Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

Planes de ahorro automotor – todo sobre

| El 17, Sep 2017

En esta oportunidad un oyente me envió esta información sobre el funcionamiento de los planes de ahorro que me parece muy valiosa y por eso la comparto. Tomar una decisión pero informados. Y acá podés leer algo sobre los derechos que nos asisten en un plan de ahorro.

Esta nota es general y cada plan de ahorro puede variar, por eso es importante leer la letra chica y conocer los gastos totales de antemano. Es un derecho que informen todo y tener copia del contrato y costos antes de firmarlo.

Plan de ahorro automotor en Argentina – cómo funciona y qué conviene

Por Ignacio Napal

Funcionamiento básico del plan de ahorro

Supongamos que queremos comprar un bien X, por ejemplo, una notebook, que vale $20.000. No disponemos de ese dinero, pero sí podemos ahorrar $2000 por mes. Por tanto, vamos juntando la plata, y llegado el mes n°10, vamos y la compramos al contado.

Ahora bien, nos encontramos con otras 9 personas (amigos y conocidos) que están en la misma: todos quieren comprar la misma notebook, y todos pueden disponer de $2000 por mes. Si seguimos así, todos estaremos ahorrando, y en el 10mo. mes, nos presentamos los 10 en la tienda, a comprar 10 notebooks de contado, cada uno con sus $20.000.


PUBLICIDAD

Si lo pensamos un poco, como cada uno de nosotros estamos ahorrando $2000 mensualmente, cada mes entre los 10 juntamos el valor de una notebook! Por tanto, si nos organizamos solidariamente, podemos hacer un pozo común cada mes con los $2000 de cada uno, juntar los $20.000 e ir a comprar la notebook, y ya desde el primer mes! Y qué hacemos con una notebook el mes 1 para compartir entre diez?

¡La sorteamos entre nosotros! El primer sorteo será entre 10, el segundo entre 9, el tercero entre 8, y así sucesivamente. Habrá un suertudo que se lleva la notebook en el mes 1, habiendo puesto tan solo una cuota de $2000, y así. En el peor de los casos, el que salga último (el que quede para el 10mo. mes) estará en la misma condición que al principio: fue ahorrando $2000 mensuales durante 10 meses, recibiendo el bien al final.

El sistema es solidario, pues estamos pagando parte de las notebooks de los demás, hasta que nosotros salgamos sorteados, y de ahí en adelante los demás pagarán parte del resto nuestro equipo. Pero avanzamos en los meses: en lugar de terminar comprando 10 notebooks todos por separado en el mes décimo mes, fuimos sacando una notebook por mes, y nos adelantamos en el tiempo, teóricamente por el mismo precio.

 

Algunas cuestiones sobre el plan de ahorro

Hasta aquí vimos la conveniencia de los planes de ahorro automotor. Ahora repasamemos algunas cuestiones, incluyendo desventajas, que pueden variar según el contexto y la letra chica de cada plan.

1) Variaciones en el precio (por ejemplo, inflación!)

Como cada mes debemos juntar el dinero para comprar una notebook, el valor de la cuota deberá ser la décima parte (en este caso) del valor de la notebook en ese mes, porque es lo que necesitamos.

Supongamos que la cuota, que originalmente era de $2000 porque la notebook valía $20.000, varíe mensualmente así:

Mes 1 – Precio del bien $20.000 – Cuota: $2.000
Mes 2 – Precio del bien $20.300 – Cuota: $2.030
Mes 3 – Precio del bien $20.500 – Cuota: $2.050
Mes 4 – Precio del bien $20.700 – Cuota: $2.070
Mes 5 – Precio del bien $20.900 – Cuota: $2.090
Mes 6 – Precio del bien $21.200 – Cuota: $2.120
Mes 7 – Precio del bien $21.300 – Cuota: $2.130
Mes 8 – Precio del bien $21.600 – Cuota: $2.160
Mes 9 – Precio del bien $21.800 – Cuota: $2.180
Mes 10 – Precio del bien $22.000 – Cuota: $2.200
—————————————————————-
Total de cuotas: $21.030

El primer sorteado, recibirá una notebook que vale –en ese momento– $20.000, con su factura correspondiente por $20.000, pero terminará pagando la sumatoria de todas las cuotas, que es de $21.030 (paga más que el valor de la factura que recibe). El último, en oposición, recibirá un bien que al mes 10 vale $22.000, con su factura de $22.000, pero aportará lo mismo que todos: $21.030 (paga menos que el valor de la factura que le emitien).

Una vez que te entregan el bien, la cuota no se congela. Porque precisamente, si hay inflación, la misma varía junto con la alteración del precio del bien. A partir del precio del bien al momento de la adjudicación, se define el valor de la cuota para cada mes.

Tiene que quedar bien en claro que esto no es una financiera, sino un círculo solidario de ahorro. Todos nos pagamos entre todos. Por otra forma de financiarse, vayan a un banco! En ciertos casos, por eso, puede convenir un crédito UVA aunque también se ajusta por la inflación. Hay que evaluarlo.

2) Armado del grupo (o “círculo”, tal la jerga habitual)

El valor de la cuota entonces es la N-ésima parte del valor del bien a adquirir, para un grupo de N integrantes, que durará N meses. Si el bien en cuestión es de precio muy elevado (por ejemplo, un automóvil), para disminuir el valor del la cuota aumentando la cantidad de cuotas, es necesario armar un grupo más grande (con más integrantes).

Por ejemplo, si queremos hacer un plan de 60 cuotas mensuales (5 años), para que cada cuota sea la 60va. parte del valor del auto, necesitamos reunir 60 personas interesadas en el mismo auto, misma marca, mismo modelo. Esto es imposible de armar a modo personal, y ahí es donde aparecen las Administradoras de Círculos de Ahorro (ejs. Plan Rombo, Plan Óvalo, Autoahorro Volkswagen, y toda esas). Ellas, a través de sus redes de concesionarias, logran armar los círculos, y terminamos formando parte de un grupo de 60 personas desperdigadas en todo el país, a las que nunca vamos a conocer, y con las que somos solidarios.

3) Alteraciones del grupo del plan de ahorro

Qué pasa si un integrante quiere retirarse? En nuestro ejemplo inicial, que sucedería si, luego de haber pagado la cuota 3, un integrante quiere retirarse? Pedirá al grupo que le restituyan lo que ya pagó ($6000 sin inflación, $6080 en nuestro caso inflacionario). Esto no resultaría tan simple, pues el grupo no dispone de ese dinero, ya que lo utilizó para adquirir las tres notebooks que ya se entregaron. Tendrá que ver la forma de devolverlo a futuro, y a su vez, reestructurar el grupo para que funcione con 9 miembros, y con –obviamente– una cuota mayor.

Las administradoras se encargan de estas situaciones, de varias maneras: ocupando ellas mismas el lugar vacante, moviendo allí un integrante de otro grupo que se esté desarmando, etc.

Qué ocurre si un integrante deja de pagar, cuando ya recibió el bien? Aquí ya hay un perjuicio al resto de los integrantes del círculo, y entran los abogados!!! Para protegerse de esta situación, la administradora prenda el bien al momento de la entrega (y en algunos casos, solicitan además el aval de un garante). Si el beneficiario se borra, se ejecutará la prenda (y/o el aval) para recuperar el bien. No siempre se logra, pero el resto del círculo ni se entera, pues lo maneja la administradora.

4) Costos adicionales “inesperados”

Puede haber sorpresas con el tema de la cuota. La cuota se conforma tomando el valor de cuota base (que, como dijimos, es la n-ava parte del valor del bien al momento de ese vencimiento), más costos adicionales. Cuáles? Generalmente, un seguro de vida (que garantiza el funcionamiento del círculo en caso que nos muramos), y un cargo de costos administrativos, que percibe la Administradora (sus gastos –que no son tan menores– y su ganancia).

Hay un cargo más, que sucede una vez adjudicado el bien, y que siempre es para debate: el seguro del bien. Como no hemos terminado de pagar el bien hasta que ocurra la última cuota, pero ya lo tenemos, el bien del que disponemos no es completamente nuestro, sino que la proporción aún impaga es de todos los integrantes del círculo.

Por tanto, la Administradora obliga a asegurarlo a favor del grupo (bastante razonable), terceros obligatorio y –creo– robo y destrucción total/parcial. Ese seguro, en un principio, lo hacían directamente Ellos y te lo incluían en la cuota. Era carísimo (muy por encima de los valores de plaza para la misma cobertura).

Siempre fue una zona confusa y de conflicto, por la razonable suposición de que las administradoras sobrefacturaban el costo de los seguros para obtener alguna ganancia extra, que no era menor. Ahora se permite una tratativa directa entre el flamante propietario de la unidad y la compañía aseguradora o al menos elegir entre tres seguros.

Finalmente, el costo adicional mayor, y a pagar de un solo saque, es al retiro de la unidad: deberemos afrontar los gastos de patentamiento, flete, prenda (para este caso), etc. Estos valores no están incluidos en el monto del círculo (en la cuota), y hay que ponerse. Lo mismo ocurrirá si lo compramos de contado, o por otra forma de financiamiento.

¿Cómo salirnos del plan de ahorro?

Si ya disponemos del bien, y de algunos fondos adicionales, podemos pagar las cuotas pendientes, y listo. Hay que tener bien en claro que, en caso de adelantar cuotas, algunas o todas, y como en casi toda forma de financiamiento, solo deberemos pagar la cuota base: el valor de la unidad dividido por la cantidad de integrantes. No corresponde pagar el resto de los conceptos (seguros, gastos de administración, etc.).

Si aún no hemos sido adjudicados y no disponemos del bien, habría que ver como lo prevé cada Administradora (alguien lee el contrato con letra chiquita?). En principio, podríamos pedir la restitución de las cuotas básicas (sin cargos adicionales). Seguro nos rebanarán alguna parte, o nos lo entregarán a valor histórico.

En teoría, podríamos disponer de nuestros fondos en su totalidad, al momento de salir adjudicados. Volviendo a nuestro ejemplo inicial, que ocurre si, cuando nosotros salimos sorteados, en lugar de la notebook le pedimos al grupo que nos entreguen los $20.000 (o su valor actualizado de ese mes), para que nosotros hagamos con ellos lo que queramos? No habría perjuicio alguno, y seríamos libres de disponer según nuestro deseo o necesidad.

Sin embargo, una Administradora no creo que permita esta movida, porque a ellos les interesa entregarnos el auto, sobre que también ganan (las Administradoras son propiedad de las terminales automotrices). En realidad, cobran una penalidad que es legal en la medida en que sea razonable pero no abusiva. Este es otro tema para ver en la letra chica del contrato de plan de ahorro que firmemos.

 

*                           *                           *

En otros casos uno prefiere concluir el plan y llevarse el auto, y a disfrutarlo. Será cuestión de evaluar la conveniencia o no, pero siempre informados.

 

 

 

Dejar un comentario