Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

Los niños necesitan microbios – no antibióticos – para desarrollar inmunidad, dicen los científicos

| El 29, May 2017

Tras la prohibición de los jabones antibacteriales, en el libro “Let Them Eat Dirt”, algo así como “Dejá que se ensucien” y con la bajada “Cómo los microbios pueden hacer que nuestros chicos sean más sanos”, dos científicos alertan sobre la excesiva higiene que tienen algunos padres respecto de sus hijos, quizás alarmados por algunos avisos publicitarios. Los ambientes hiper-higiénicos pueden conducir a enfermedades crónicas, enseñan.

El equilibrio de la higiene

En la mano hay una comunidad de bacterias y microorganismos. Al darnos la mano los compartimos: las manos son el principal vehículo para propagar enfermedades al tener condiciones de humedad, temperatura y áreas sebáceas que permiten a los gérmenes formar colonias de hasta 128 millones de miembros en sólo 24 horas y transmitirse a otras personas con el saludo, señala el biólogo del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM Jorge Morales Montor.

De hecho, se estima que en un cm2 de piel viven 108 tipos de microbios. La mayoría son inofensivos y estos a su vez compiten con los que pueden causar daño. Por eso, el alcohol en gel no es la mejor opción, al exterminar estas colonias… Pero puede ser el mal menor si se busca desinfectar en cierto ámbitos. Y cuando se matan los “microbios” buenos, los “malos” dejan de tener competencia…

Lo ideal para lavarse las manos es el jabón común, y antes de cocinar es algo que por ley deben hacer todos los que trabajan en la alimentación, igual que tener las uñas cortas, no usar anillos y demás. Pero peor son los jabones antibacteriales. Y doblemente peor en chicos. Veamos.

 


PUBLICIDAD

 

Los chicos y la suciedad

Permitir que los niños jueguen con la suciedad en realidad les ayuda a construir su sistema inmunológico y reducir sus posibilidades de desarrollar enfermedades crónicas, como el asma.

En una nota escrita por Brandie Weikles de The Star entrevistó los autores del libro. Allí se afirma que es importante lavarse las manos. Es crítico durante la temporada de gripe y especialmente si visita a alguien en el hospital. El problema es – al menos en Occidente – los padres han tomado el negocio de mantenerse limpio demasiado lejos.

La nueva ciencia demuestra que destruir micro organismos con nuestros desinfectantes para manos, jabones antibacterianos y dosis descomunales de antibióticos está teniendo un impacto profundamente negativo en el sistema inmunológico de nuestros niños, dice la microbióloga Marie-Claire Arrieta, coautora de un nuevo libro citado Let them eat dirt.

La profesora asistente de la Universidad de Calgary, junto con su co-autor, el microbiólogo Brett Finlay, argumentan que estamos criando a nuestros hijos en un ambiente más higiénico e higiénico que nunca. Dicen que exagerándolo de la manera en que estamos está contribuyendo a una serie de condiciones crónicas que van desde las alergias a la obesidad.

-¿Qué te inspiró a vos y a Finlay a escribir Let Them Eat Dirt?

Ambos somos microbiólogos y hemos estado estudiando la comunidad de microbios que viven en nuestras tripas – lo que llamamos nuestro microbioma intestinal. En los últimos años la investigación de nuestro laboratorio y otros laboratorios ha demostrado que la salud de este microbioma temprano en la vida es realmente crucial para nuestra salud de toda la vida. No es sólo que somos científicos, pero ambos somos padres. Pensamos que los padres y los cuidadores realmente se beneficiarían de nosotros trayendo este conocimiento al público.

-Hemos estado escuchando por algún tiempo que el uso excesivo de antibióticos puede conducir a infecciones hospitalarias resistentes a los antibióticos, algo que podemos asociar con las personas mayores y otras personas inmunodeprimidas. Pero entiendo que las implicaciones son mucho más inmediatas e individuales que eso. ¿Cuál es la conexión entre los microbios y el desarrollo del sistema inmunológico en la infancia?

Cuando nacemos no tenemos microbios. Nuestro sistema inmunológico está subdesarrollado. Pero tan pronto como los microbios entran en la imagen, que ponen en marcha nuestro sistema inmune para funcionar correctamente. Sin microbios nuestro sistema inmunológico no puede combatir infecciones bien.

No es sólo la presencia de estos microbios, sino lo que producen. Ellos producen moléculas y sustancias que interactúan directamente con las células del revestimiento en nuestros intestinos, pero también con las células inmunes que están en el otro lado del revestimiento en nuestras tripas. Literalmente, los entrenan.

Sólo al encontrarse con estas sustancias microbianas una célula inmunológica obtiene la información para hacer lo que se supone que deben hacer. Entonces estas células en nuestro intestino tienen la capacidad de transportarse a otras partes del cuerpo para hacer más entrenamiento.

 

-Era raro cuando estábamos creciendo para aprender de un par que tenía una alergia severa de la tuerca. En el libro se toca una teoría conocida como la “hipótesis de higiene”. ¿Qué es eso?

La hipótesis de la higiene trata de explicar por qué las alergias, así como la obesidad y la enfermedad inflamatoria intestinal e incluso el autismo, estas son todas las enfermedades en aumento.

Y esto no se explica sólo por los genes. Nuestros genes simplemente no cambian tan rápido. La investigación está demostrando constantemente que son estos cambios en la exposición temprana de la vida a los microbios que están conduciendo el aumento de estas enfermedades. La falta de exposición microbiana temprana en la vida que es necesaria para que nuestro sistema inmunológico sea entrenado correctamente y eventualmente sea capaz de evitar el desarrollo de estas enfermedades.

-¿Hay cosas que los padres pueden hacer y no hacer para asegurarse de que desarrollan un buen microbioma saludable y tal vez reducir las posibilidades de que los niños contraigan alergias, asma y otras afecciones relacionadas?

La evidencia epidemiológica muestra que los niños que están creciendo en un ambiente de granja tienen menos posibilidades de desarrollar asma. Por supuesto, no se puede simplemente recoger sus cosas y convertirse en un agricultor, pero

Pero lo que esto sugiere es que vivir en un ambiente que es menos limpio es realmente mejor. Lo mismo es cierto para poseer una mascota, específicamente un perro. Deje que su bebé juegue con seguridad con los perros.

Los estudios también han demostrado que la limpieza de todo lo que entra en la boca del bebé aumenta sus posibilidades de asma. La incidencia de desarrollar asma disminuye si se limpia el chupete en la boca de los padres. Y todo esto apunta al hecho de que estamos viviendo demasiado limpios, hasta el punto de que no es beneficioso.

La higiene es crucial para nuestra salud. No debemos dejar de lavarnos las manos, pero debemos hacerlo en un momento en que sea eficaz para prevenir la propagación de la enfermedad – antes de comer y después de usar el baño. En cualquier otro momento puede no ser necesario. Así que si su hijo está en el patio trasero jugando con la suciedad, no es necesario quitar esa suciedad. No hay ningún beneficio al hacerlo. Tiene que haber un equilibrio entre prevenir la infección, que sigue siendo una amenaza real en la sociedad, pero también promover esta exposición microbiana que es saludable.

Seguir leyendo, ¿Por qué se prohibieron los jabones antibacteriales? 

 

Sobre los antibióticos

En una entrevista para MarketWatch, los autores del libro citado opinaron sobre los “peligros de los antibióticos” que han generado hecho muchas noticias últimamente, relacionado con los jabones antibacteriales que Estados Unidos prohibió.

Los antibióticos son drogas maravillosas y son uno de los mayores descubrimientos en la medicina moderna. Tratan muy eficazmente la mayoría de las infecciones que hace sólo 100 años podrían matar a alguien. El problema -y es un gran problema- es que están diseñados para matar indiscriminadamente a los microbios, tanto buenos como malos.

En vez de matar exactamente el insecto que causa mal, los antibióticos actúan como una granada en el intestino. Los daños colaterales resultantes, especialmente cuando se administran antibióticos en los primeros años de vida, es que pueden eliminar los buenos microbios encargados de entrenar nuestro sistema inmunológico y otros aspectos de nuestro metabolismo. No es sorprendente que tomar antibióticos durante la infancia se asocia con un aumento de asma, alergias y obesidad, por lo que son verdaderamente espada de doble filo. Nuestro mensaje es usar antibióticos sólo cuando sea necesario – durante una infección bacteriana.

El problema es que son abusados ​​por los profesionales de la salud y los pacientes. Se dan para las infecciones virales porque a menudo los síntomas entre una infección bacteriana viral son difíciles de distinguir así que hay una urgencia verdadera para las nuevas pruebas de laboratorio que pueden ayudar a un doctor prescriben mejor antibióticos. Mientras tanto, nuestro consejo, basado en las directrices de las sociedades pediátricas, es utilizar el “enfoque de espera vigilante”, especialmente si el niño es mayor de 6 meses, si es saludable y tiene síntomas leves.

Estas pautas también recomiendan que los padres tengan un buen acceso a analgésicos para que el niño pueda ayudar a arreglar las cosas. Por lo general, sugieren esperar 48-72 horas, y luego el seguimiento si los síntomas no se ha resuelto. También recomendamos comer alimentos fermentados (yogur, kéfir) y usar probióticos pediátricos durante y después del tratamiento antibiótico. Consulte a su profesional de la salud con respecto a probióticos efectivos que han sido sometidos a pruebas en ensayos con seres humanos (muchos no lo han hecho).

El otro gran peligro con los antibióticos es que las bacterias se vuelven resistentes a ellos. La resistencia a los antibióticos es una de las mayores preocupaciones en la salud pública en este momento, ya que cada vez más “Superbugs” (aquellos que son resistentes a la mayoría de los antibióticos aparecen en los hospitales de todo el mundo.Si los mejores antibióticos no están diseñados por los productos farmacéuticos, Regresar a los días en que las infecciones fueron una de las causas más comunes de la muerte Debemos ser inteligentes acerca de los antibióticos, ya que pueden borrar nuestras buenas bacterias y, al mismo tiempo hacer que las bacterias malas más difíciles de tratar.

¿Qué te pareció la nota? ¿Sos muy precavida con la limpieza? ¿Qué precauciones tomás? Podés dejar tu comentario abajo y seguir leyendo, ¿Por qué se prohibieron los jabones antibacteriales? 

 

 

Dejar un comentario