Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

Promueven prohibir la publicidad de comida rápida para niños

| El 21, Oct 2016

Un nuevo proyecto de ley regula y en ciertos casos prohíbe la publicidad de alimentos poco saludables y aquella dirigida a niños, niñas y adolescentes. Esto se complementa con otras leyes actuales sobre el tema pero endurece la publicidad masiva.  Actualizado a mayo de 2017. Veamos.

 

El diagnóstico sobre la alimentación en Argentina

Entre los fundamentos del proyecto de la diputada local Inés Gorbea se destacan que el sobrepeso y la obesidad infantil no solo constituyen uno de los principales problemas de salud pública de este siglo, sino que además se calcula que la obesidad infantil se ha triplicado en los últimos 30 años, en la Ciudad de Buenos Aires 4 de cada 10 niños presenta exceso de peso.

“El exceso de peso se asocia con enfermedades cardíacas, como la hipertensión arterial e infartos, los problemas respiratorios como apneas del sueño y otras patologías como las psicosociales. La publicidad de alimentos es uno de los factores que influye en el desarrollo de la obesidad infantil, ya que impacta en la elección de alimentos, los pedidos de compra y sus patrones de consumo, expresan.

En una nota reciente del diario La Nación citan a Julio Montero, médico nutricionista y ex presidente de la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos Alimentarios, quien expresa que en la Argentina no se discrimina el consumo de jarabe de maíz de alta fructosa o los diferentes lácteos expresados como leche y otros, razón por la cual las golosinas, la «chatarra alimentaria» y otras combinaciones que tienen «valor agregado» se hacen invisibles.”

Por otro lado, subraya Montero: “Si bien la mayor parte de las calorías son de origen vegetal (expresadas como «trigo»), no provienen sustancialmente de tejidos vegetales (legumbres, hortalizas y frutas), sino de subproductos de cereales cuyo consumo se viene incrementando. Esto fue deteriorando el valor nutricional en favor del valor energético”.


PUBLICIDAD

“Harinas más azúcares son contribuyentes mayores de calorías, más de 2/5 de las calorías totales (que podrían llegar a la mitad del total si se les suman las calorías vacías de los tubérculos feculentos). Hortalizas, legumbres y frutas cedieron su espacio a los derivados de los cereales (harinas) y a los azúcares”, cita la nota.

 

hamburguesa

 

La propuesta para regular la publicidad de alimentos

El proyecto prohibe toda promoción o publicidad en vía pública, sea en cartelería, folletería, y/o cualquier otro medio, de alimentos y bebidas no saludables, que tengan altos contenidos de grasas, azúcares y sal.

Se prohíbe el fomento a través de publicidad o promoción en vía pública de alimentos y bebidas no saludables que usen los siguientes recursos:

a) Lenguaje infantil, efectos especiales y exceso de colores.
b) Representación del niño, niña y adolescente.
c) Personas o personajes famosos que atraen al público infantil.
d) Personajes caracterizados infantiles o presentadores de niños, niñas y adolescentes.
e) Personajes de dibujos animados o animación infantil.
f) Muñecos o similares.
g) Promoción con el reparto de premios o regalos de colección o apelaciones a los niños, niñas y adolescentes.

Este tipo de publicidad se prohibe también en todo Establecimiento de Educación Inicial, Primaria, Secundaria, Terciaria y Universitaria en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.
El incumplimiento de las obligaciones establecidas, sea por parte del titular de la marca objeto de publicidad, como por parte de la agencia de publicidad encargada de promocionar el producto, los hará pasibles de multas.
El producido de las multas se destinará a campañas de difusión, información y concientización de alimentación saludable.

 

 

 

Ahora se suma ley de alimentos saludables en Tucumán

Según la nueva ley, todo kiosco, cantina y cualquier otro punto de expendio en ámbitos de establecimientos educativos y clubes, de carácter público o privado, en todo el territorio de la Provincia deberá ofrecer alimentos saludables que se definan, tales como frutas, choclitos, cereales, etc. A continuación la ley completa.

 


 

La Legislatura de la Provincia de Tucumán, sanciona con fuerza de LEY:
ARTÍCULO 1°.- Establécese la obligatoriedad de ofrecer a la venta productos y alimentos saludables en todo kiosco, cantina y cualquier otro punto de expendio en ámbitos de establecimientos educativos y clubes, de carácter público o privado, en todo el territorio de la Provincia.

ART. 2°.- La Autoridad de Aplicación de la presente Ley es el Ministerio de Salud Pública o el organismo que en el futuro lo reemplace.

ART. 3°.- A los fines de la presente Ley, la Autoridad de Aplicación debe:

1) Elaborar en forma periódica un listado de alimentos y productos caracterizados como saludables, entre los que se deben contemplar a su vez una selección de aquellos que son libres de gluten.

2) Desarrollar acciones de concientización y difusión sobre los beneficios e importancia de una alimentación saludable.

ART. 4°.- Los puntos de expendio comprendidos en esta Ley deben exhibir en forma visible y al alcance de los menores los productos y alimentos saludables incluidos en el listado definido por la Autoridad de Aplicación.

ART. 5°.- Los puntos de expendio deben exhibir un letrero claramente observable que indique la existencia de dichos productos, en el cual debe rezar “Kiosco Saludable” y el número de la presente Ley.

ART. 6°.- Cualquier tipo de incumplimiento con las disposiciones de esta Ley, dará lugar a sanciones por parte de la Autoridad de Aplicación, consistentes en multas de entre el equivalente de cien (100) a doscientos (200) litros de nafta súper, para el titular del punto de venta. Lo recaudado en concepto de estas multas se destinará a campañas de concientización de hábitos de alimentación saludable.

ART. 7°.- La presente Ley entrará en vigencia a los treinta (30) días corridos desde su publicación.

ART. 8°.- Comuníquese.

Firmantes

C.P.N. Osvaldo Francisco Jaldo, Presidente H. Legislatura de Tucumán. Claudio Antonio Perez, Secretario H. Legislatura de Tucumán.

 

 

 

Anexo con proyecto de ley sobre publicidad de alimentos poco saludables

PROYECTO DE LEY

Capítulo I: Consideraciones Generales

Artículo 1: La presente ley tiene por objeto crear conciencia y promover en la mejora nutricional de la población de la Ciudad de Buenos Aires, impulsando políticas públicas que favorezcan hábitos de alimentación saludable.

Artículo 2: A los efectos de la presente ley se entiende por promoción cualquier técnica o práctica de mercadeo empleada para hacer un producto más atractivo, proveyendo temporalmente algún beneficio adicional, ya sea monetario o en especie, incluyendo promociones coleccionables, sorteos y concursos.

Artículo 3: A los efectos de la presente ley se entiende por publicidad toda forma de promoción, comunicación, recomendación, propaganda, información o acción destinada a promover el consumo de un determinado producto.

Artículo 4: Se prohibe toda promoción o publicidad en vía pública, sea en cartelería, folletería, y/o cualquier otro medio, de alimentos y bebidas no saludables, que tengan altos contenidos de grasas, azúcares y sal.

Artículo 5: Los principios generales que han de aplicarse a la publicidad y la comunicación de marketing y publicidad en vía pública de los alimentos y bebidas son:

a) El respeto de la dignidad humana, de la intimidad, el interés social, las instituciones públicas y los símbolos nacionales.

b) No promover ni fomentar ninguna forma de discriminación de género, orientación sexual o identidad de género, racial, nacional, social, política o religiosa.

c) No alentar o animar cualquier actividad de manera ilegal, cualquier tipo de violencia o degradación del medio ambiente.

Capítulo II: Publicidad dirigida a niños, niñas y adolescentes

Artículo 6: Se prohíbe el fomento a través de publicidad o promoción en vía pública de alimentos y bebidas no saludables, establecidos en el artículo anterior, que usen los siguientes recursos:

a) Lenguaje infantil, efectos especiales y exceso de colores.

b) Representación del niño, niña y adolescente.

c) Personas o personajes famosos que atraen al público infantil.

d) Personajes caracterizados infantiles o presentadores de niños, niñas y adolescentes.

e) Personajes de dibujos animados o animación infantil.

f) Muñecos o similares.

g) Promoción con el reparto de premios o regalos de colección o apelaciones a los niños, niñas y adolescentes.

h) Promoción con concursos, descuentos o juegos apelando a niños, niñas y adolescentes.

i) Provocación, incluso de manera implícita, sentimiento de inferioridad en niñas, niños y adolescentes que no consuman determinados productos o servicios.

Artículo 7: Se considera como publicidad de alimentos y bebidas dirigida a niñas, niños y adolescentes, toda aquella publicidad y promoción que:

a) Por su diseño esté dirigida a los niños, niñas y adolescentes.

b) Contenga imágenes diseñadas para llegar al público infantil

c) Aliente puntos de compra y otras herramientas mercadotécnicas en los negocios.

d) Distribuya premios, concursos (promociones de premios) y sorteos.

e) Obsequie juguetes que portan marcas o sugieren productos.

f) Regale materiales didácticos y toda forma indirecta de mercadotecnia, particularmente en escuelas preescolares, primarias y secundarias.

Capítulo III: Autoridad de aplicación y sanciones

Artículo 8: El Ministerio de Salud es la autoridad de aplicación de la presente Ley, quien tendrá a su cargo la implementación de un sistema de regulación de la publicidad convocando a los operadores económicos y responsables de la comunicación.

Artículo 9: El Ministerio de Salud determinará los alimentos que, por unidad de peso o volumen, o por porción de consumo, presenten en su composición nutricional elevados contenidos de calorías, grasas, azúcares, sal u otros ingredientes que el reglamento determine.

Artículo 10: El incumplimiento de las obligaciones establecidas en la presente ley, sea por parte del titular de la marca objeto de publicidad, como por parte de la agencia de publicidad encargada de promocionar el producto, los hará pasibles de las siguientes sanciones.

Las infracciones se clasificarán en falta grave, moderada o leve según los criterios que defina la autoridad de aplicación:

-La infracción considerada falta grave, sancionable con multa de 10000 A 15000 Unidades Fijas;

-La infracción considerada falta moderada, sancionable con multa de 4500 a 6500 Unidades fijas

-La infracción considerada falta leve, sancionable con multa de 2000 a 4000 unidades fijas.

La reiteración de las infracciones autorizará la duplicación de los topes de las multas.

El producido de las multas se debe destinar, a campañas de difusión, información y concientización de alimentación saludable.

Capítulo IV – Educación

Artículo 11: Se prohíbe la publicidad detallada en los artículos 4 y 6 de la presente ley, en todo Establecimiento de Educación Inicial, Primaria, Secundaria, Terciaria y Universitaria en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

Capítulo V:

Artículo 12.– El Poder Ejecutivo debe reglamentar la presente Ley dentro de los noventa días a partir de la promulgación de la misma.

Artículo 13: Comuníquese, etc.

FUNDAMENTOS

Señor presidente:

Como se manifiesta en el artículo 1 del presente proyecto, el objeto del mismo es la creación de conciencia y la mejora nutricional de la población de esta Ciudad.

De acuerdo a los estudios realizados por el Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires en el período 2010/2011, un 21,3% de niñas, niños y adolescentes sufren sobrepeso y un 18,7 obesidad. Esto demuestra que hoy en día, un 40% de chicos en edad escolar tienen exceso de peso.

Según la Organización Mundial de la Salud, el sobrepeso y la obesidad infantil no solo constituyen uno de los principales problemas de salud pública de este siglo, sino que además se calcula que la obesidad infantil se ha triplicado en los últimos 30 años.

El peso en la infancia, y especialmente en la pubertad y adolescencia, determina el peso que tendrá una persona durante su vida adulta. El exceso se asocia con enfermedades cardíacas, como la hipertensión arterial e infartos, los problemas respiratorios como apneas del sueño y otras patologías como las psicosociales.

La publicidad de alimentos es uno de los factores que influye en el desarrollo de la obesidad infantil, ya que impacta en la elección de alimentos, los pedidos de compra y sus patrones de consumo.

En nuestro país hay pocos estudios independientes sobre el tema, pero informes recientes de la Fundación Interamericana del Corazón Argentina (FIC) revelan que la gran mayoría de la publicidad no cumple con los requisitos nutricionales para ser publicitados. Es decir que este 80% de alimentos publicitados es comida chatarra (alimentos altos en grasas, azúcares, sodio, etc.). Este mismo estudio revela que el 85% de los alimentos publicitados tiene bajo valor nutritivo. Además se detectó que 1 de cada 3 publicidades utiliza regalos o premios para incentivar la compra, mientras que 1 de cada 4 utiliza personajes o famosos para atraer la atención de los niños y las niñas.

La OMS ofrece una interpretación de estos datos, vinculándolos directamente con el problema de obesidad infantil: “Se ha reconocido internacionalmente que existen muchos factores individuales, sociales y ambientales que influyen en lo que los niños comen. Una de las causas más importantes del crecimiento que ha tenido la prevalencia de sobrepeso y obesidad infantil en los últimos años, es el aumento en el consumo de alimentos altos en azúcar, grasas y sal”

Unicef pidió a los países de Latinoamérica a regular la publicidad de alimentos y bebidas no saludables dirigidas a niños, ya que incentivan un patrón de consumo que puede ocasionar obesidad.

Para enfrentar esta problemática, se requiere que todas las partes involucradas, tanto del sector público como del privado, coincidan en un objetivo común y actúen con responsabilidad compartida, de manera conjunta y coordinada para afrontar los retos que tenemos en materia de salud pública.

Se reconoce que el público infantil, como consumidor, tiene derecho a la información para la selección de alimentos y bebidas no alcohólicas y la adopción de hábitos saludables merece un tratamiento especial. Sin embargo, el conocimiento, experiencia y madurez en desarrollo en los niños, niñas y adolescente produce una relación extremadamente asimétrica para evaluar la información y los contenidos publicitarios que incluye la publicidad para alimentos.

Los niños entienden las publicidades de manera literal. Creen que de verdad van a ser más felices o van a ganar un premio ya que hasta los 12 años, no pueden reconocer cuando alguien les está tratando de vender algo. Por debajo de esa edad, hay escaso discernimiento en cuanto a lo que puede ser verdad o no, así como poder distinguir un mensaje comercial (con intención de venta) de uno que no lo es.

La publicidad es una herramienta coadyuvante para la formación de consumidores responsables y atentos al cuidado de su salud, por lo que debe ser orientadora y educativa sobre las características y propiedades reales de los alimentos o bebidas no alcohólicas y la información sobre su uso.

Muchos programas de prevención de la obesidad no han logrado aún revertir su arraigo en la población infantil, toda vez que la niñez y la adolescencia están expuestos a un intenso “marketing” de alimentos en los medios de comunicación y en la vía pública, cuyo contenido nutricional es gravemente perjudicial para la salud y se asocia cada vez más a conductas alimentarias inadecuadas, generando un mayor riesgo para la población.

Mientras algunos gobiernos han invertido esfuerzos y recursos para revertir el aumento de la obesidad infantil, los individuos de todas las edades y clases sociales siguen sometidos diariamente a una enorme oferta de alimentos poco saludables a través de avisos publicitarios en televisión, prensa y otros medios, dentro de campañas cuidadosamente diseñadas.

Es por ello, que creemos en la necesidad de darle un marco legal a esta situación, para fomentar la alimentación responsable y colaborar en la mejora de alimentación de los niños, niñas y adolescentes de nuestra Ciudad, evitando así el exceso de publicidad de alimentos no saludables, y colaborando en la lucha contra el sobrepeso, que mas arriba se detalló.

Por todo lo expuesto, Sr. Presidente es que solicito la aprobación del presente proyecto de ley.

 

 

Dejar un comentario