Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

2 Comentarios

Compras atadas en tecnología, ¿Legales?

| El 15, Sep 2017

Las ventas de equipos informáticos vienen creciendo de la mano de la rebaja de aranceles y un poco mayor de apertura a las importaciones, aunque aún comprando afuera sigue saliendo más barato. Pero qué sucede con el software y el sistema operativo en particular. ¿Hay derecho a elegirlo?

El problema con las ventas atadas que el código civil y comercial ahora prohíbe es definir el concepto. ¿Pueden vender un auto sin las llantas? La verdad es que no. Pero no pueden obligar a comprarle al auto ciertos accesorios.

Ahora bien, puede no haber venta atada pero si una restricción a la competencia por otros motivos que están en la ley 25156. Esto requiere una investigación. Hace años que está en estudio de la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia una denuncia por supuestos abusos en la comercialización de computadoras con software privativo (por oposición al libre).

A continuación una nota en la que se analiza esta cuestión en un contexto en que la venta de computadoras registra su mayor caída en más de 20 años, siendo Apple es la única compañía que resiste, aunque Lenovo se mantiene en primera posición de un mercado que solo en el primer semestre de 2017 vendió casi 2 millones de equipos, entre computadoras portátiles (notebooks) y las cada vez menos usadas de escritorio.

 

El derecho a elegir el sistema operativo

Por Cintia Perazo


PUBLICIDAD

¿Se puede elegir el Sistema Operativo al comprar una computadora? ¿Es legal que no se ofrezcan alternativas en los negocios?

Hace unos años era normal ir a las góndolas de los retails y encontrar equipos con diferentes opciones de sistemas operativos, pero hoy sólo a través de MercadoLibre o en los locales muy especializados se pueden encontrar.

Consultados sobre este tema desde Microsoft aseguran que legalmente no es obligatorio que todas las notebooks y computadoras que se venden en los retails tengan Windows: “La definición del sistema operativo que lleva el equipo se determina a partir de un acuerdo entre partes. En Argentina no hay legislación al respecto”, aclaran.

Un tema fundamental es oferta y demanda. “Los clientes no piden otro sistema operativo, quieren Windows”, aclaran desde los locales cuando se les pregunta por qué no tienen diferentes opciones de SO.

Por otro lado, algunos usuarios simpatizantes del Software libre sostienen que tampoco es fácil elegir si no hay diferentes opciones disponibles cuando se recorren las góndolas.

 

 

Prohibir o no prohibir

El Artículo 1099 del Código Civil y Comercial establece:

“Libertad de contratar. Están prohibidas las prácticas que limitan la libertad de contratar del consumidor, en especial, las que subordinan la provisión de productos o servicios a la adquisición simultánea de otros, y otras similares que persigan el mismo objetivo”.

¿Y entonces cómo se sitúa la incorporación compulsiva de Windows en las computadoras con respecto a ese marco legal?

Para Microsoft: “Ninguno de los supuestos de ventas atadas previsto por el art. 1099 CCCN aplica en el caso de venta de equipos con sistemas operativos. El fabricante es quien decide qué produce y con qué sistema operativo fabrica sus equipos; y el retailer es quien decide qué compra. Así hay equipos que se fabrican con el sistema operativo Windows; hay equipos que se fabrican con sistemas operativos de varios otros competidores; y también equipos que vienen ‘vacíos’, es decir, sin sistema operativo alguno, en cuyo caso el usuario debería adquirir uno por su lado”.

“¿Puede que entonces está clásula de venta atada valga solo para los opcionales pero no para los accesorios o piezas irremplazables sin los cuales el ítem no podría cumplir la función como sería el caso del sistema operativo?  ¿Sí se daría una situación de venta atada cuando para comprar una cámara reflex se obligue a tener un segundo juego de lentes o en el caso de la PC un paquete opcional de software de edición de imágenes?, pregunta el abogado Sergio Mohadeb.

“Es que hoy la redacción es confusa. Por ejemplo, en un auto son necesarias las llantas, e interpretar que es una venta atada o subordinada no parece ser el caso”, aclara el abogado. “Algo similar sucede con los teléfonos Android o Iphone”, aunque en estos casos es aún más difícil instalar otro software. Sí me parece importante que tanto en una PC como en cualquier otro dispositivo esté esa posibilidad, se dé esa libertad al usuario de modificar el software después de la compra”.

 

 

Ser libre

Los usuarios en software libre aseguran que aunque se pueden conseguir equipos con Linux en algunos comercios on line como MercadoLibre, las que incluyen estas máquina son versiones desactualizadas o poco útiles. “Es simplemente para eludir el pago de la licencia de Windows, que incrementa el precio. Pero en realidad esas computadoras están destinadas a instalar un Windows ilegal. En su lugar podrían venderlas con Ubuntu, Mint,  Huayra, Debian o Fedora,  sistemas de muy buena calidad y con soporte. Pero no es así”, aseguran.

Este grupo de usuarios de software libre termina, entonces, adquiriendo computadoras que incluyen Windows –obviamente en el monto que abonan pagan por la licencia del SO de Microsoft-. Luego terminan borrando ese programa para instalar el que es de su agrado. “Me pasó varias veces”, reconoce un usuario de Linux.

Sobre este tema, Diego Accorinti, coordinador nacional de FLISoL Argentina (Festival Latinoamericano de Instalación de Software Libre) sostiene: “el mercado no ayuda a sus usuarios, porque las prioridades las define la rentabilidad. El software libre prioriza al usuario y lo hace con sustentabilidad, inclusión y libertad”.

En conclusión, no es ilegal vender computadoras con SO Windows o Mac OS. Porque los fabricantes y retails son libres de elegir qué producen y qué venden. Pero también es cierto que los clientes deben tener opciones para poder elegir y cada vez se hace más complicado poder comprar un equipo con software libre o “vacío”, es decir sin SO.

 

Dónde comprar

¿Dónde comprar equipos sin SO o con software libre? Si bien no son muchos las opciones a nivel local. Mercado Libre es, tal vez, uno de los sitios donde más oferta hay. Allí se destacan, principalmente, tres marcas que vienen con gnu/linux: Acer, HP y Dell.

También pueden conseguirse en locales especializados de algunas galerías del microcentro como Galería Jardín y, en la página de Dell, por ejemplo, también hay equipos que pueden seleccionarse con SO Ubuntu.

Si piensan comprar en plataformas digitales como MercadoLibre es recomendable elegir un vendedor con buena reputación, es decir, que tenga comentarios positivos y alta calificación. “Además deben chequear que el equipo tenga la estampilla de AFIP, que es un requisito legal; y que el vendedor les haga una factura -aclara el abogador Sergio Mohadeb y continúa- Si compran una computadora sin sistema operativo o quieren instalarle otro recuerden que, de acuerdo a la legislación vigente, la garantía no pierde vigencia”.

 

 

Comentarios

  1. Bon Jovato

    Si de todos modos, no hay otra opción. La Mac es, solamente, para las Macs y linux…bueh, no es alternativa.

  2. Félix Molinuevo

    Gracias por el sitio. Es muy interesante y claro, y como no soy del palo legal me ayudan mucho sus artículos y comentarios. Me dedico a informática, en especial a sistemas open source, y veo en este artículo algunos temas que quiero comentar. Primero y principal, la falacia de que la gente “pide sistemas privativos”: considero que el 98% de la gente no conoce otra cosa más que lo que le ordenan por marketing. El que le interesa averiguar y saber tiene otras alternativas, que en la mayoría de los aspectos son mejores. En segundo lugar, la mentira de que “son libres de instalar lo que quieran” tanto empresas como usuarios: en muchos, muchos casos, el hardware viene limitado de muchas formas para instalar sólo el software privativo que alguien ordena, siendo muy complicado o casi imposible instalar otra cosa.
    Escribo esto desde una HP Envy que me llevó horas dejar andando con GNU/Linux, y para viajar tengo una Asus Transformer, con KDE Neon, a la que ni siquiera le anda todo. En los dos casos, no porque GNU/Linux sea más complicado de instalar, sino porque vienen limitadas por BIOS y acuerdos entre empresas. En ambas, las respectivas versiones de un sistema privativo, que vino original, y que da vergûenza ajena, versión 8.1, se arrastraba al punto de que daba ganas de revolearlas por la ventana; actualizado a un engendro sin parangón en informática, versión 10, ni te digo lo que era usarlas. En ambas, GNU/Linux es casi instantáneo para todo, e incluso en la Transformer permite virtualizar a pesar de ser la memoria muy limitada. Por suerte en ambas, pude dejar finalmente andando software libre y no tener que desaprovechar espacio con software de calidad dudosa. Es una pena que haya gente a la que le cueste abrir la mente y aprovechar la enorme gama de posibilidades que hay.
    En tercer lugar, no menos importante y vergonzoso que desde cierta multinacional no lo aclaren por necedad, el software privativo que viene con el hardware, no es “vendido” al pobre cliente que sin tener idea piensa que lo está “adquiriendo”; simplemente se le “permite” su uso bajo ciertas condiciones. Por lo tanto, está “en todo su derecho de no aceptar ese contrato por el sofware, y exigir se le haga el descuento correspondiente por algo que no quiere, o no le conviene usar”. Por supuesto que la comparación con las ruedas no tiene validez, ya que es algo que forma parte del auto y no están por contrato de licencia de uso. Sería comparable a que una PC venga o no sin microprocesador, pero no al sistema operativo. Tampoco creo que “no haya legislación en Argentina al respecto”; si bien no soy entendido, como dije, creo que las leyes que argentinas son muy buenas al respecto, pero el Poder Judicial no está capacitado ni tiene el poder para aplicarlas, y las personas por lo tanto no tienen la posibilidad, ni el tiempo ni el dinero, de exigir que se cumplan y sentirse protegidas por ellas.
    Saludos

Dejar un comentario