con decisiones muchas veces contrapuestas a los estándares defendidos por las organizaciones ecologistas, señala el Diario Los Andes.

 

En este contexto de diversidad y de humedales valiosos, hay dos posturas básicas: una más laxa con los productores y otra que preserva mejor a los humedales. La ley es una puja de los intereses en juego. Desde el Ministerio de Medio Ambiente expresan que trataron de armonizar las posturas e intereses en juego… (ver más acá). Veremos cómo termina. 

 

 Para leer el Dictamen del oficialismo, hacé click aquí.

Para leer el Dictamen de la mayoría, apoyado por ecologistas, hacé click aquí.

Cuadro comparativo entre ambos proyectos, hacé click aquí.

 

La postura económica: humedales limitados

Según publicó el suplemento IECO, de Clarín, entidades productivas de Corrientes expresaron su preocupación “por los efectos que tendrá sobre el futuro desarrollo agropecuario de la Provincia, la eventual sanción de la Ley Nacional sobre “Presupuestos Mínimos para la Conservación, Protección y Uso Racional y Sostenible de los Humedales”.

La Federación Económica de Corrientes (FEC) manifestó su adhesión a la postura expuesta por la Coordinadora de Entidades Productivas de Corrientes (CEPC) en torno al proyecto de ley sobre humedades, que se tratará mañana en el Congreso de la Nación: “La FEC asume la defensa del campo correntino que se va a ver perjudicado por una ley nacional que compromete el uso racional de más del 50 por ciento del territorio provincial en proyectos agropecuarios y en obras de infraestructura productiva”, explicaron desde la conducción de ese núcleo.

Para los productores el proyecto de ley avasalla “asuntos de jurisdicción provincial previstos en los Art. 41º y 124º de la Constitución Nacional”, además de adoptar “una definición amplia de humedales incluyendo superficies no cubiertas por agua, lo cual implica para Corrientes el 50% de su territorio. Incluye en la definición conceptos como presencia temporaria de agua superficial o subsuperficial y/o suelos hídricos o sustratos con rasgos de hidromorfismo”, que incluye “erróneamente a grandes planicies anegables y valles productivos, que para la provincia representan 1.700.000 hectáreas casi el 20 % del territorio”.

Esas entidades resaltan que la propuesta en debate “no contempla a la ganadería actual de modo explícito ni actividades preexistentes; limita las obras de infraestructura públicas y privadas y no propone criterios para la aprobación de las mismas ni la necesidad de promover buenas prácticas. No promueve criterios de obras y acciones para regulación de crecientes y evitar inundaciones, al contrario, propicia el enfoque de no hacer, motivo principal de los últimos episodios de inundaciones”.

A su vez, denuncian que el tono restrictivo del proyecto de ley, corresponsabilidades y sistema de multas pondrá a los funcionarios en una actitud aún mas reticente hacia la autorización de proyectos, los profesionales que deban intervenir pedirán mas estudios para prevenirse y los propietarios tendrán menos disposición a desarrollar iniciativas. Y que facilita y promueve la oposición de la visión ecologista sesgada a proyectos productivos y de infraestructura públicos y privados que puedan plantearse.

Señalan que la Ley de Bosques basada en este enfoque, no dio buenos resultados, incluso abarcando una temática mas acotada que los Humedales. alegan que la Pcia. de Corrientes con su Código de Aguas y leyes ambientales, tiene cubierto razonablemente la protección de sus humedales. Hoy no se visualizan problemas de deterioro de los Humedales.

“Desde esta perspectiva, consideramos que no tenemos ante nosotros solamente una ley de regulación ambiental; sino también de regulación económica, porque implica poner límites a la producción agropecuaria, condicionando el tamaño y la ubicación de los emprendimientos, sus infraestructuras, sus sistemas productivos, sus paquetes tecnológicos o prácticas de manejo, bajo la premisa de hacerlos compatibles con los servicios ecosistémicos y minimizar sus impactos”, acusan.

Estas entidades económicas proponen las siguientes modificaciones al Proyecto de Ley que se tramita en la Comisión de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Cámara de Senadores de la Nación: Definir a los humedales (art. 2º) eliminando sustratos con rasgos de hidromorfismo”: “A los efectos de la presente ley, entiéndase por humedales al ambiente que se encuentre conectado con vías fluviales y en el cual la presencia semipermanente o permanente de agua superficial causa flujos biogeoquímicos propios y diferentes a los ambientes terrestres. Rasgos distintivos son la presencia de biota adaptada a estas condiciones, comúnmente plantas hidrófitas y/o suelos hídricos con sustratos del tipo pantano o turba. Se excluyen lagunas, cubetas, depresiones y esteros de escasa dimensión relativa en el paisaje”. b)Eliminar el concepto de Elasticidad (art. 3º).c)Agregar en art. 6º: “…sobre la base de los mapas de Paisajes y Suelos elaborados por el INTA en sus distintas escalas”. d) Aceptar que “La Autoridad de Aplicación Nacional elaborará y coordinará el desarrollo del Inventario Nacional articulando con las provincias” en un plazo no mayor de tres(3) años. (art. 7º). e)Proponer la extensión del humedal: “sobre la base geográfica de situaciones climáticas medias” (art. 8º, b).f)Las nuevas obras y actividades que requieran de una Evaluación de Impacto Ambiental, no quedan paralizadas. (art. 8º).g)Agregar en el art. 9º: “El aprovechamiento agropecuario de los humedales y las obras de infraestructura inherentes, deberán realizarse acorde a buenas prácticas agronómicas y constructivas que propendan a su uso sostenible, al mantenimiento de servicios ambientales y la minimización de cambios en su estructura y funcionamiento. Los estudios y los procedimientos administrativos necesarios para autorizar estos proyectos enmarcarán en los objetivos de la presente y se adaptarán a la legislación hídrica y ambiental de cada jurisdicción”. h)Eliminar del art. 10º:“el Consejo Consultivo Nacional integrado por los Ministerios con competencia”.i) Suprimir del artículo 12º: “monumentos naturales y/o provinciales”.j)Agregar al art. 13º: “h) Promover la elaboración de criterios y guías de buenas prácticas para la ejecución de obras y el desarrollo de actividades antrópicas compatibles con los humedales”.k)Agregar al art. 14º:“En la categoría I, serán admitidas obras en cuanto necesarias para objeto de difusión de los valores del humedal o de investigación, así como también obras lineales de infraestructura, que sean muy importantes y no alteren severamente las condiciones ecológicas, previa Evaluación de Impacto Ambiental”.l) Reducir las multas a:entre uno (1) y mil (1.000) sueldos mínimos. m)  Suprimir del art. 9: “Los planes y programas del Estado Nacional, que puean afectar áreas de humedales, deberán contar con una Evaluación Ambiental Estratégica”.

El planteo fue hecho a través de un documento firmado por las asociaciones Correntina de Plantadores de Arroz, de Sociedades Rurales de Corrientes, Forestal Argentina (Regional Corrientes), de Plantadores del Nordeste Argentino y de Citricultores de Corrientes. Adhieren al planteo Sociedad Rural Argentina y Confederaciones Rurales (CRA), además de la Federación Económica de Corrientes y la Asociación de Productores Molineros de Yerba Mate de Corrientes, la Coordinadora de Entidades Productivas de Corrientes : Asociación Correntina de Plantadores de Arroz (ACPA) Asociación de Sociedades Rurales de Corrientes (ASRC) Asociación Forestal Argentina (AFoA-Regional Corrientes) Asociación de Plantadores del Nordeste Argentino (APNEA) Asociaciones de Citricultores de Corrientes (ACC). Adhieren: Sociedad Rural Argentina (SRA) Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) Federación Económica de Corrientes (FEC) Asociación de Productores Molineros de Yerba Mate de Corrientes (APMYMC)

 

La postura conservacionista: ley del ambiente, la constitución y el proyecto de ley de humedales

Para otra postura, el dictamen de Ley de Humedales que impulsa el oficialismo promovería actividades productivas en las áreas que deben ser protegidas; según Greenpeace y otras organizaciones, esto no se condice con una ley de presupuestos mínimos de protección ambiental.

Por ejemplo, avala impactos significativos sobre humedales para luego, en humedales “equivalentes”, “compensar” el daño de manera artificial. A su vez, elimina la moratoria hasta que esté realizado el inventario y hace mención a una consulta de las autoridades provinciales a las nacionales, para que las segundas decidan, en 60 días, si se puede destruir el humedal no inventariado, reportó la organización ecologista.

Por otra parte, denuncian que las comisiones de Ambiente y de Agricultura de la cámara alta ya habían emitido dictamen favorable a un proyecto de ley, impulsado por académicos de universidades nacionales, agricultores y organizaciones sociales de todo el país, que propone un ordenamiento territorial de humedales y hará posible acciones de protección en estos ecosistemas, fundamentales para aliviar inundaciones y proveer de agua potable.

Además, estas ONG acusan de que el proyecto de ley incorpora una moratoria para impedir, mientras se elabore este relevamiento, la continuidad de las obras o el inicio de actividades nuevas que impliquen cambios del uso del suelo.

En tanto, académicos e investigadores por una verdadera Ley de Protección de Humedales apoyamos el Dictamen de Mayoría en el Senado Nacional. En una solicitada, expresaron lo siguiente.

Texto de la solicitada:

Desde nuestro lugar como académicos e investigadores de Universidades Nacionales queremos manifestar nuestra enorme preocupación frente a la posibilidad de perder por segunda vez la oportunidad de contar con una auténtica Ley de Presupuestos Mínimos de protección ambiental de los humedales.

Estos ecosistemas son de importancia vital para el desarrollo de la vida humana debido a su inestimable aporte en materia de bienes y servicios ecosistémicos, así como por su valor de legado para las generaciones futuras; todo lo cual ha sido reconocido a nivel internacional a partir de la suscripción del Convenio Ramsar en el año 1971.

En concordancia con el creciente reconocimiento internacional respecto de la importancia estratégica de su valoración y protección, nos encontramos en un momento clave para avanzar en la sanción de una Ley de Presupuestos mínimos para su protección, oportunidad que viene siendo largamente postergada según nos muestra la historia reciente (…)”

Para comprender el marco de incertidumbre que rodea el tratamiento del proyecto de Ley es preciso remarcar que el proceso estuvo jalonado por una serie de maniobras claramente arbitrarias que pretendieron impedir que se siguiera el curso establecido.

[Se denuncia que el nuevo proyecto de ley] reconoce en la intención explícita, y recurrente, de promover actividades productivas en humedales, donde se evidencia la intención de subordinar la protección de los humedales a la lógica del interés económico concentrado lo que no condice con lo que establece la Constitución Nacional (art 41) con una Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental.

En concordancia, elimina la específica mención a la prevalencia de los principios precautorio y preventivo en materia ambiental, así como suprime peligrosamente la expresa obligación de verificar los cambios sobre humedales y su avance y retroceso y otros factores relevantes para su protección y restauración.

Por otro lado, en el articulado de dicho dictamen de minoría se omite la mención al período de moratoria para nuevas actividades o cambios de uso del suelo, que pondría un razonable freno a los procesos de destrucción de humedales mientras se realizan los inventarios y se establecen las categorías de protección y modos de uso. De esta manera, estos ecosistemas quedan expuestos a ser transformados drástica y definitivamente.

Asimismo el dictamen de minoría establece un excesivo plazo de 5 años para la realización del inventario cuando fue el propio Ministerio de Ambiente de la Nación el que señaló públicamente que un plazo de 3 años era suficiente para su realización. Además que también establece que “las previsiones de la ley se aplicarán a los humedales identificados en el Inventario Nacional de Humedales” que, en los hechos, provoca que la Ley recién comience a aplicarse a los 5 años de sancionada (cuando esté concluido el inventario) lo que, mezclado con la ausencia de moratoria, provoca un verdadero cóctel fatal para los humedales de la Argentina.

Increíblemente, el dictamen de minoría elimina en las sanciones el ítem de “cese definitivo de la actividad” como una posibilidad, sin importar la gravedad del daño (lo que podría provocar que un emprendimiento inmobiliario que deliberadamente destruyó un humedal para su construcción, sólo pague una multa y no tenga que cesar en su actividad destructora).

En síntesis, de sancionarse el dictamen de minoría tal como está redactado, no solo no se protegerían los humedales sino que se aceleraría su degradación y destrucción.

Dicho todo esto, y ante la posibilidad de nuevas maniobras que podrían conducir a la sanción de este dictamen de minoría o a la pérdida de estado parlamentario del proyecto (de no ser debatido antes del 30 de noviembre), es que instamos a superar las presiones de lobbies poco interesados en la protección de los humedales y hacer prevalecer el buen criterio de preservarlos, desde una mirada comprehensiva y de largo plazo que favorecerán a todos, incluso a los que producen sobre humedales.

Por lo expuesto es que, los abajo firmantes, manifestamos nuestro explicito apoyo al proyecto de Ley de Presupuestos Mínimos de protección ambiental de los humedales que cuenta con DICTAMEN DE MAYORÍA en el Senado Nacional, por cuanto considera a estos ecosistemas como bienes comunes de la sociedad y no estar sujetos a coyunturas productivistas que sólo privilegian su aprovechamiento económico inmediato y en beneficio de unas minorías“.

 

humedales-3

 

A la solicitada la firman los que siguen:

Patricia Pintos (Geógrafa, Investigadora CIG-IdHICS / UNLP)
María Isabel Andrade (Docente Investigadora en Recursos Hidricos – Centro de Investigaciones Geográficas IdIHCS/FAHCE/UNLP)
Dra. Patricia Kandus (Profesora Asociada Laboratorio de Ecología, Teledetección y Eco-Informática –LETyE- Instituto de Investigaciones e Ingeniería Ambiental (3iA)
Universidad Nacional de San Martín –UNSAM-)
Lic. Roberto Bó (Biólogo, Responsable del Grupo de Investigación en Ecología de Humedales, Dto. de Ecología. Genética y Evolución –EGE-, IEGEBA Facultad de Ciencias Exactas y Naturales -FCEyN– UBA, CONICET)
Dr. Fabio Kalesnik (Grupo de Investigación en Ecología de Humedales, GIEH – IEGEBA – FCEN – UBA CONICET)
Lic. Carlos G. Ramonell (Profesor Titular Geomorfología – Fac. de Ing. y Cs. Hídricas, Universidad Nacional del Litoral)
Lic. Ricardo Vicari (Grupo de Investigación en Ecología de Humedales, GIEH – IEGEBA – FCEN – UBA CONICET)
Anibal Viguera (Decano Facultad de Humanidades Universidad Nacional de La Plata)
Prof. Mag. Patricia Araya (FCEQYN Universidad Nacional de Misiones – UNAM)
Patricio Narodowski (Economista y Geógrafo UNLP)
Dra. Maristella Svampa (Investigadora del Conicet –UNLP)
Dr. José Emilio Burucúa (Doctor en Filosofía y Letras en la Universidad de Buenos Aires – Premio Konex de Brillante 2016)
Beatriz Sarlo (periodista, escritora y ensayista)
Dr. Roberto Gargarella (Profesor Titular de Derecho Constitucional, UBA)
Dra. Andrea Fourty (Doctora en Física, IFIR-CONICET, Universidad Nacional de Rosario, Profesor Adjunto Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura)
Dr. Guillermo Omad (Centro de Investigación Esquel –Chubut- de Montaña y Estepa Patagónica CIEMEP – CONICET)
Guillermo Lingua (Dirección de Fauna Silvestre y Conservación de la Biodiversidad, Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación)
Horacio Machado Araóz (Investigador del Conicet – Unca – Director del Doctorado en Ciencias Humanas, Universidad Nacional de Catamarca)
Dr Anibal Eduardo Carbajo (Biólogo. 3ia UNSAM – Conicet)
Julián Monkes (Docente en la cátedra de Extensión y Sociología Rural, Facultad de Agronomía de la UBA)
Elsa Marta Gilardon (ingeniera agrónoma, docente Universidad Nacional de Salta)
Rosana Ferraro (Licenciada en Ecología y Magister, especialista en evaluación ambiental, IHAM – FAUD – UNMdP)
Biol. Castilla M. Cecilia (CITCA – CONICET – Centro de Investigaciones y Transferencia de Catamarca – PIDBA Programa de Investigaciones de Biodiversidad de Argentina)
Dr Pablo Rebagliati (Facultad de Bromatologia, Universidad Nacional de Entre Ríos)
Lic. Nuria Lewczuk (Lic. en Ciencias Biológicas FCEN-UBA, Instituto de Clima y Agua, Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria INTA)
Dra. María Laura Miserendino (Prof Zoología General – UNPSJB Sede Esquel, Chubut Investigadora Independiente CIEMEP-CONICET-UNPSJB)
Emilio de Ipola (Profesor emérito UBA. Inv. Sup. Conicet)
Dr. Alejandro R. Giraudo (Investigador Independiente del CONICET-INALI-UNL Profesor Biología de la Conservación FHUC- Universidad Nacional del Litoral Santa Fe)
Dr. Diego Ríos (investigador adjunto CONICET-Instituto de Geografía, UBA)
Guillermo Bengoa (investigador Universidad Nacional de Mar del Plata, director del CIPADI /UNMdP)
Lic. Pamela Olguín (INALI -UNL -CONICET- Laboratorio Ornitología, Santa Fe)
Leonardo Raffo (biólogo FCEN-UBA / Administración de Parques Nacionales, Magister en Conservación de Biodiversidad)
Lic. Horacio Sirolli (Tesista doctoral – Grupo de Investigación en Ecología de Humedales DEGE / IEGEBA, Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, UBA / CONICET)
Marcelo Giraud (Prof. y Lic. en Geografía Universidad Nacional de Cuyo – Mendoza)
Dr. Rubén D. Quintana (Investigador Principal CONICET/Profesor Asociado UNSAM -Instituto de Investigación e Ingeniería Ambiental -3Ia-, UNSAM)
Pablo Aceñolaza (Investigador CONICET, Especialista en humedales)
Dra. Romina Pavé (Doctora en Ciencias Biologicas – Laboratorio de Biodiversidad y Conservacion de Tetrapodos, Instituto Nacional de Limnologia, Santa Fe)
Omar Tobío CEGeo (Centro de Estudios Geográficos – Universidad Nacional de San Martín)
Dr. Rodrigo E. Lorenzón (Dr. en Ciencias Biológicas – Instituto Nacional de Limnología CONICET- Universidad Nacional del Litoral UNL)
Lic. Víctor Hugo Vallejos (UNLa Plata y Universidad Nacional de Río Cuarto, Córdoba)
Lic. Luciano Iribarren (Tesista doctoral – Grupo de Investigación en Ecología de Humedales DEGE / IEGEBA, Facultad de Ciencias Exactas y Naturales, UBA / CONICET)
Dra. Mercedes Salvia (Dra. en Ciencias Biológicas – Investigadora Adjunta CONICET)
Felipe Alonso (División Ictiología, Museo Argentino de Ciencias Naturales – CONICET)
Marcela Gregori (Lic. en Ecología y Conservación de Rec. Nat. Renovables – UNLP, Especialista en Patología Ambiental – UNLP, IGEVET – UNLP-CONICET La Plata)
Dr. Mauro I. Schiaffini (Inv. CONICET – LIEB. Laboratorio de Investigaciones en Evolución y Biodiversidad CIEMEP. Centro de Investigación Esquel de Montaña y Estepa Patagónica FCN – UNPSJB, sede Esquel)
Teresita Núñez (Arquitecta. Profesor investigador CIHAM – FADU/UBA)
Dr. Ramón Sanz Ferramola (Profesor Titular, Docente Investigador, Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de San Luis)
Adrián Gorelik (investigador del Conicet / Universidad Nacional de Quilmes)
Carla Adriana Bessa (Laboratorio de Biodiversidad y Conservación de Tetrápodos / Instituto Nacional de Limnología INALI-CONICET-Universidad Nacional del Litoral – Santa Fe)
Hernán Horacio Schiaffini (antropólogo, Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Chubut, UNPSJB)
Dra. Marta Vigo (Arquitecta Universidad Nacional de La Plata – Universidad Nacional de Tucumán y Magíster en Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Catamarca)
Alicia Novick (Instituto del Conurbano- Universidad Nacional de General Sarmiento –UNGS-, Instituto de Arte Americano-FADU-UBA)
Mariana Segura (Arquitecta urbanista, Revista Hábitat Ciudadano y Cátedra KTD Planeamiento urbano FAU-UNLP)
Dr. Oscar A. Martínez (Geólogo U.N. Patagonia S.J.B., Sede Esquel Chubut)
María I. Graham (INTI, Instituto Nacional de Tecnología Industrial)
Marcela Janina Nabte (Dra en Ciencias Biológicas, Dirección Nacional del Antártico – Instituto Antártico Argentino).
Mgr. Arq. Leandro Varela (Director Maestría Paisaje, Medioambiente y Ciudad FAU-UNLP)
Vanina P. Santy (Centro de Antropologia Cultural – Facultad de Filosofia y Ciencias Sociales, Université libre de Bruxelles, Bélgica)
Fernando Hidalgo (Investigador CONICET – Universidad Nacional de Mar del Plata)
María José Vázquez (docente, investigadora, Área de Estudios Interdisciplinarios en Educación Aborigen del Depto. de Educación, Universidad Nacional de Luján UNLu)
Anabel Calvo (Geógrafa, investigadora del Programa de Investigación en Recursos Naturales y Ambiente- PIRNA, Instituto de Geografía, UBA)
Gabriel Alvarez (Geógrafo UNTREF – UNSAM – UNCPBA)
Dra. Mirta Alejandra Antonelli (Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad Nacional de Córdoba)
Marcelo Corti (Arquitecto y urbanista, Master La Ciudad, Políticas, Proyectos y Gestión; PROPUR, FADU-UBA. Editor de la revista digital Café de las Ciudades. Docente de Planificación Urbana -FADU-UBA- y la Carrera de la Arquitectura de la Universidad del Salvador. Coordinador del Curso de Postgrado Gestión de la Ciudad -UOC, Barcelona)
Graciela Goizueta (Centro de Investigaciones y Transferencia de Catamarca CITCA/CONICET)
Dr Marcelo Ruiz (docente-investigador, Dpto. de Matemáticas, Fac. de Ciencias Exactas, Fco-Qcas y Nat., ex Rector de la Universidad Nacional de Río IV, Córdoba)
Omar David Varela (arquitecto, investigador docente Urbanismo, Universidad Nacional de General Sarmiento)
José Paruelo (Prof. Titular FAUBA. Investigador Superior Conicet, ex director Lic. Ciencias Ambientales – UBA)
Joos Heintz (Profesor Emérito UBA, Investigador Superior CONICET)
Daniela Gangi (Lic. en Ciencias Ambientales, Facultad de Agronomía-UBA)
Belén Yarde Buller (Lic. en Ciencias Ambientales)
Dra Elda Tancredi (Docente e investigadora, Programa Redes epistémicas, Departamento de Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Luján)
Danilo Sorti (Ingeniero Agrónomo, Profesor FCA Universidad Nacional de Rosario UNR – Cátedra Introducción a los RRNN)
Dr. Adolfo H. Beltzer (Investigador del CONICET – INALI-UNL – Jefe Ecología Aves Acuáticas, Laboratorio Biodiversidad y Conservación de Tetrápodos, Santa Fe)
Cecilia Carrizo (Instituto de Investigación y Formación en Administración Pública, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Córdoba)

 

La comparación de los proyectos de ley

El sitio Berbechando publicó un interesante cuadro comparativo entre ambas posturas.  La primera (económica) es la propuesta alternativa, encabezada por Alfredo de Angeli (PRO-Entre Ríos), en contraposición a la propuesta firmada por una docena de senadores de la comisión de Ambiente, que preside Fernando “Pino” Solanas (Libres del SUR-CABA).

Berbecheando informa que los respectivos dictámenes tienen coincidencias importantes en cuanto a la definición de humedales y los servicios que estos brindan, aunque hay diferencia en la denominación: el texto propuesto por Solanas alude a servicios ecosistémicos, mientras que el de De Angeli se refiere a servicios ambientales, a la vez que los menciona con más detalle. (Generalmente la literatura ecológica usa primera expresión, mientras que la literatura económica usa la segunda).

La principal diferencia se da en lo referente a los objetivos de la legislación a crear: la propuesta de Solanas privilegia la conservación de los humedales y los servicios ecosistémicos que brindan, subordinando a ello toda actividad a realizarse,  mientras que el dictamen de De Angeli apunta a compatibilizar actividades con impacto económico y social con la conservación de los humedales y de los servicios ambientales que proveen.

Si bien ambos dictámenes coinciden en la categorización del área en tres niveles, y también coinciden en las restricciones de uso impuestas al primer nivel, el dictamen de De Angeli es mucho más amplio en el uso del segundo y tercer nivel,  aludiendo específicamente a la actividad agropecuaria y a las buenas prácticas.

También hay diferencias instrumentales, en cuanto al plazo en que se realizará el inventario de humedales, el monto de las sanciones por violación de la ley y la autoridad de aplicación. Puede verse un cuadro comparativo. entre ambos proyectos de ley de humedales  aquí.

 

De nuevo a comisión…

Finalmente, la ley no fue votada y fue devuelta a comisión. Para algunos a causa del lobbuy agrario y rural que presionó para que el texto se modifiqué. No se alcanzaron los consensos políticos.

Según Franco Segesso, de Greenpeace Argentina, citado por Darío Aranda, “la vuelta a comisión es casi una sentencia de muerte, ya que pronto el proyecto pierde estado parlamentario y no se puede volver a tratar en el recinto. Tiene que quedar claro que menos protección de humedales es igual a más inundaciones”.

La iniciativa era avalada por centenares de especialistas, además de las ONG pero ni siquiera el oficialismo la apoyó, y los senadores, a pedido de sus gobiernos provinciales, retiraron el apoyo.

Para las organizaciones ecologistas, la ley se trabó a pedido de los lobbies rurales e inmobiliarios. El abogado Enrique Viale afirmó que no es cierto, como afirman algunos lobbies empresarios, que la ley prohíba actividades (racionales) sobre humedales; la ley sólo exige un inventario y luego el ordenamiento territorial.

Dejar un comentario