Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

Sin Comentarios

Más espacios verdes, menos temperatura

| El 16, Ene 2018

Cuando se camina al lado de un parque o de las cuadras adyacentes al jardín botánico se nota la diferencia de temperatura. El cemento tiene propiedades diferentes de absorción y de emisión de calor que un espacio verde. Ahora un estudio científico analiza el efecto urbano.

El disparador de esta nota es este tuit…

 

Y también que la ciudad adolece de espacios verdes, al menos del umbral recomendado por habitante. Acá una muestra de datos, que son los oficiales. La OMS recomienda entre 5 y 10 m2 de espacio verde por habitante, pero Palermo y el Bajo, las comunas que más verde tienen por efecto de los bosques y la reserva, respectivamente, ni siquiera llegan a 2..

 

El impacto del espacio verde en la temperatura

Una arquitecta de la Universidad Politécnica de Madrid ha investigado la relación entre las zonas verdes urbanas y la sensación térmica de las personas. El resultado del trabajo brinda importantes sugerencias para mejorar el confort térmico de los ciudadanos.
20.11.2017

En los parques se reduce la sensación térmica de calor, pero no se puede precisar con exactitud el alcance de esta amortiguación. Una investigadora de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid ha realizado, mediante una simulación, seis acabados superficiales en un parque y ha conseguido establecer las diferencias entre la temperatura fisiológica equivalente de cada situación.

Las conclusiones indican que aumentar el porcentaje de los espacios verdes en las ciudades y mejorar la disposición de los parámetros del paisaje pueden ayudar a moderar el efecto “isla de calor” urbana y, por tanto, mejorar el confort térmico de los usuarios.

En el estudio llevado a cabo por Esther Higueras, miembro del Grupo de investigación Arquitectura Bioclimática en un entorno sostenible-ABIO, se analizó el potencial de modificación del confort térmico de un parque longitudinal siguiendo una estructura de cinturón (alrededor de 9 km) en Beijing, así como los efectos de sus acabados superficiales mediante la simulación numérica con el software ENVI-met©, un programa para simulación de interacciones de superficie-planta-aire.

 

La elección de Beijing se debe a que al poseer un clima continental húmedo afectado por monzones, el verano en esta ciudad se caracteriza por una extrema humedad y calor tórrido, por lo que se convierte en un sitio objetivo de muchos estudios relevantes sobre el microclima urbano y el confort térmico.

En la investigación realizada, los escenarios holísticos de distribución espacial y temporal del confort térmico del parque se obtuvieron en términos de “temperatura fisiológica equivalente”. Se compararon zonas con hierba, arboladas con árboles de 10 m y 20 m de porte, zonas con agua, zonas con pavimento impermeable y edificaciones (6 simulaciones).

Las zonas con espacios verdes mostraron un mejor nivel de confort térmico que el resto, pero aparecen diferencias en algunos sitios descubiertos debido a la radiación solar y al efecto de reflexión de otros materiales superficiales. A las 14:00h, la sensación térmica personal promedio en las zonas verdes arroja una diferencia de unos 2°C. Los análisis de regresión muestran que el factor influyente más significativo en la moderación del confort térmico son los árboles más altos, mientras que el suelo pavimentado arroja un efecto negativo.

Básicamente, aumentar el porcentaje de los espacios verdes en las ciudades y mejorar la disposición de los parámetros del paisaje ayudan a moderar el efecto ‘isla de calor’, que es una interacción entre los distintos elementos urbanos que ayudan a que la ciudad sea tan cálida.

El modelo de simulación se ha realizado considerando la proporción de cada parámetro de diseño del paisaje en el parque objeto de estudio. Sin embargo, modificando esos porcentajes para ajustarlos a cada situación concreta, el modelo puede ser válido para mejorar las condiciones de confort térmico en otros parques.

Como señala Esther Higueras “el resultado del trabajo proporciona un conocimiento detallado de los beneficios reales de las zonas verdes sobre el confort térmico de las personas”. Además, continúa la investigadora:

“las conclusiones obtenidas permiten realizar sugerencias para los planificadores y diseñadores de parques urbanos como, por ejemplo, aumentar la cobertura de árboles más altos, implementar enfoques efectivos en los sitios descubiertos, reducir el porcentaje de terreno pavimentado y disponer los parámetros del paisaje teniendo en cuenta aspectos estéticos que pueden influir en la percepción subjetiva de la sensación térmica”.

El estudio concluye con algunos gráficos que muestran la diferente temperatura presente en el lugar, con y sin espacios verdes. Algo crucial para Buenos Aires que carece del umbral recomendado de estos sectores y que por ende conforma una “isla de calor”. Sobre los espacios verdes en Buenos Aires y en general, podés leer más acá.

Sobre el urbanismo bioclimático, leer este CIUR_UrbanismoBiolimatico.

 

Situación de los puntos de toma de datos de la investigación, en modelo del software empleado ENVI-met. Abajo el área sin zonas verdes (b). Abajo situación con un escenario de zonas verdes en superficie y arboladas (c). En (d) simulación del factor de cielo visible de cada punto (Sky View Factor SVF). Fuente: Elaboración propia 2017.

 

 

Evolución de la temperatura efectiva de confort desde las 8.00 horas a las 18,00 horas en los lugares registrados en la investigación, con escala de color, rojos mucho calor, y azules poco calor. Fuente: Elaboración propia 2017.

Shibo Sun, Xiyan Xu, Zhaoming Lao, Wei Liu, Zhandong Li, Ester Higueras García, Li He, Jianning Zhu. Evaluating the impact of urban green space and landscape design parameters on thermal comfort in hot summer by numerical simulation. Building and Environment 123: 277-288. October 2017.

Fuente.

 

Naranjero juvenil. #birdwatching #Aves #Birds #AvesEnZapatillas (gracias, @franalverja)

Una publicación compartida de Derecho En Zapatillas (@derechoenzapatillas) el

 

 

Dejar un comentario