Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

El problema legal de las fotos voyeur

| El 23, Ago 2017

Por qué las mujeres siguen indefensas frente al mirón de playa que hace fotos.
Se calcula que en Internet hay más de 10.000 imágenes robadas solo a españolas en topless o desnudas frente al mar.

El problema legal de las fotos voyeur

Basta con teclear “fotos tetas playa” en Google. No hay que ser un lince geek ni conocer la deep web para encontrarse con ellas. En 0.2 segundos, más de dos millones y medio de resultados. En la primera página del buscador, una multitud de foros y páginas en español para entretenerse con centenares de webs donde miles de desconocidas semidesnudas aparecen en distintas décadas y en diferentes playas, escribe la nota de Noelia Ramírez para El País.

Fotos robadas y captadas sin su consentimiento, con un lúbrico objetivo, “un afán onanista que se evidencia, por ejemplo, en un hilo (thread de un foro) donde un usuario muestra su indiginación –reacción que daría para otro artículo– por encontrarse con cuatro chicas que hacen topless y que se tapan los pechos cuando llegan sus novios. El 80% de los participantes solo replicó para pedir una cosa: “fotos”.

Lara Sánchez, abogada de derecho de Familia y penal en Aba Abogadas, apunta a que existe “una indefensión absoluta” de las mujeres en este ámbito. “Que te hagan una foto en una playa, estés desnuda o no, sin tu consentimiento no es delito porque estás en un lugar público“, aclara. Al no estar tipificado como tal, de poco sirve que la mujer, si pilla al mirón con su cámara, intente disuadirlo de que borre la foto o llame a la policía para que la requise. La ley no la ampara y los voyeurs profesionales saben que se saldrán con la suya aunque llegue una patrulla.

Sin embargo, la víctima, la mujer fotografiada, sólo podrá recurrir a la justicia en dos ocasiones:

a) La primera, si logra encontrar su fotografía en unos de estos infinitos foros de internet. Ahí se trata de hacer pantallazo y denunciar, porque la policía puede rastrear la IP y dar con el mirón en cuestión. Sánchez apunta a que en este caso se podría aplicar una condena de hasta cinco años por lo penal, por el delito de revelación y descubrimiento de secretos. También se podría demandar por lo civil, como intromisión a la intimidad, y demandar una compensación económica.


PUBLICIDAD

b) La segunda, si la mujer está acompañada por niños que están desnudos y puede probar que en las fotografías aparecen los genitales de los pequeños. La abogada apunta a que el simple hecho de tomar la fotografía ya sería delito, en este caso el de corrupción de menores, y podría suponer una pena de hasta cuatro años de cárcel.

Aunque la afectada no pueda denunciar si no está acompañada de niños desnudos (o se han tomado las fotografías mientras toma el sol en un barco), la abogada recomienda tomar la iniciativa para tratar de disuadir al voyeur:

“Es recomendable grabar al mirón antes de llamar su atención e intentar encontrar a un testigo que después pueda certificar que nos estaban haciendo fotos. Acto seguido llamaría a la policía para que lo identificasen, aportando la prueba de la grabación y del testigo”.

Todo este proceso no asegura que se borre nuestra foto ni que se requise su cámara, pero podría ayudar a disuadir a los más inexpertos. “Los profesionales conocen sus derechos perfectamente”, apunta Sánchez. “Además, ahora, con el móvil, lo tienen mucho más fácil”.

La abogada asegura que la policía ya está intentando establecer protocolos de actuación frente a una práctica en las playas más habitual de lo que la gente cree. Al no ser punitivo, es imposible cuantificar cuántas mujeres han tratado de hacerlo.

Consultadas por esta revista, fuentes de la Policía Nacional aclararon que tampoco existe un censo de número de denuncias de mujeres que se hayan topado con un desnudo suyo en internet en un lugar público. Desde la UOC (Universitat Oberta de Catalunya) indican que hace 10 años el Observatorio Español de Internet calculaba que había cerca de “10.000 fotografías de este estilo colgadas en webs sin el permiso de los protagonistas”. Mujeres que probablemente ni saben que están cosificadas en una simple búsqueda de internet: “foto tetas playa” .

Por lo pronto, en Argentina, el tema legal tiene un status similar. Si se descubre que un fotógrafo saca una foto indebidamente se puede recurir a la fuerza pública para al menos identificarlo. Es un derecho no ser fotorafiados, y otro derecho es que no publiquen esa foto. Por ahora, solo está disponible la acción civil, salvo que sea en un modo continuo de hostigamiento (stalkeo) que también es una contravención.

Esta situación ha generado que muchas mujeres elijan playas más apartadas o que “elijan” cubrirse más para ir a la playa. Y es que a nivel legal, la solución llega tarde aunque ya hay varios intentos para penalizar la pornovenganza o difusión de fotos íntimas.

En efecto, por ahora y hasta que haya una ley penal, hay acción civil para pedirle a un juez o a un buscador que se remueva la imagen personal de un buscador. Abajo  y como anexo está el proceso para hacer la petición a Google para que retire la propia imagen o información personal.

También puede acudirse directamente a un juez porque Google solo removerá las imágenes del buscador, pero no de sitios manejados por terceros, Google alega que solo indexa esa información.

 

 

También sucede con las guardavidas

Ahora en España e ha avivado la polémica por el uniforme de las socorristas o guardavidas españolas.

 

Anexo con formulario para remover imágenes privadas

Según Google informa, para retirar imágenes personales explícitas y no deseadas de Google primero aclaran que “solo retiraremos las imágenes o los vídeos en los que aparezcas personalmente y que cumplan nuestros requisitos”. Para que podamos ayudarte, asegúrate de que tu solicitud cumpla los siguientes requisitos:

Apareces desnudo/a o durante un acto sexual.
Se trata de contenido privado que se ha hecho público sin tu consentimiento (p. ej., “porno vengativo”).
O bien, el acto se produjo sin tu consentimiento y las imágenes también se han hecho públicas sin que lo consientas.
Si bien podemos impedir que una página aparezca en nuestros resultados de búsqueda, no podemos retirar el contenido de los sitios web que lo alojan, así que recomendamos que primero te pongas en contacto con el webmaster del sitio web para solicitar que se retire el contenido. Más información sobre este proceso

Para solicitar que se retire este contenido de los resultados de búsqueda de Google, utiliza este formulario. También puedes autorizar a un representante para que lo cumplimente en tu nombre.

Consejos para rellenar el formulario de eliminación de imágenes

En la sección del tipo de contenido que quieres que se retire, selecciona “Una imagen de mí mismo”.
Deberás proporcionar la información siguiente para la eliminación:
Tu nombre completo
País
Dirección de correo electrónico de contacto
URL de donde se encuentra publicado el contenido, si procede
Una URL de muestra de los resultados de búsqueda de Google donde aparezca la imagen o el vídeo
Capturas de pantalla del contenido infractor, para asegurarnos de retirar los resultados correctos. Te animamos a que utilices un programa de edición de imágenes para tapar las partes sexualmente explícitas de las capturas, pero asegúrate de que podamos identificar el contenido específico que quieres que se retire.

Dejar un comentario