Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

Las leyes de veganismo, vegetarianos y carnívoros

| El 30, Ago 2016

¿Qué ocurre con el vegetarianismo, veganismo y compañía en la Argentina? Si bien hay consenso en complementar la dieta con frutas y verduras, algunos optan por excluir la carne, o minimizar su consumo. Cuáles son los derechos en juego.

Entrevistas e investigación: Ludmila Moscato. Edición: Sergio Mohadeb

¿Qué está ocurriendo con el vegetarianismo en el país? Hacer un informe sobre vegetarianismo y veganismo no es tarea fácil. No solamente por la pasión con la que viven este modo de alimentación quienes la practican y la saña con la que lo que a veces lo critican sus detractores, sino por la cantidad de entradas que el tema en sí mismo posibilita.

¿Puede una dieta de este tipo suplir los beneficios de las carnes? ¿Es adecuado que la practiquen bebes, niños y embarazadas? ¿Qué leyes hay sobre este tema? ¿Cómo vive su día a día un vegetariano? ¿Le cuesta encontrar lugares para ir a comer?

De entre las varias cuestiones, algunas respuestas echan un poco de luz a la cuestión. Teniendo en cuenta las recomendaciones de la Sociedad Argentina de Nutrición, el problema no es practicar una dieta vegana o vegetariana, sino hacerlo de modo poco responsable, esto es, sin planificación, con muchas restricciones y sin consultar con un profesional nutricionista para lograr suplir los nutrientes que en general provienen de los animales y sus derivados.

En Italia, un proyecto de ley amenaza con meter en prisión a los padres que den a los chicos una dieta vegana. Detrás de la medida hay dos niños, de dos y un año de edad que habían sido ingresados al hospital con desnutrición grave. Entre los fundamentos dice que una dieta de este tipo provoca deficiencias de vitamina B12, zinc, hierro, vitamina D, omega 3 y ácido fólico.


PUBLICIDAD

En línea con este criterio, en off, una pediatra de reconocida experiencia también critica este tipo de dietas para los hijos. Sin embargo, si de penalizar la comida poco saludable se trata, algunos dicen que también debiera incluirse a la comida rápida o fast food

Si bien según el derecho argentino elegir una dieta de ese tipo forma parte de la libre elección personal y de la libre autonomía, que son derechos constitucionales, aún falta información acerca de las implicancias.

Hay algunos nutrientes que sólo se consiguen en el reino animal o están en bajos niveles en el vegetal. Por eso es importante realizar el paso a este tipo de dietas con seguimiento profesional y evitar así todo tipo de carencias. Caso contrario, se corre riesgo de sufrir anemia por la falta de vitamina B12 o falta de hierro, ya que el presente en los vegetales es de difícil absorción”, detalla la Dra. Andrea R. Miranda Médica Nutricionista directora Médica de la Sociedad Argentina de Estética y Nutrición Integral (SAENI).

Entre las ventajas de practicas este tipo de alimentación, Miranda destaca las siguientes: “Lo que las dietas vegetarianas y veganas tienen a su favor es ayudar a nivelar el colesterol, principalmente porque la carne roja es la fuente primordial de grasa saturada, que es la que lo produce. Esto también reduce el riesgo de desarrollar enfermedades degenerativas crónicas como la obesidad, la hipertensión y la diabetes de tipo 2. Por su parte, las fibras presentes en las frutas y vegetales también reducen el colesterol, colaboran con la depuración natural del cuerpo y evitan el estreñimiento. Además, se incorpora buena cantidad de calcio por medio de los vegetales verdes y legumbres”.

Por su parte, Manuel Martí, fundador y presidente de la Unión Vegetariana Argentina (UVA) y representante para América Latina y el Caribe de la Unión de Vegetariana Internacional (IVU), hace hincapié en la contradicción de muchos activistas que defienden el medio ambiente sin mencionar que la industria de la carne es por demás contaminante.

La carne es la industria mas contaminante del planeta. Y no lo digo yo solamente, en 2006 la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) publicó el informe “La larga sombra del ganado” y la Organización Mundial de la Salud (OMS) otro sobre Incidencia en la salud de la carne y embutidos. Según “El Estudio de China” del Doctor Collin Campbell de entre miles de casos de enfermedades terminales crónicas la mayoría provienen de comer carne y derivados animales”, sostiene.

El Estudio de China examina la relación entre el consumo de productos de origen animal (incluidos los lácteos) y ciertas enfermedades. Los autores concluyen que las personas con una dieta a base de alimentos integrales veganos —que prescindan de los productos de origen animal, es decir, de todo tipo de carnes, pescado, huevos, leche y derivados lácteos, y que limiten la ingesta de alimentos procesados y carbohidratos refinados— evitarán, reducirán o serán menos propensos a tener algunas enfermedades.

 

vegan

 

Sin embargo, este estudio también fue cuestionado y no hay certezas médicas. Como siempre, requiere un complemento y más pruebas. Y tal vez, más que de exclusión, sea una cuestión de equilibrio…

En torno de los problemas ambientales, las cifras que se manejan sobre la industria de la carne son elocuentes: se necesitan 15 mil litros de agua para producir un kilo de carne; actualmente, el consumo en el país es de 60 kilos por persona por año pero se ha venido reduciendo principalmente por problemas económicos.

Pero igual que quienes optan ser veganos o vegetarianos por razones de (mal)trato animal, quizás el problema sea pedir un modo de producción más ecológico y sobre lo segundo tratamiento más ético, no apilarlos en establos (como a las vacas o pollos) y controlar que se cumplan las condiciones mínimas para su bienestar.

Claro que ser vegetariano no siempre es tarea fácil. Los lugares que ofrecen este tipo de menúes son muy específicos y no siempre accesibles desde el punto de vista económico. Además, son pocos los restaurantes que ofrecen ambos tipos de menúes, como para que un carnívoro y un vegetariano puedan sentarse a comer juntos, más allá de tirar algunas verduras a la parrilla o algún plato de pastas… Incluso más, las galletitas, por ejemplo, suelen tener grasa animal, alcanza leer los ingredientes.

Es lo que le ocurre a Daiana, vegana de 31 años: “Más allá de los lugares específicos, de repente un bodegón o en los pueblos, las opciones son nulas. Para ir a comer en general hay mas opciones que antes, pero los lugares mas tradicionales no tienen nada. En los bodegones por ejemplo siempre caes en guarniciones: ensaladas o la gente que como papa fritas (yo no como eso). A mi me gusta la ensalada, pero para ir a comer afuera y pedir eso, prefiero hacerla en casa que me sale mucho más rica, con más condimentos”.

Si bien no hay obligación de las empresas de catering de micros, aviones o eventos en general en tener comida vegetariana o vegana (o frutariana), sí la hay la de permitir que cada cual lleve su propia comida. Y contrariamente, si alguien ofrece solo comida vegana, el pasajero tiene derecho a llevarse un sánguche de milanesa. Eso sí, la comida que ofrecieron (ideal tener al menos un mail como prueba) deben cumplirla (nuevo código civil y comercial).

Algunas organizaciones veganas impulsan que haya un menu vegano en las dependencias donde la alimentación dependa del Estado, según publicó Fuera de Agenda, sin excluir desde ya el menú de carne.

 

guiso-de-carne-con-arvejas

 

Por estos motivos, algunas ciudades y municipios intentan contrarrestar esta falta de opciones: Rosario fue declarada ciudad veggy friendly, y en Tigre trabajan en un programa cuyo fin es capacitar e incentivar a que los restaurantes tengan un menú vegano. Rosario tiene incluso una llamativa ordenanza que clasifica los restoranes y les permite anunciarse con un cartel.

 

ley de rosario vegetariana

(Ver más  ordenanza de Rosario Vegetarianaordenanza de Rosario Vegetariana)

En todos los casos, el restorán tiene el deber de informar los ingredientes del plato. En Los Ángeles, por ejemplo, una ley obliga a incluir los ingredientes y la información nutricional en el menú. En la Argentina, el restorán debe informarlos, como mínimo a pedido del cliente (ley 24240, artículo 4º). Eso sí, por ley, la milanesa solo puede ser de carne

Hasta hay una reglamentación que dice que toda carnicería, restorán y lugar de expendio de comidas debe informar qué tipo de carne vende (ternera, vaquillona, etc.) y qué tipo de corte es, incluyendo parrillas ruteras. “Mozo, de qué carne es la empanada…”.

De seguro, aún falta información así como una variedad mayor de frutas y verduras para al menos tener una dieta recomendada. También analizar algunos mitos y prejuicios. El tema pone en debate aceptar la elección del otro en una sociedad cada vez más compleja. Tal vez, más que excluir uno u otro tipo de alimento, se trate de una cuestión de equilibrio.

 

 

 

Dejar un comentario