Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

Responsabilidad del portal de ventas por Internet

| El 11, Feb 2016

Al comprar un producto o servicio por Internet, el portal de ventas debería tener algún sistema de revisión para controlar que el producto o servicio sea legal y no apócrifo, entendieron los jueces. Así, aparte del vendedor, también responsabilizaron al portal por la venta de entradas falsas para un recital. Actualizado a junio de 2017.

 

“Con esa entrada acá no entrás, pibe…” –  Responsabilidad del portal de ventas por Internet

La Sala K de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil responsabilizó al portal de compras por Internet (en el caso se vió obligada a indemnizar a los usuarios por vender entradas falsas.

Todo comenzó cuando un chico había comprado entradas para disfrutar del recital de Gustavo Cerati, porque es un fan de ese artista. Entonces, acudió a un conocido portal de compras que intermedia entre vendedores y compradores.

Seleccionó una publicación, concertó la entrega con el vendedor y pagó el precio.

Pero tamaña sorpresa se llevó al tratar de ingresar al recital y que los patovicas le negaran el acceso. Las entradas resultaron ser falsas.


PUBLICIDAD

Entonces, un grupo de compradores inició una demanda civil (previa mediación en la que no llegaron a un acuerdo) para que la empresa les dé un resarcimiento por daños y perjuicios.

El juez de primera instancia había condenado únicamente al citado como tercero el vendedor. Pero luego de la apelación lograron una sentencia más abarcativa, y también condenaron al portal de ventas por la venta de entradas falsas.

Los fundamentos de por qué el intermediario también es responsable

El tribunal de la Sala K de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil entendió que la empresa que ofrece productos y servicios, incluso de terceros, por Internet, no está excluida de la categoría de proveedor, por lo que está obligada frente a los usuarios hasta el momento mismo en que se haga efectiva la prestación. Ello implica que responderá en caso de que la prestación no llegue a cumplirse.http://www.elvispresleymusic.com.au/pictures/img/elvis/70s/ticket_30_may_1977.jpg

Los usuarios no tenían contrato directo con el portal de ventas. Sin embargo, para los jueces, esto no impide que la demanda prospera. Para ello remarcaron que a partir de la reforma constitucional de 1994 y la consagración del art. 42, el elemento activante del régimen de protección del consumidor había dejado de ser el contrato de consumo, pasando a serlo una figura mucho más amplia como lo es la relación de consumo. Siempre que se estuviera ante una relación de consumo en cualquiera de sus etapas, debía aplicarse el sistema de protección del consumidor sin importar la existencia o no de un vínculo contractual.

Los jueces destacaron que “el objetivo de la norma debe interpretarse con esa amplitud y en caso de duda sobre la interpretación de los principios que la misma establece, deberá prevalecer la más favorable al consumidor”.

Es decir, que el consumidor siempre tiene la posibilidad de deducir la acción por indemnización de daños y perjuicios, debiéndose establecer la responsabilidad objetiva y solidaria de toda la cadena que integra el proceso de compra-venta.

La pericia informática efectuada concluyó que:

en el caso que la venta se haya concretado, el portal le factura al vendedor la comisión de la misma, que fue pactada en el momento de la publicación del artículo. …Hay un cargo por publicación y un cargo por venta. Esta empresa de Internet lucra, no solamente con el espacio que proporciona a los usuarios, sino con las operaciones que ellos realizan allí. Por lo tanto es equívoco que la empresa no participe como intermediario en la comercialización de bienes.

Luego de probarse que el intermediario tiene un beneficio económico, el tribunal sostuvo que nos encontramos frente a un contrato electrónico, al que se le aplicarán las mismas reglas generales que a todos los contratos, y si ellos -además- integran una relación de consumo, serán regidos por los principios contenidos tanto en la ley 24240, como en la 26361.

El sistema de comercio por medios electrónico, lejos de atenuar la responsabilidad de los proveedores que lo utilizan, agrava sus obligaciones porque presupone el uso de una tecnología que exige un mayor conocimiento de su parte, decidieron.

Para los magistrados de la cámara de apelaciones, no es discutible que el portal de ventas es un intermediario que integra una cadena comercial y, siendo tal, será solidariamente responsable con los otros sujetos integrantes de esa red. Se puede afirmar que el intermediario provee servicios y que como tal es solidariamente responsable juntamente con el resto de los integrantes de la cadena de prestación.

Por ende, y al no ser un mero aviso clasificado sino además intermediar en la compra y en la venta, también este portal de ventas debe pagarle un resarcimiento a los usuarios, consistente en el daño emergente (más de $3.500 más intereses) y un plus por daño moral. Es decir, la responsabilidad del que lo publicó se agrega a la del vendedor.

 

La visión del primer juez: el portal de Internet no es responsable

Sin dudas este es un precedente, pero habrá que ver cada caso. Para citar como ejemplo, el juez de primera instancia, si bien rechazó la demanda entablada por los usuarios contra el portal de ventas por Internet a abonar una suma indemnizatoria más intereses y costas en concepto de daño emergente, y otra en concepto de daño moral.

El juez de primera instancia había fundamentado lo siguiente para concluir que no es responsable y los usuarios efectúan dichas operaciones bajo su propio riesgo.

…no hay acto antijurídico por parte del intermediario de Internet ya que el ofrecimiento de servicios se efectúa mediante el ingreso de las personas a una cuenta personal, mediante apodo y clave de seguridad, y que el responsable es el que se presenta como usuario-vendedor. Por ende, el portal de ventas no es propietario de los bienes o servicios ofrecidos, no los ofrece en venta, no forma parte de la negociación contractual y no interviene en el perfeccionamiento del acto jurídico bilateral de contenido patrimonial

Pero los usuarios apelaron en los términos de la Ley de Defensa al Consumidor, sostienendo que la actividad principal de ese portal es ofrecer servicios y que por ser una sociedad lo realiza con fines de lucro. Y la cámara terminó responsabilizando también al portal, sobre todo cuando no siempre resulta tan fácil ubicar al vendedor.

 

Algunas consideraciones

El portal de ventas debería tener algún mecanismo para remover las publicaciones i-legales (como de suplementos dietarios que violen la normativa ANMAT) o a las organizaciones que vendan productos de contrabando o entradas (ahora se prohibió la reventa de entradas). Quizás algún criterio podría ser aplicar la responsabilidad subjetiva, si hubo culpa luego de algún reporte o pasaron días sin moderación del aviso (en forma similar a lo que hizo la corte con Google). En este caso, los jueces extendieron la responsabilidad directamente.

De todas maneras, la responsabilidad del intermediario es un tema en constante discusión y aún está por verse. Al menos, debería ser tema de debate porque no siempre un intermediario debería ser responsable.

 

waiting for the bus

 

 

Nuevos precedentes sobre responsabilidad del portal

El poder judicial ratificó una multa de $20.000 impuesta por la Dirección de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial de la Provincia a la empresa de e-commerce Mercado Libre, informó el portal Diario Judicial.

El sumario administrativo que culminó en el dictado del fallo en autos “Mercado Libre S.R.L. c/Dirección de Defensa del Consumidor y Lealtad Comercial – Rec. Apel. c/Decisiones de autoridad adm. o pers. jurídica pública no estatal (civil)” se inició con la denuncia de una mujer, que compró un par de zapatillas a través de la plataforma Mercado Libre, y recibió “unas usadas y en caja de otra marca”.

Al apelar la multa, la empresa intentó desligarse de la responsabilidad endilgada explicando que “no participó en la venta” sino que su actividad “se limita a publicitar la oferta, y a contactar a compradora y vendedora”, lo que equivale a decir que no se le puede imputar alguna responsabilidad.

En su defensa, Mercado Libre alegó que  “sólo realiza una prestación de un servicio de ‘clasificados’, tal como los que se realizan tradicionalmente, pero a través de un portal de Internet”, y que por el hecho de cobrar un precio por la publicación o cobrar otro precio “por las transacciones llevadas a cabo” no quiere decir que participe en la compraventa, relación contractual de la que, reiteró, es ajena.

Sin embargo, los jueces  de la Cámara 4.º de Apelaciones en lo Civil y Comercial de la ciudad de Córdoba, no compartieron en lo mínimo el encuadre jurídico que dio la defensa de Mercado Libre. Por el contrario, entendieron que es innegable

“que quien pone a disposición de vendedores y compradores un sitio web, cobra por publicitar y por la concreción de la operación, deviene responsable en los términos del estatuto consumeril”.

Y agregaron:

“En efecto, la operación no podría haberse concretado sin la intermediación del “proveedor de servicios”, quien recepta la oferta, la publicita, pone en contacto a la potencial compradora con la vendedora y por todo ello, cobra un monto tanto por la publicidad en su sitio, como al concretarse la operación, tal como lo reconoce la propia apelante en su escrito recursivo”, detalla el fallo del Tribunal de Apelaciones.

Para los camaristas, además, resulta “ilustrativa” la comunicación que envía Mercado Libre a la compradora, bajo el título “Detalle de tu compra”, donde “se individualiza el producto, el monto estipulado y la forma de pago”. En la misma, además, se deja constancia de lo siguiente: “tu pago aparecerá como MercadoPago en el resumen de la tarjeta”,

La Cámara Civil y Comercial juzgó que no se puede adherir a la pretensión de que la actividad de la empresa sea “ajena a la compraventa realizada”. “Se trata de una situación de conexidad contractual, donde los intervinientes asumen una garantía solidaria para con la damnificada”, concluyeron los jueces.

Dejar un comentario