Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

Antibióticos sin control en Argentina

| El 18, Jul 2017

Argentina tiene el mayor consumo de antibióticos de la región. Su mal uso y la automedicación
gebera bacterias ultra resistentes y un peligro para todos. Pese a que por ley deben ser prescriptos, son los medicamentos más vendidos en el país sin receta. La Argentina, primera en consumo de antibióticos en la región.

Exceso de antibióticos

Hace un tiempo hablaba del abuso de antibióticos en veterinaria, lo que genera cepas ultra resistentes. Y pese a la regulación, ¿Hay control o sanciones? Hoy Clarín publicó una buena nota en la que se habla de una situación cotidiana:

“El nene empieza con fiebre, mocos y tos. La mamá decide no esperar y va a la farmacia a comprar un antibiótico para combatir la enfermedad hasta que el chico se sienta mejor y en unos días ya vuelva a la escuela. Escenas como esta se repiten a diario y dejan en evidencia una combinación de problemas que existen en la Argentina. Por un lado, ocupa el podio de países con mayor consumo per cápita de medicamentos de la región, detrás de Brasil y Uruguay, según datos de Quintiles IMS. Por otro lado, en nuestro país, los antibióticos encabezan la lista de los medicamentos que se compran sin receta, según la encuesta de D’Alessio Irol.”

Además, el 99% de los argentinos se automedica, lo que sería lógico si sólo consumieran remedios de venta libre. Pero no es así: muchos desconocen qué medicamentos necesitan receta, en especial si se vinculan con dolencias cotidianas. Los antibióticos (46%) y los antigripales compuestos (45%) son los dos medicamentos que encabezan la lista de remedios que las personas consultados admitieron comprar sin receta.

.

 


PUBLICIDAD

 

“El tema de los antibióticos es particular. Hay una legislación vigente, de 1969, que establece que tanto los psicotrópicos como los antibióticos deben venderse bajo receta archivada (esto es doble receta, una copia para el reintegro de la obra social y otra que queda archivada en la farmacia) y su incumplimiento está penado con hasta tres años de prisión.  (…) con los antibióticos esto no pasó y muchas veces se venden sin receta”, explica Alejandra Corso, jefa del Servicio de Antimicrobianos del Laboratorio Nacional de Referencia en Resistencia a los Antimicrobianos del ANLIS-Malbrán. “Tenemos muy arraigada una cuestión cultural de pensar que son inocuos, que no son tóxicos”, agrega en la nota de Clarín redactada por Rosario Medina.

De hecho, otros estudios dan cuenta que alrededor del 60 al 70 % de las infecciones respiratorias presentan etiología viral sin respuesta a los antimicrobianos.

Además reseña que no se guarda el duplicado de la receta, la farmacia ni siquiera la pide, cosa que pude comprobar al ir a comprar amoxicilina (Amoxidal es la versión más conocida) sin la receta para una muela de juicio. Me la habían recetado, pero no tenía el papel encima y en ninguna de las dos farmacias (conocidas) donde compré me la pidieron. En una, al menos, la farmacéutica me preguntó y le expliqué.

Los papis también tienen un rol que no solo se agota con la automedicación. A veces van al médico y pasa esto :“Otro inconveniente es que muchas farmacias no exigen la receta para dispensar. Y hay otra cosa: el paciente que va al médico demanda que la consulta termine con la prescripción de un medicamento”, añade. “Esto se exacerba en los casos de papás que llevan a los chicos al pediatra: si le indica sólo vapor e ibuprofeno, el padre desespera”.

“No hay controles. Se pide la receta para la obra social, pero nada más. Si no te importa el descuento, vas a cualquier farmacia y te lo venden, a pesar de que lo que establece la legislación. Es una ley que no se aplica”, explica Lautaro De Vedia, presidente de la Sociedad Argentina de Infectología. Pero también hay otros factores: “Los médicos, a veces, recetamos en más casos de los que lo merecen. El 80% de las faringitis en adultos son virales y por lo general les damos antibióticos”. Y explica que la tercera variable es la población: muchas personas compran sin receta”.

La regulación indica que el antibiótico debe venderse según la dosis recetada, para cumplir con el tratamiento. Acá la normativa: resolución antibióticos – Disposicion_7030-2015

 

El impacto del abuso de antibióticos

Los efectos de esto son graves. La OMS alerta desde hace tiempo por la resistencia de algunas bacterias a los antibióticos y establece protocolos de uso de los diferentes grupos de medicamentos. Días atrás, el organismo emitió un alerta por la propagación de un tipo de gonorrea resistente a los antibióticos.

La resistencia a los antimicrobianos (farmacorresistencia) se produce cuando los microorganismos, sean bacterias, virus, hongos o parásitos, sufren cambios que hacen que los medicamentos utilizados para curar las infecciones dejen de ser eficaces. Los microorganismos resistentes a la mayoría de los antimicrobianos se conocen como ultrarresistentes. El fenómeno es muy preocupante porque las infecciones por microorganismos resistentes pueden causar la muerte del paciente, transmitirse a otras personas y generar grandes costos tanto para los pacientes como para la sociedad, informa el Ministerio de Salud.

De hecho, “En Argentina la azitromicina ya generó 25% de resistencia. Esto es, uno de cada cuatro tratamientos no va a ser efectivo. El antibiótico tiene impacto en

la comunidad: necesitamos tener conciencia de eso”, explica Raccagni.

“Es complejo: ya hay tasas de resistencia de antibióticos para infección urinaria, en algunos casos de infecciones de piel, en los que las bacterias cambiaron los perfiles de resistencia. Debería adoptarse esto como una política de Estado y tomar cartas en el asunto”, enfatiza De Vedia.

Desde el Estado es paradójico que en 2009 se sancionara una ley para evitar el mal uso de los medicamentos de venta libre, que son de bajo riesgo para la salud, sacándolos de las góndolas de acceso al público para que sólo puedan ser dispensados por un farmacéutico. Sin embargo, nada se hizo aún para que se cumpla la ley que rige para los antibióticos y controlar su venta.

¿Dirá algo de esto el ministerio de salud?  Derecho En Zapatillas se comunicó con fuentes de ese organismo y se comprometieron a enviar información. En la web del Ministerio hay una referencia genérica sin abordar este fenómeno preocupante.

 

Salud individual y colectivas comprometidas

En el mundo popular ante la más leve coriza o indicio de catarro se aplican variantes insólitas, sin percatarse la población que recurrir a la automedicación genera estas consecuencias:

-favorece la resistencia microbiana, se generan superbacterias. Por esto se prohibió el Triclosán los jabones antibacteriales en USA y próximanente (primero hay que vender…) en Argentina.

-el propio organismo crea un mecanismo de adaptación sin dejar de aplicar sus defensas

 

-Ningún antibiótico es eficaz si no existe un análisis microbiológico que determine cuál resulta el efectivo ante el cuadro de cada persona, y si verdaderamente impera aplicar alguno de ellos.

Llama la atención que desde el descubrimiento de los antibióticos, en 1828, han salvado a millones de personas afectadas por microorganismos patógenos. Ahora bien, la eficacia de estos deviene reto para el universo sanitario internacional ante la enorme resistencia que ya ofrecen.

-El uso de antibióticos sin causa incrementa el riesgo de alergia, asma bronquial o dermatitis atópica, al impedir el desarrollo del sistema inmunológico, sin descartar el retroceso de una flora bacteriana normal que está en crecimiento.

 

 

 

Dejar un comentario