Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

El loro testigo

| El 21, Jul 2017

Un loro fue testigo en un juicio por asesinato. Declaró lo que escuchó pero el tribunal se debatía si el psitacoideo era o no un testigo hábil. Finalmente arribaron al veredicto.

¿Existe el crimen perfecto?

Glenna vivía en una casa en Michigan con Martin, su esposo. Discutían seguido por temas de convivencia. Ella no quería mascotas, él sí. Finalmente transaron en tener un loro. Esto fue hace unos 10 años. 5 años más tarde, Martin moría a causa de los cinco disparos de arma de fuego. El único testigo, el loro.

Ella alegó que fue un intento de Martin de dispararse, pero el fiscal no le creía. Si bien la posibilidad existía, cinco veces es demasiado. El fiscal es quien acusa ante el jurado que debe considerar si el acusado es culpable o inocente. El juez solo dirige el procedimiento, similar a lo que sucede en Argentina, salvo en el fuero “nacional”  que sigien con el viejo sistema de la inquisición ¿Podían valorar el testimonio del loro?

El ave, un loro gris africano (Psittacus erithacus) es conocido por imitar lo que dicen, incluso las malas palabras. Aparentemente habían tenido problemas con los vecinos por esto, porque los insultaba al pasar.

File:Psittacus erithacus -perching on tray-8d.jpg

Inicialmente el fiscal pidió incorporar al testimonio del loro como evidencia, pero finalmente el juez no lo aceptó. Es que antes del juicio el loro declaró para repetir las últimas palabras de Martin: “No dispares!” (Don’t shoot).


PUBLICIDAD

El jurado encontró a Glenna culpable de asesinar a su esposo en primer grado, tras un día de debate. Valoraron que ella había sufrido una herida en la cabeza, que le causó el marido al defenderse.

Familiares de Martin objetaron que no se hubiera valorado el testimonio del loro desde el principio, y que la condena haya demorado dos años, “mucho tiempo para esperar la justicia”, si conocieran Argentina…

El loro fue a parar a manos de la ex esposa de Martin, que cada tanto escucha al animal extrañar a Martin, y repite su frase “no dispares” seguido de la onomatopeya de los disparos, con su voz de loro. “Este loro recoge todo lo que escucha y tiene la boca más sucia que escuché”.

Si bien el loro no declaró, sí contribuyó a tener certeza para que el crimen se esclarezca. Un crimen no es perfecto y con investigadores hábiles se puede encontrar la verdad con la mayor aproximación posible, porque lo que no existe es la “reconstrucción judicial perfecta”, pero sí acercarse.

 

 

 

Ser testigo en Argentina

Al recibir una citación para declarar, el testigo tiene que ir, sí o sí. El código penal dice que tiene que ir, declarar (hablar) y decir la verdad:

Será reprimido con prisión de quince días a un mes, el que siendo legalmente citado como testigo, perito o intérprete, se abstuviere de comparecer o de prestar la declaración o exposición respectiva. En el caso del perito o intérprete, se impondrá, además, al reo, inhabilitación especial de un mes a un año.

Para el falso testimonio, incluso en juicio laboral, civil, comercial, etc., esta es la pena:

Será reprimido con prisión de un mes a cuatro años, el testigo, perito o intérprete que afirmare una falsedad o negare o callare la verdad, en todo o en parte, en su deposición, informe, traducción o interpretación, hecha ante la autoridad competente.

Si el falso testimonio se cometiere en una causa criminal, en perjuicio del inculpado, la pena será de uno a diez años de reclusión o prisión.

Decir la verdad también comprende exponer la relación con las partes del juicio, si se es amigo, enemigo y demás. Aunque una vez se planteó qué pasaba con los “amigos” de Facebook y la cámara laboral dijo que no siempre son verderos amigos. La empresa había objetado la declaración de un amigo de Facebook del trabajador, pero finalmente los jueces laborales la aceptaron.

Por el momento no hay una ley que proteja expresamente a los testigos en sede laboral (compañeros del trabajador despedido) pero se aplican las normas generales sobre el despido discriminatorio.

 Más sobre el loro testigo…

Dejar un comentario