Fue a robar, pero su perro lo delató a la policía

0

El hecho ocurrió en la provincia de Córdoba cuando una persona entró a una casa para robar con su perro Roco, pero lo dejó en la vivienda y el animal lo delató a la policía que así lo pudo detener.

Un caso de robo y delación por el perro

Desde1752 cuando se levantó el primer fuerte en Huinca Renanco, son pocos los hechos que alteran la tranquilidad del pueblo, adonde se respeta la siesta y los chicos juegan a la pelota en la calle.

La mañana transcurría tranquila como las demás mañanas de ese pueblo de Córdoba. Hasta que unos ladridos secos que provenían del galpón del fondo de su casa alertaron a la Elsa Quiroga que algo estaba pasando.

El mate caliente seguía humeando en la cocina mientras con pasos cautelosos Elsa atravesaba su patio en dirección al galpon. Ni bien abrió la puerta de chapa, el desorden del lugar no le impidió advertir que le faltaban algunas cosas:  herramientas, garrafas y algunas otras cosas de valor. Alguien se había metido a su casa, y le había robado.

Pero el aparente cómplice, incluso sobresaltado por su presencia, no dejaba de mirarla con ojos inquietos y aún estaba allí:

 

 

Con la presencia de Elsa, el perro Roco no dejó de ladrar pero le contó a su modo lo ocurrido, con carita de abandonado y movimientos frenéticos de cola. Enseguida Elsa llamó a la policía que se acercó a constatar su vivienda del barrio IPV Norte de Huinca Renancó, Córdoba. Y tomó la denuncia por robo.

Desesperado, el perro pedía salir a la calle. Pero Elsa recién lo dejó salir cuando cuando entraron los policías. Tomó una calle, luego dobló en otra. Ni siquiera paró para tomar agua. A los uniformados les costó seguirle el paso pero finalmente Roco recaló en su casa.

En la vivienda del pasaje Esquiú, no tardaron en darse cuenta de la actitud sospechosa del dueño de casa. De inmediato, efectuaron la llamada al fiscal y juez de turno que autorizó el allanamiento de la casa de Roco adonde encontraron las cosas robadas, informó el portal El Doce.

La policía secuestró esos elementos robados, hizo el acta con lo secuestrado y el joven quedó detenido a disposición judicial, imputado del delito de robo simple, según el acta policial que se labró:

“El personal constata el robo en cuestión y se da con la presencia de la mascota, de raza mestiza, por lo que proceden a liberarlo para ver hacia dónde se dirigía sabiendo que podía llevarlos al lugar del dueño. Le hacen el seguimiento y lo llevan a un domicilio vecino del mismo barrio. Se solicita la orden de allanamiento y se secuestran los elementos sustraídos

Los elementos robados habían sido tres Cuchillos, dos llaves Pulsianas, dos Martillos, una llave boca de perro, una llave stilson, un destornillador, tres cierras de mano, una llave de toma de fuerza, una tenaza, una llave multiuso, una garrafa, una piedra de afilar, una radiador de calefacción de Peugeot, un mate con bombilla, un termo camuflado y una botella de sidra marca La Quintana.

 

Estos elementos le podrán ser devueltos a Elsa una vez fotografiados, efectuadas las pericias y que el juez o fiscal admitan la restitución. Igual que un auto robado encontrado o siniestrado, respecto del cual deben efectuarse los exámenes para una pronta restitución.

En cuanto a la prueba, el perro Roco delator puede ser considerado un indicio válido para llegar al lugar donde se encontraron los objetos del robo, máxime si existen filmaciones o actas policiales que avalen que la policía no indujo al perro a adoptar determinado camino, o la defensa podría plantear la nulidad.

Con respecto al animal, dado que no tiene responsabilidad penal, incluso habiendo sido cómplice, le cabe entonces un rol de testigo, pero por la delicada situacion procesal de los imputados y en vistas a posibles represalias posiblemente se evalúe la inclusión en un programa de testigos (caninos) protegidos.

Fuente: Cadena 3El Doce, Córdoba y Policiales Córdoba.

 

 

 

Deja una respuesta

Enviar comentarios sobre la nota. Su dirección de correo electrónico no será publicada. Esta sección no es para realizar consultas ni asesoramiento legal, que debe procurarse abogado/a.