Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

Cómo distinguir los alimentos orgánicos del resto

| El 05, Jun 2017

Cuáles son diferencias entre los productos naturales genuinos y el resto, que están de moda. Cuáles son las estrategias para detectar los falsos.

Alimentos orgánicos. ¿Certificados?

En una nota de la Revista Noticias, la periodista Nadia Dragneff explicó las diferencias entre alimentos orgánicos y tradicionales, en un contexto donde se está revisando lo que comemos, por la cantidad de agroquímicos detectados.

A veces, hay productos orgánicos que no tienen RNE ni RPPA, esto implica que el establecimiento no tiene registro y que no se sabe si cumple o no los requisitos del código alimentario, en teoría no puede venderse. Pero no puede desconocerse, alegan lo defensores de lo orgánico, que a veces los requisitos pueden ser algo burocráticos (ver resolución SENASA abajo) para una pequeña producción, y que esto no siempre garantiza salubridad. Es como el Uber alimenticio…

En cualquier caso, muchos alimentos orgánicos tienen ese registro y además la certificación, que es cara obtenerla pero garantiza esa legitimidad. Se reproduce la nota.

 

Alimentos orgánicos

Somos lo que comemos y cuanta menos manipulación tengan los alimentos hasta llegar a nuestra boca, mejor. Así lo entiende la producción orgánica, que está ampliando su mercado interno de la mano de quienes desean comer saludable y educarse con conciencia ecológica. Muchos adquieren estos productos de forma fortuita, siguiendo una moda “cool gourmet”. Otros lo ven como una filosofía de vida.


PUBLICIDAD

El problema con este tipo de tendencias es que no abundan las etiquetas de los alimentos, como si todo lo ofertado en el mercado fuese lo mismo: orgánico, agroecológico, saludable, vegano y hasta dietético. Pero ¿cuál es la diferencia entre estos productos y por qué son más caros que el resto? ¿Cómo detectar si estamos siendo estafados?

Producción local. El mercado de orgánicos surge en contraposición a la agroindustria, la cual utiliza productos sintéticos y modificaciones genéticas para maximizar y hacer resistentes las cosechas.

La demanda de alimentos que no contengan residuos de agroquímicos y la calidad de nutrientes que se les adjudican a estos, provocaron un incremento del comercio orgánico en los últimos años a nivel mundial. “El consumo está creciendo en diversos países hasta un 40% anual”, afirmó a NOTICIAS Julia Lernoud, representante local del organismo sueco sobre investigación orgánica Forschungs Institut für Biologischen Landbau (FIBL).

Este panorama es beneficioso para la Argentina, que exporta el 99,04% de su producción orgánica, según la Secretaría de Valor Agregado, dependiente del Ministerio de Agroindustria de la Nación.

El país ocupa el segundo lugar a nivel mundial en superficie sembrada exenta de químicos, con más de 3 millones de hectáreas, y percibe ingresos anuales por 200 millones de dólares, principalmente de Estados Unidos y Europa. Sólo el 0,6% de la producción está destinada al mercado interno. Un número que las fuentes vinculadas al sector, dicen, va en aumento.

A nivel local, muchos consumidores que viven en las grandes ciudades están adquiriendo hábitos más saludables como disminuir la ingesta de comida procesada. Y, cuando pueden, promueven la huerta personalizada. “El comprador ‘verde’ se empieza a dar cuenta de que no es lo mismo tener agroquímicos en el cuerpo, que no tenerlos”, afirma Guillermo Butler, presidente del Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO).

“La producción orgánica tiene un costo superior a la convencional, por eso sus precios son más elevados”, explica Gonzalo Roca, secretario del MAPO. Si bien hay ahorro por el no uso de productos sintéticos, este mercado presenta un costo superior de mano de obra. También hay que tener en cuenta que los fletes de traslado son especiales, ya que los alimentos no pueden cruzarse con los habituales.

No todo es orgánico. Las producciones orgánicas y agroecológicas descartan el uso de fertilizantes y de plaguicidas sintéticos. Minimizan la contaminación del aire, suelo y agua. Y no emplean la manipulación genética. Es decir, no usan semillas transgénicas. Pero no son lo mismo.

Muchos comercios al aire libre se denominan “ferias saludables” tan sólo porque venden frutas y verduras. Cuando no ofertan productos derivados de animales, se les suma la etiqueta de “veganas”. Pero no necesariamente son orgánicas o agroecológicas.

 

 

Certificaciones orgánicas

Los alimentos orgánicos, para poder ser vendidos como tales, deben presentar una certificación que les permite, además, exportar. Las regulaciones se consensúan con organismos nacionales como el Ministerio de Agricultura, e internacionales como la Comisión Interamericana de Agricultura Orgánica (CIAO).

En Argentina, las certificadoras son cuatro, Argencert (recientemente adquirida por la certificadora francesa Ecocert), OIA (Organización Internacional Agropecuaria), Food Safety S.A. y Letis S.A. Estas empresas son las encargadas de controlar los productos desde la producción hasta su comercialización. O sea, el producto debe ser orgánico desde la tierra donde se produce hasta el camión de traslado. Luego, otorgan una certificación y cobran un canon.

“Algunos productores son orgánicos por las ganancias que perciben, pero otros realmente están convencidos de un cambio cultural, porque creen que cualquier mercado que se expanda enfermando a la gente no es negocio” señala Mario Passo, director de Argencert, una de las certificadoras más importantes del país.

Sin embargo, orgánico no es lo mismo que agroecológico. Estos últimos se manejan bajo los parámetros de un “comercio justo”. Por medio de una garantía de confianza entre las partes involucradas.

“Conocemos con quienes trabajamos y ofrecemos un producto que sabemos de dónde viene y cómo se produce”, cuenta a NOTICIAS María Caroli, una de las fundadoras de la cooperativa Iriarte Verde, quien además insiste en que la agroecología es una ciencia y una forma de vida que incluye la reproducción de la semilla, condiciones de trabajo dignas y autogestionadas y donde se respeten los tiempos de la naturaleza. Y diferencia al productor orgánico del agroecológico:

“¿Por qué crear algo privado como una certificadora, si se debería producir lo más saludablemente posible para el ambiente y para la tierra, como lo hacían nuestros ancestros?”.

Por qué consumirlos. Un informe llevado a cabo por una investigadora de la Universidad Nacional de Mar del Plata (UNMDP), Elsa Rodríguez, indicó que los consumidores de productos orgánicos suelen ser personas con altos niveles de educación. Si bien la mayoría de estos rondan ambian hábitos de consumo para preservarse saludablemente–, cada vez son más los jóvenes que se suman a esta costumbre.

María Calzada, dueña de un restaurante y distribuidora orgánica de Palermo, con 27 años en la temática, asegura que hay distintos perfiles de consumidores: el “biomilitante”, que sabe distinguir los alimentos y está sumamente informado sobre la producción orgánica; el “gourmet”, que tiene un paladar entrenado y prefiere lo orgánico porque le interesa la calidad de los productos; el “saludable”, que por problemas de salud debe evitar los químicos; y el “bebé”, que se inicia en este tipo de alimentación.

Lo que nadie niega es el alto costo de los productos orgánicos. Aunque algunos intentan minimizarlo. “No hace falta ser millonario para consumir orgánicos, sino querer comer sano. Tiene que ver con la decisión de la persona y en qué decide gastar su dinero, si en ahorrar o en una mejor calidad de vida”, insiste Roca.

Sin embargo, Claudia Carrara, dueña hace 15 años de un restó orgánico de zona norte, reconoce que también están los que consumen por una moda: “En general, los extranjeros piden ver las etiquetas de los envases, pero a los argentinos no les importa mucho eso”.
Hecha la ley, hecha la trampa. Las ferias están habilitadas para funcionar por los organismos correspondientes de cada zona.

“Si un productor tiene diez hectáreas agroecológicas y diez que no lo son, mezcla todo y quién va a sospechar. Ese es el riesgo de la garantía de confianza”, dijeron algunos consultados. Los productos orgánicos, en cambio, tienen una certificación. Una opción para no ser engañado es la guía digital “Orgánicos hoy”, impulsada por la ingeniera agrónoma Sofía Landa junto con la Subsecretaría de Alimentos y Bebidas, una idea que surgió a partir de la creciente demanda de orgánicos.

Allí se puede consultar un mapa que indica, por zona y rubro, dónde ubicar los 338 productos ofrecidos actualmente, desde vinos hasta papillas para bebés. Landa asegura que también resulta una manera de controlar el cumplimiento de las normas establecidas por la ley de producción orgánica. Cumplir con los sellos oficiales es requisito fundamental para entrar en la distribución por esta vía.

También están las plataformas digitales de las cooperativas agroecológicas, que comercializan su producción online, y las ferias itinerantes como Sabe la Tierra, creada en el 2009 por Angie Ferrazzini, su actual directora, quien explica que la propuesta consiste en poner en marcha mercados de pequeños productores con el objetivo de tejer redes, promover el consumo responsable, el comercio justo, el desarrollo local y la producción sustentable.
Sabe la Tierra es un equipo de ocho mujeres y una red de aproximadamente 150 productores. Promueven la teoría del “kilómetro cero”, que valora al productor de la zona aledaña al mercado. Distintas estrategias para que no te vendan gato por liebre.

(fuente)

 

 

Anexo con la ley de producción orgánica

resolución SENASA sobre alimentos orgánicos

PRODUCCION ECOLOGICA, BIOLOGICA U ORGANICA

 

Ley 25.127

 

Concepto, ámbito y autoridad de aplicación. Promoción. Sistema de control. Créase la Comisión Asesora para la Producción Orgánica en el ámbito de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación.

 

Sancionada: Agosto 4 de 1999.

Promulgada de Hecho: Septiembre 8 de 1999.

 

El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina reunidos en Congreso, etc. sancionan con fuerza de Ley:

 

TITULO I

Concepto, ámbito y autoridad de aplicación

 

ARTICULO 1º — A los efectos de la presente ley, se entiende por ecológico, biológico u orgánico a todo sistema de producción agropecuario, su correspondiente agroindustria, como así también a los sistemas de recolección, captura y caza, sustentables en el tiempo y que mediante el manejo racional de los recursos naturales y evitando el uso de los productos de síntesis química y otros de efecto tóxico real o potencial para la salud humana, brinde productos sanos, mantenga o incremente la fertilidad de los suelos y la diversidad biológica, conserve los recursos hídricos y presente o intensifique los ciclos biológicos del suelo para suministrar los nutrientes destinados a la vida vegetal y animal, proporcionando a los sistemas naturales, cultivos vegetales y al ganado condiciones tales que les permitan expresar las características básicas de su comportamiento innato, cubriendo las necesidades fisiológicas y ecológicas.

 

ARTICULO 2º — Con el objeto de permitir la clara identificación de los productos ecológicos, biológicos u orgánicos por parte de los consumidores, evitarles perjuicios e impedir la competencia desleal, la producción, tipificación, acondicionamiento, elaboración, empaque, identificación, distribución, comercialización, transporte y certificación de la calidad de los productos ecológicos, deberán sujetarse a las disposiciones de la presente ley y a las reglamentaciones y/o providencias de la autoridad de aplicación.

 

ARTICULO 3º — La calificación de un producto como ecológico, biológico u orgánico es facultad reglamentaria de la autoridad de aplicación, y sólo se otorgará a aquellas materias primas, productos intermedios, productos terminados y subproductos que provengan de un sistema donde se hayan aplicado las prácticas establecidas en la reglamentación de esta ley.

 

ARTICULO 4º — Será autoridad de aplicación de la presente ley, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Nación, a través del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (SENASA).

 

ARTICULO 5º — Créase la Comisión Asesora para la Producción Orgánica en el ámbito de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación de la Nación, la cual estará integrada por representantes de la mencionada Secretaría, de otros organismos públicos, y de organizaciones no gubernamentales de acreditada trayectoria cuya actividad principal esté directamente relacionada con la actividad orgánica.

 

Serán funciones de esta Comisión, asesorar y sugerir la actualización de las normas vinculadas a la producción ecológica, biológica u orgánica, sin perjuicio de otras que en el futuro se le atribuyan por vía resolutiva. El Poder Ejecutivo establecerá el número de miembros y su estatuto de funcionamiento, pudiendo delegar en el propio Comité el dictado de dicho estatuto.

 

TITULO II

De la promoción

 

ARTICULO 6º — La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, promoverá la producción agropecuaria ecológica, biológica u orgánica en todo el país, y en especial en aquellas regiones donde las condiciones ambientales y socioeconómicas sean propicias para la actividad y hagan necesaria la reconversión productiva.

 

ARTICULO 7º — Se impulsará la apertura del nomenclador arancelario para productos de la agricultura ecológica, biológica u orgánica a los efectos de discriminar correctamente la comercialización de dichos productos.

 

TITULO III

Del sistema de control

 

ARTICULO 8º — La certificación de que los productos cumplan con las condiciones de calidad que se proponen, será efectuada por entidades públicas o privadas especialmente habilitadas para tal fin, debiendo la autoridad de aplicación establecer en este último caso, los requisitos para la inscripción de las entidades aspirantes en el Registro Nacional de Entidades Certificadoras de Productos Ecológicos, Biológicos u Orgánicos, quienes serán responsables de la certificación de la condición y calidad de dichos productos.

 

ARTICULO 9º — La autoridad de aplicación confeccionará y mantendrá actualizadas las listas de insumos permitidos para la producción ecológica con el asesoramiento del Comité Técnico Asesor.

 

ARTICULO 10. — La autoridad de aplicación tendrá plenas facultades para efectuar supervisiones, cuando lo considere necesario, de los establecimientos de producción y/o elaboración ecológica, biológica u orgánica, los correspondientes medios de almacenamiento, comercio y transporte, y para solicitar a las entidades certificadoras, toda la documentación pertinente a los efectos de auditar el funcionamiento y de facilitar el control de su situación comercial o impositiva por los organismos competentes.

 

ARTICULO 11. — Comuníquese al Poder Ejecutivo.

 

DADA EN LA SALA DE SESIONES DEL CONGRESO ARGENTINO, EN BUENOS AIRES, A LOS CUATRO DIAS DEL MES DE AGOSTO DEL AÑO MIL NOVECIENTOS NOVENTA Y NUEVE.

 

—REGISTRADO BAJO EL Nº 25.127—

Dejar un comentario