Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

El uso propio del tiempo de trabajo

| El 02, Jun 2017

Hasta dónde es legítimo usar el tiempo propio en el lugar de trabajo. Ahora, dos casos, en el primero consideran justificado el despido de un trabajador por haber desarrollado trabajos para terceros durante su jornada laboral. En otro, pese a haberlo encontrado en el casino, no… Mirá lo que pasó.

El trabajador que aprovechó la oficina para desarrollar trabajos para terceros

Por Ezequiel Martitegui

La Cámara de Apelaciones en lo Civil, Comercial, Laboral y de Minería (Sala II) de la Ciudad de Neuquén revocó un fallo de primera instancia que hacía lugar a una demanda por despido directo de un trabajador que había sido despedido con causa en virtud de haber realizado trabajos profesionales propios de su profesión para un tercero durante su horario laboral.

El trabajador en cuestión contaba con antecedentes disciplinarios previos al despido, había sido apercibido en dos oportunidades por “dedicar gran parte de su horario de trabajo al ocio” y por “no cumplir con las normas de convivencia y buenas costumbres del trabajador”, ninguna de éstas dos sanciones objetadas por parte del trabajador. Asimismo durante el litigio se probó mediante una pericia informática que el trabajador, quién era un profesional de Ciencias Económicas, había utilizado la computadora del establecimiento laboral para la realización de un trabajo para un tercero.

No obstante haber sido probados estos extremos el juez de primera instancia hizo lugar al reclamo del trabajador de las correspondientes indemnizaciones por despido injustificado considerando que las sanciones previas eran aisladas y que era insuficiente la injuria (haber realizado trabajos para terceros en horario laboral) para considerar fundado el despido.

Dicha decisión motivó la apelación por parte del empleador quien consideró que el trabajador había sido bien despedido toda vez que, en su opinión, la injuria grave había sido probada y que la medida era justificada en virtud de considerar a todas las sanciones en su conjunto.


PUBLICIDAD

Finalmente la Cámara de Apelaciones hizo lugar a la apelación considerando que el trabajador había sido despedido con causa suficiente sosteniendo que “la circunstancia que las sanciones aplicadas con anterioridad respondan a conductas diferentes del hecho que determinó el despido, no neutraliza la influencia de aquellas en la valoración de la injuria, desde el momento que son demostrativas de una conducta general de la actora que no se condice con el buen trabajado”.

A modo de conclusión podemos decir que el caso en cuestión analiza cuando es justificado un despido toda vez que no cualquier falta es suficiente para despedir a un trabajador.

Algunos autores como Fernández Madrid sostienen que para que el despido sea justificado debe existir una proporcionalidad entre la falta y la sanción, es decir que no cualquier falta es causa suficiente para despedir a un trabajador, y que, los antecedentes desfavorables pueden servir de apoyo a un despido. Otros autores como Raúl Ojeda sostiene que al despido hay que medirlo tanto cualitativamente como cuantitativamente, es decir que una falta puede o no ser suficiente para despedir a un trabajador pero que si no es suficiente hay que también evaluar la cantidad de sanciones previas.

En definitiva podemos afirmar que la justificación de un despido depende de que la falta cometida por el trabajador sea realmente grave o de cantidad de las mismas. Obviamente quien tendrá la última palabra será el juez quién evaluará la procedencia o no del despido y siempre lo hará teniendo en cuenta los principios del derecho laboral que tienden a proteger al trabajador.

 

 

Ordenan reincorporar a un municipal que jugaba en el casino en horario de trabajo

La justicia provincial ordenó al municipio de Neuquén que reincorpore a un empleado que había sido cesanteado en 2013 que fue hallado por el intendente Horacio Quiroga jugando en el casino en horario de trabajo.

El agente era delegado sindical y por ende el juez laboral entendió que debieron habérsele quitado los fueros antes de imponerle una sanción. El fallo es de primera instancia por lo que puede ser apelado.

La decisión originó la ira del jefe comunal quien entre otros conceptos lo inscribió como “un claro ejemplo de populismo judicial” porque “que un empleado público tenga fueros porque pertenece a un sindicato ¿le da el derecho a estar jugando en el casino en su horario de trabajo?”

El 16 de julio de 2013 cerca de las 13.30 Quiroga se hizo presente en Casino Magic para participar de la firma de un convenio de responsabilidad social y vio a una persona que identificó como empleado municipal. “Estaba jugando en el casino en pleno horario de trabajo. Los contribuyentes le pagaban el sueldo y él en horario de trabajo estaba jugando unas fichas en el casino”, indicó Quiroga.

Contó que lo saludó y se ocupó de determinar si en su lugar de trabajo, en el área de Cultura, cumplía funciones ese día. Le dijeron que sí, entonces comenzó el proceso de cesantía.

Después de todo el trámite burocrático en agosto de 2013 se inicia sumario interno y en mayo de 2014 firmo el decreto 408 dictan la cesantía del empleado.

El fallo es del 3 de febrero, donde se ordena la reincorporación del empleado. “¿Por qué me ordenan reincorporarlo? Porque aparentemente cuando ocurrió el hecho era miembro de la comisión directiva de la Unión de Obreros y Empleados Municipales y tenía fueros. Entonces para aplicarle la cesantía primero había que sacarle los fueros”, dijo Quiroga. (fuente)

Dejar un comentario