Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image
Scroll to top

Arriba

2 Comentarios

Se cayó en una vereda enjabonada. Ahora el consorcio debe indemnizarla

| El 30, Jul 2018

Una vecina porteña se cayó en la vereda porque cuando caminaba estaba mojada y enjabonada. Ahora los juces ordenan al consorcio pagarle $ 160 mil de indemnización en concepto de daño moral, incapacidad física sobreviniente, daño psicológico y gastos de movilidad, terapéuticos futuros y medicamentos

El baldeo de la vereda y la responsabilidad por la caída

Tras caerse, la damnificada presentó la demanda contra el Consorcio de copropietarios del edificio, el seguro ahora deberán pagarle 88 mil pesos más intereses, lo que arroja más del doble, en concepto de daño moral, incapacidad física sobreviniente, daño psicológico y gastos de movilidad, terapéuticos futuros y de medicamentos.

El accidente ocurrió en octubre de 2010, cuando la demandante se resbaló y cayó en la acera frente ba la Avenida Rivadavia, en el Barrio de Caballito. En consecuencia, la mujer sufrió una fractura de la rótula de su rodilla izquierda, y deberá recibir por tiempo indeterminado sesiones de fisioterapia y kinesiología ya que no puede ser intervenida quirúrgicamente dada la diagnosis que presenta a nivel cardiovascular.

En la causa también declaró el encargado, quien dijo que “su horario es a las 7 de la mañana y él ingresa 20 minutos antes, 6:40 para que a las 7 de la mañana esté terminada la limpieza de la vereda” (v. fs. 329 vta.). Sostuvo, a su vez, que “baldea la vereda con agua, sin detergente porque no se pueden usar químicos por los peatones. Sólo con agua. La vereda se encuentra en buenas condiciones”, reportó el sitio iJudicial.

En primer lugar, el juez señaló que la vereda estaba mojada y enjabonada, lo que da cuenta del incumplimiento por parte del propietario frentista de lo estipulado en la ordenanza 33.581”, la cual establece que “las tareas [de lavado y barrido] se efectuarán sin entorpecer ni molestar el tránsito de los peatones” y entre las 22 y 9 horas:

“El consorcio frentista no arbitró los medios adecuados tendientes a asegurar la circulación de los peatones en la calzada que se encontraba bajo su guarda”.

Se le concedió la indemnización por incapacidad física sobreviviente y fijó la suma de 40 mil pesos, basándose en la pericia médica, la edad de la actora, su situación personal, familiar y laboral. A continuación, se pronunció respecto al daño psicológico sufrido y fijó la suma de 26 mil pesos. En cuanto a los gastos de movilidad, terapéutico futuro y de medicamentos, se consideró la suma de 7 mil pesos. Por último, el juez se pronunció respecto al daño moral sufrido y estimó que

“los dolores y padecimientos que la actora ha debido soportar a raíz de las consecuencias producidas por el accidente— por el dolor, por el hecho de no haber podido ser intervenida quirúrgicamente, y por tener que someterse a numerosas sesiones de kinesiología— justifican otorgarle la suma de pesos quince mil ($15.000)”.

Al capital y gastos médicos reclamados, se le debe sumar los intereses, con lo cual el monto de condena termina siendo de casi $ 200 mil. Para el consorcio, siempre es recomendable tomar recaudos, garantizar que la vereda esté transitable y en buen estado y con los seguros de responsabilidad civil vigentes.

Si bien hay casos de solidaridad, el juez dijo que establecida la responsabilidad del frentista, considero que no cabe concluir lo mismo respecto del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Es que si bien corresponde al GCBA controlar el cumplimiento de las normas a las que debe ajustarse la población (cfme. art. 16 de la ordenanza 33.581.

 

Anexo con sentencia completa sobre caída en vereda mojada

Publicada por iJudicial.

“ggg NORMA BEATRIZ CONTRA GCBA SOBRE DAÑOS Y
PERJUICIOS (EXCEPTO RESP. MÉDICA)”, Expte: EXP 43715/0
Ciudad de Buenos Aires, 13 de julio de 2018.
Y VISTOS: estos autos para dictar sentencia, de cuyas constancias,
RESULTA:
1. Que a fs. 1/23 se presenta NORMA BEATRIZ ggg  mediante
letrado apoderado e inicia la presente acción contra el GOBIERNO DE LA CIUDAD DE
BUENOS AIRES (en adelante, GCBA), ,,,LEONARDO —en su carácter de
explotador comercial y titular de la perfumería DONNA— y el CONSORCIO DE
COPROPIETARIOS EDIFICIO AVENIDA RIVADAVIA 3,,, a fin de
reclamar “la suma de $180.000 (pesos ciento ochenta mil), con más sus
correspondientes intereses y costas, en concepto de daños y perjuicios, a saber: lucro
cesante, daño emergente, daño moral y daño psicológico, o lo que en más o en menos
resulte de la prueba a producirse” (v. fs. 1 vta.).
Precisa que el viernes 12 de febrero de 2010, aproximadamente a las 9:30
horas “iba caminando en frente a la Perfumería ubicada en Av. Rivadavia 3134 – Local
2 E/ Urquiza y 24 de Noviembre cuando nota que la vereda de la perfumería está con
abundante detergente y espuma, a más de ser un terreno irregular por el tipo de
baldosa colocada, por lo que procura pasar por donde no esté tan ‘espumoso’ ni
irregular, resbalando y cayendo sobre la acera” (v. fs. 1 vta./2).
Seguidamente, relata que una señora que circulaba en sentido contrario la
intentó ayudar y, al observar que su pierna izquierda se encontraba fuera de lugar,
requirió al dueño de la perfumería que llamara una ambulancia, quien, luego de la
negativa inicial, accedió al pedido.
Indica que fue “trasladada por Ambulancia del SAME, hasta el hospital
Ramos Mejía, ubicado en Urquiza al 609 del Barrio de Balvanera, Ciudad Autónoma
de Buenos Aires” donde se le diagnosticó fractura de rótula en la pierna izquierda y
agrega que la Comisaría nº 8 intervino en el hecho.
Refiere que luego fue atendida en nosocomios de la localidad de Merlo,
Provincia de Buenos Aires y en particular hace mención al HOSPITAL MUNICIPAL
HÉROES DE MALVINAS.
Agrega que en esta última institución el día 9 de marzo de 2010 se le
realizaron “las pruebas preanestésicas y se le prescribieron distintos medicamentos,
debiendo ser atendida hasta la actualidad, dada la grave secuela que la fractura le
propinó y los problemas hipertensivos y cardíacos que dicha lesión le ocasionó y que le
impidieron ser intervenida dado el riesgo que esto presentaba para su vida” (v. fs. 2).
Sostiene que ha sido imposible la intervención quirúrgica debido a que,
con carácter previo, debía ser sometida a un tratamiento anticoagulante. Al respecto,
indica que concurrió a la Secretaría de Acción Social de Merlo, Provincia de Buenos
Aires, a fin de que le entregaran los medicamentos recetados para llevar a cabo el
mencionado tratamiento.
Expresa que fue atendida por un médico legista que ponderó su
incapacidad en el 30% de la TO y que actualmente sigue sintiendo dolores
especialmente en sus piernas y espalda.
Precisa que debe recibir aún por tiempo indeterminado sesiones de
fisioterapia y kinesiología ya que no puede ser intervenida quirúrgicamente dada la
diagnosis que presenta a nivel cardiovascular. En este sentido, indica que debido a ello
no ha podido trabajar ni manutenerse.
Añade que ha asistido a diversas mediaciones y que el GCBA no ha
comparecido a ellas, o bien, ha negado los reclamos realizados.
Sostiene que la responsabilidad por el accidente sufrido debe ser
endilgada al frentista comercial —Sr. …I, quien explota el
establecimiento sito en la avenida Rivadavia 3134 de esta Ciudad bajo el nombre de
fantasía “Perfumería Donna”—, al CONSORCIO DE COPROPIETARIOS EDIFICIO
RIVADAVIA 3… 4 y al GOBIERNO DE LA CIUDAD.
Con relación a los dos primeros, afirma que son responsables en tanto
ostentaban la guarda de la acera en los términos del artículo 1113 del Código Civil.
Agrega en este sentido que “el lavado de una acera fuera del horario legalmente
acordado y dejarla en estado resbaladizo, siendo que es acera frente a una avenida que
se caracteriza por el gran caudal de tránsito que registra durante todo el día (…) sin
que exista ninguna cobertura o protección o señalización de su presencia (como
ocurrió en el caso de autos), constituye una cosa riesgosa” (v. fs. 6 vta.). Finalmente,
asevera que “sin perjuicio de la atribución de responsabilidad objetiva con fundamento
en el riesgo creado o actividad riesgosa desarrollada por la demandada; resulta
evidente que el accidente de referencia se produjo por culpa de dicha empresa; sin que
haya existido responsabilidad del actor en la producción del hecho dañoso” (v. fs. 7
vta.)
Respecto de la Ciudad de Buenos Aires, considera que es titular del
dominio público de las aceras de acuerdo con lo dispuesto en los arts. 2339, 2340, inc.
7º, y 2344 del Código Civil, de modo que —según su opinión— resulta responsable por
la obligación de que las aceras permanezcan en condiciones tales que las personas
puedan transitar por ellas sin peligro, pues el Estado tiene el deber de atender la
seguridad y la salubridad de los habitantes.
Luego, cita jurisprudencia que considera aplicable al caso y,
seguidamente, con respecto al nexo de causalidad, indica que su caída “se produjo al
tropezar, dados los desniveles, montículos e irregularidades en el suelo de la vereda,
así como lo resbaloso y jabonoso que se encontraba el piso, inclusive fuera del horario
de lavado autorizado, vale decir que la acera lucía sin señalización alguna, y a primera
vista deficientemente terminada, inclusive con restos de líquidos que la hacían de
circulación dificultosa y sin sistema alguno que preavisara al peatón sobre esas
condiciones, mucho menos había un cartel indicador de las roturas, piso resbaloso,
desniveles, etc. ni elemento que hiciera circular con precaución” (v. fs. 14 vta.).
Hace saber que la instancia de mediación fue cerrada sin acuerdo.
Luego, detalla los rubros y montos reclamados: $82.000 por las lesiones
físicas padecidas, $26.000 por daño psíquico, $25.000 por daño moral, $7.000 por
gastos médicos, de farmacia, de traslado y terapéuticos futuros, $20.000 por daño
estético y $20.000 por limitación laboral. Cita jurisprudencia que considera aplicable
para sustentar su procedencia.
Requiere que se intime a las accionadas a efectos de que denuncien o
citen en garantía a las aseguradoras que las amparan “bajo apercibimiento de quedar
viabilizado mi parte al derecho de pedir embargo preventivo sobre bienes de su
propiedad” (v. fs. 20) y, por otra parte, peticiona que se la exima de abonar la tasa de
justicia toda vez que inició el beneficio de litigar sin gastos (v. fs. 20 vta.).
Por último, plantea la cuestión constitucional para ocurrir ante la Corte
Suprema de Justicia de la Nación, ofrece prueba, solicita como medida previa el
libramiento de un oficio al REGISTRO DE LA PROPIEDAD INMUEBLE a fin de que informe
los titulares registrales del inmueble sito en la avenida Rivadavia 3128, 3130, 3132 y
3134, y finalmente requiere que se haga lugar a la demanda, con expresa imposición de
costas a los accionados.
2. Que a fs. 64 se corrió traslado de la demanda y de la documentación
acompañada al CONSORCIO DE COPROPIETARIOS DEL EDIFICIO SITO EN AV. RIVADAVIA
31  …al GOBIERNO DE LA CIUDAD.
3. Que a fs. 79/99 se presenta el GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS
AIRES y contesta el traslado de la demanda.
Luego de las negativas de rigor y de desconocer la autenticidad de la
documentación acompañada con la demanda, señala que la actora no aporta elementos
de convicción a fin de establecer un vínculo causal entre el estado de la vereda y la
supuesta caída y, en este sentido “tratándose de una persona de 57 años a la fecha del
hecho y con antecedentes previos de problemas de salud, múltiples pudieron ser las
causales de su caída y ésta no obedecería precisamente al supuesto estado irregular de
la vereda” (v. fs. 81 vta./82).
Agrega que —a todo evento— el mantenimiento y limpieza de las
veredas incumbe al propietario frentista y/o quien usufructúa esa propiedad, quien sería
el único responsable y quien debió ser únicamente demandado.
Desde otra perspectiva, considera que se encuentra configurada la culpa
de la víctima como eximente de responsabilidad, en los términos del art. 1113, 2º
párrafo, del Código Civil.
En relación con la responsabilidad que se pretende atribuir al Gobierno,
precisa que “la responsabilidad ligada al presunto incumplimiento del deber de
controlar […], no puede prosperar, pues si se intenta identificar el hipotético mandato
omitido, se podría llegar a una conclusión muy sencilla: todo daño, siempre, y en todos
los casos, debe ser evitado por el Estado” (v. fs. 86).
Reitera que, de coincidir la realidad con la descripción del hecho dañoso
efectuada en la demanda, la responsabilidad por el evento le correspondería al
propietario frentista “porque la normativa le obliga a cuidar la vereda frente a su
inmueble por disposición expresa de la Ordenanza 33.721/77” (v. fs. 87 vta.).
Seguidamente, impugna tanto los rubros como los importes reclamados
por la actora, por excesivos y por no compadecerse con los extremos de hecho y de
derecho invocados.
Asimismo, ofrece prueba, designa consultores técnicos y se opone a la
prueba confesional, a la prueba documental en poder de la demandada (16 a.i.) y a la
prueba informativa (punto d. 7), solicita se reformulen los puntos de pericia psicológica
y manifiesta su desinterés respecto de la prueba pericial contable.
Por último, plantea el caso constitucional, hace reserva de la cuestión
federal y solicita que oportunamente se rechace la demanda, con costas.
4. Que luego, a fs. 147/159 se presenta el representante del CONSORCIO
DE PROPIETARIOS AVENIDA RIVADAVIA HOY NÚMEROS 3128, 3130, 3132 Y 3134
CAPITAL FEDERAL y contesta el traslado de la demanda.
En primer término, niega cada uno de los puntos descriptos en la
demanda. A continuación, señala que “la actora no especifica si toda la vereda estaba
enjabonada, espumosa e irregular” (v. fs. 148).
Explica que “el encargado del edificio comienza sus labores a las 7.00
hs. y es allí cuando limpia la vereda” y agrega que “dicha tarea no se realiza utilizando
jabón, sino escoba, agua, espátula y muy cada tanto detergente” (v. fs. 148 vta.).
Precisa que la responsabilidad que pueda atribuirse al frentista no releva
la correspondiente al GCBA, en su carácter de propietario de la acera que guarda para sí
el ejercicio del poder de policía.
Sobre este punto, concluye que “si la vereda no es irregular como [la
actora] manifiesta, dado que la observamos diariamente y no posee imperfección
alguna, y que la misma se limpia entre las 7 y las 8 de la mañana; no podemos ejercer
correctamente nuestra defensa más que imputando consecuente y lógicamente la culpa
a la víctima” (v. fs. 151).
Seguidamente, cita doctrina y jurisprudencia que considera aplicables,
funda su derecho en el art. 1113 del Código Civil, desconoce la documentación
acompañada, impugna la liquidación practicada, ofrece prueba y se opone a la pericia
psicológica.
Finalmente, cita en garantía a la compañía aseguradora del Consorcio
—L´UNION DE PARIS—, hace reserva del caso federal y, por último, requiere que se
rechace la demanda con costas.
5. Que a fs. 195/202 se presenta HDI SEGUROS S.A. —antes denominada
L´UNION DE PARIS COMPAÑÍA ARGENTINA DE SEGUROS S.A.—, mediante letrado
apoderado a fin de contestar el traslado de la citación en garantía, conferido a fs. 160.
En primer lugar, invoca que la póliza contratada por el Consorcio de
Propietarios de Av. Rivadavia 3128/34 fue emitida el 6 de enero de 2010 y tuvo
vigencia entre el 31 de diciembre de 2009 y el 31 de diciembre de 2010. Agrega que el
límite de cobertura de responsabilidad civil ascendía a la suma de $120.000 como límite
máximo de responsabilidad por acontecimiento y como límite máximo de
indemnizaciones admisibles por todos los acontecimientos ocurridos durante la vigencia
de la póliza.
Luego de desconocer la documentación acompañada por la Sra.
ggg y de las negativas de rigor, alega la culpa de la víctima como causal de
eximición de responsabilidad, toda vez que “si la actora consideraba que la vereda no
estaba en condiciones para su circulación por ese lugar –lo cual reconoce que observó
con anterioridad a pisar la misma-, era su deber extremar el cuidado al transitar, como
lo hace todo el mundo, sin distraerse y poniendo la mínima atención sobre sus pasos
para evitar algún accidente para sí o para terceros” (v. fs. 197 vta.).
Posteriormente, rechaza los rubros reclamados e impugna la liquidación
practicada, ofrece prueba, designa consultores técnicos y se opone a la prueba
testimonial.
Finalmente, hace constar que “para el improbable caso de que esta parte
fuere obligada en alguna medida al pago de indemnización a favor del actor, […] la
tasa de justicia que deberá abonar mi mandante, será sobre el monto de la condena o
transacción y no de la demanda” (v. fs. 202).
6. Que a fs. 206, de conformidad con lo solicitado a fs. 204, se tuvo a la
actora por desistida del derecho de accionar con relación al codemandado LEONARDO
cccc , en los términos del artículo 254 del CCAyT.
7. Que a fs. 230/235 el Tribunal resolvió desestimar la prueba
confesional ofrecida por la actora, por el CONSORCIO y por HDI SEGUROS S.A. en
atención a que dicho medio probatorio no se encuentra previsto en el CCAyT; hacer
lugar a la oposición formulada por el GCBA respecto de la prueba instrumental en su
poder; hacer lugar a la oposición efectuada por el GCBA respecto de la prueba
informativa a ella dirigida toda vez que los registros referidos a la inscripción y/o
habilitación de consorcios de propietarios no son de su competencia; hacer lugar a la
oposición planteada por el GCBA con relación a la prueba pericial psicológica ofrecida
por la actora y ordenar su reformulación, puesto que su redacción poseía cierta
connotación afirmativa; declarar abstracta la producción de la prueba pericial contable
ofrecida por la parte actora en virtud de que el GCBA no denunció la existencia de una
cobertura de seguro y el CONSORCIO citó en garantía a la aseguradora HDI; desestimar
la oposición efectuada por el CONSORCIO respecto de la pericial psicológica ofrecida por
la actora; desestimar las oposiciones formuladas por la actora y por el GCBA respecto
de la pericial de arquitectura solicitada por el CONSORCIO; añadir un punto a la pericia
de arquitectura requerida por el CONSORCIO a fin de que el experto designado indique si
observa la presencia de arreglos o modificaciones en la acera y, en su caso determinar
su antigüedad; y declarar abstracta la medida previa peticionada por la accionante con el
objeto de determinar quiénes eran los titulares registrales del inmueble frentista ubicado
en la avenida Rivadavia 3128, 3130, 3132 y 3134.
8. Que, en este estado, a fs. 243 se convocó la audiencia prevista en el
art. 288 del CCAyT, de la que da cuenta el acta obrante a fs. 249/251, en la que se
proveyeron las pruebas ofrecidas por la parte actora, las codemandadas y la citada en
garantía.
De fs. 429/430 surge la certificación respecto del vencimiento del
período de prueba y de su producción; y a fs. 435/436, se declaró clausurada la etapa
probatoria y se pusieron los autos para alegar.
A fs. 448/449 se encuentra agregado el alegato de la parte actora y a fs.
451/452 el correspondiente al CONSORCIO DE COPROPIETARIOS EDIFICIO AVENIDA
RIVADAVIA 3128, 3130, 3132, 3134. El GCBA no ha hecho uso de este derecho y HDI
SEGUROS S.A. lo ha presentado de forma extemporánea.
A fs. 454 se llamaron los autos para dictar sentencia, providencia que al
encontrarse firme deja a los presentes en estado de resolver.
Y CONSIDERANDO:
9. Que ante todo cabe recordar que los jueces no están obligados a
pronunciarse sobre todos los argumentos esgrimidos por las partes, ni a hacer referencia
a la totalidad de la prueba producida, sino que basta que valoren las que estiman
conducentes para la correcta composición del litigio (cfme. artículo 310 del CCAyT;
CSJN, Fallos: 272: 225, 276: 132, 287: 230, entre otros; FENOCHIETTO, CARLOS
EDUARDO, Código Procesal Civil y Comercial de la Nación, Buenos Aires, Astrea,
1999, p. 584).
10. Que previo a introducirme en el análisis de la cuestión a resolver y
toda vez que luego de producido el hecho que se considera dañoso por la actora, entró
en vigencia el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (CCyCN) aprobado por ley
26.994, corresponde efectuar una breve precisión respecto de la normativa aplicable
para la resolución del presente caso.
Al respecto, se ha expedido la Cámara del fuero en los autos “M. M. Z. c/
GCBA s/ daños y perjuicios (excepto responsabilidad médica)”, expte. 21.824/0 (Sala
1, sentencia del 2 de septiembre de 2015). Allí señaló que el hecho dañoso invocado es
anterior a la entrada en vigencia de la nueva norma y en tal sentido la relación jurídica
quedó configurada al producirse ese hecho, por lo cual la responsabilidad del
demandado no puede ser juzgada bajo la nueva normativa sin darle el efecto retroactivo
categóricamente prohibido por el art. 7 CCyCN.
Allí se citó además jurisprudencia de la CSJN en la que se señaló con
relación a la eficacia temporal de la nueva norma que el principio de irretroactividad
impide la aplicación de las nuevas disposiciones a relaciones y situaciones jurídicas
consumidas bajo el anterior régimen legal (CSJN, “D.I.P., V.G. c/ Registro de Estado y
Capacidad Civil de las Personas s/ amparo”, sentencia del 6 de agosto de 2015,
considerando 10).
De este modo, el análisis que se efectúa a lo largo del presente
comprenderá las normas vigentes al momento del hecho considerado dañoso.
11. Que, tal como han quedado planteadas las posiciones, cabe precisar
que el objeto de la pretensión esgrimida por la accionante consiste en la reparación de
los daños y perjuicios derivados de un accidente que habría sufrido en la vía pública, al
resbalar y caer en la acera frente a la numeración 3134 de la avenida Rivadavia, a raíz
de lo cual se habría producido la fractura de la rótula de su rodilla izquierda.
Frente a ello, el Gobierno de la Ciudad desconoció el hecho invocado y
sostuvo la inexistencia de antijuridicidad, de los daños denunciados, de la necesaria
relación de causalidad y alegó la culpa exclusiva de la víctima. Por otra parte, postuló
que la responsabilidad primaria y principal es del propietario frentista, según lo
establece la ordenanza 33.721.
Por su parte, el CONSORCIO DE PROPIETARIOS DE LA AVENIDA RIVADAVIA
3128, 3130, 3132 Y 3134 y la citada en garantía —HDI SEGUROS S.A.— también
alegaron la culpa de la víctima. Asimismo, el CONSORCIO sostuvo la responsabilidad
objetiva del GCBA en tanto ostenta la propiedad de la vereda.
Sentado ello, a fin de resolver la cuestión central de la presente contienda
preliminarmente corresponderá determinar si se encuentra adecuadamente probado el
efectivo acaecimiento del evento alegado por la actora.
Luego, en su caso, deberá valorarse la responsabilidad que la demandante
atribuye al Consorcio frentista y al GCBA mediante el previo encuadre jurídico de la
pretensión y la determinación de la concurrencia de los recaudos que hacen procedente
la responsabilidad en cada caso.
12. Que, con relación al hecho cuya existencia requiere ser probada en
autos a fin de considerar la procedencia de la pretensión, la accionante sostiene que “el
día Viernes 12 de febrero de 2010, a las 9 y 30 de la mañana aproximadamente iba
caminando frente a la Perfumería ubicada en Av. Rivadavia 3134- Local 2 E/ Urquiza y
24 de Noviembre cuando nota que la vereda de la perfumería está con abundante
detergente y espuma, a más de ser un terreno irregular por el tipo de baldosa colocada,
por lo que procura pasar por donde no está tan ‘espumoso’ ni irregular, resbalando y
cayendo sobre la acera” (v. fs. 1 vta./2).
Agrega que, como consecuencia de ello, fue asistida por una persona que
pasaba por el lugar, quien le solicitó al dueño de la mencionada perfumería que llamara
al SAME. Agrega que fue trasladada en ambulancia al Hospital Ramos Mejía, que tomó
intervención la Comisaría nº 8 y que en el nosocomio le diagnosticaron fractura de
rótula en pierna izquierda.
Sobre el punto, dadas las características de tiempo, modo y lugar que
habrían rodeado el suceso, resultan determinantes para su prueba los testimonios que
pueden aportar aquellos testigos que presenciaron el acto. Es que “si bien los testigos
son el medio menos fiable estáticamente, ciertos hechos sólo pueden ser probados por
testigos y sería inútil pretender llegar a su conocimiento por otra vía”. Esto responde a
la faz dinámica de los medios de prueba, que se constituye en una de las reglas de la
sana crítica, en la que se debe tomar en cuenta el medio más idóneo en ciertas
circunstancias (FALCÓN, ENRIQUE M., Tratado de Derecho Procesal Civil y Comercial,
tomo II, Santa Fe, Rubinzal-Culzoni, 2006, pp. 732-733).
Dos de los testigos propuestos por la actora a fs. 21 vta. declararon a fs.
277/279, en tanto que los testigos propuestos por el Consorcio a fs. 159 prestaron
declaración a fs. 309/311 y 329, conforme las preguntas apuntadas a fs. 21 vta. y las
formuladas en el marco de la audiencia.
En particular, una testigo presencial del hecho describió el accidente que
la actora alega haber sufrido, así como el momento previo y posterior a la situación. En
lo pertinente, indicó que “la señora se cayó en la vereda de una perfumería que estaban
limpiando con agua en el piso y el agua estaba saliendo desde el negocio hacia la
vereda. Se lo veía como espumoso el líquido derramado. La actora se cayó y se quejaba
mucho del dolor” (v. fs. 277 vta.).
Preguntada que fue acerca del sector de la vereda que se encontraba en
las condiciones descriptas, relató que “un sector amplio de la vereda que correspondía
al frente de la Perfumería” (v. fs. 277 vta.).
En otro orden, la testigo que depuso a fs. 279 manifestó que “vio que se
cayó, que no podía levantarse, la actora se sentó en el umbral de un negocio de
perfumería que era donde estaban baldeando la vereda”. En este sentido, agregó que
“llamaron a la ambulancia y se quedó con la actora a esperarla hasta que vino”.
Con relación al estado de la vereda, dicha testigo refirió que “toda la
cuadra es un desastre pero no sabe exactamente donde se tropezó la señora, sabe que
se resbaló por el jabón” y concluyó que “no recuerda en que sector. Sólo recuerda que
era en frente de la Perfumería donde estaban baldeando la vereda” (v. fs. 279 vta.).
Seguidamente, obra la declaración testimonial del Sr. LEONARDO
ccc, quien no presenció el accidente sino el momento posterior. Señaló que
conoció a la Sra. GONZ ccc   el día del accidente y al respecto, sostuvo que “él había
llegado a las 9:10 al negocio [“perfumería Donna”], estaba abriendo, levanta la cortina
y empiezan a entrar los clientes. Al rato, siente a una mujer con gritos de dolor. Salió
para ver y la habían sentado en el escalón de la entrada de la Perfumería quejándose
del dolor”. Agrega que “llamó al SAME informando esta situación y a los 15/20
minutos llega la ambulancia y la trasladan. En la vereda quedó el calzado de la señora
que era una ojota rota” (v. fs. 309 vta.).
El mencionado testigo manifestó, asimismo, que al momento del hecho
“se encontraba atendiendo al público” y con relación al estado de la vereda indicó que
“no la vio mojada. El encargado hace la limpieza a las 7 de la mañana, temprano” (v.
fs. 309).
Por último, obra el testimonio del Sr. OSCAR …. , encargado
del edificio sito en la avenida Rivadavia …., quien tampoco presenció el accidente.
Aseveró que “su horario es a las 7 de la mañana y él ingresa 20 minutos antes, 6:40
para que a las 7 de la mañana esté terminada la limpieza de la vereda” (v. fs. 329 vta.).
Sostuvo, a su vez, que “baldea la vereda con agua, sin detergente
porque no se pueden usar químicos por los peatones. Sólo con agua. La vereda se
encuentra en buenas condiciones” (v. fs. 329 vta.).
En este contexto, resulta un elemento de prueba relevante que coadyuva a
tener por acreditado el hecho, la información brindada por el Sistema de Atención
Médica de Emergencia (SAME).
Al respecto, el gerente operativo informó que del “Registro de Atención
Médica de Urgencias con Ambulancias (Auxilio Médico)” de confección diaria y
manuscrita del día 12 de febrero de 2010 surge “un pedido de auxilio médico para
‘Rivadavia 3134 (Vía Pública)’, a las 9:37 horas solicitado desde teléfono 8632852”.
Agregó que “el motivo de la solicitud se [debe a] traumatismo leve en rodilla” y que
“el auxilio médico finalizó a las 9.57 horas, con traslado de paciente al Hospital
General de Agudos Dr. Ramos Mejía” (v. fs. 303).
Si bien, en dicho informe surge que el nombre de la paciente era “Norma
Montares”, se indicó que “en ciertas oportunidades y debido a la distorsión que se
produce en la recepción en la Central de Comunicaciones de los datos particulares
(nombre y apellido) del paciente dado que se efectúa en forma radial, el registro de los
mismos puede resultar impreciso” (v. fs. 303).
Así, de la valoración conjunta de las constancias analizadas y del tenor de
los testimonios brindados a fs. 196/197 por quienes afirman haber presenciado el hecho
—que resultan particularmente gravitantes y, por demás, no han sido desvirtuados por
otros elementos aportados—, no cabe más que tener por efectivamente acaecido el
hecho alegado por la actora en su demanda.
13. Que, sentado lo expuesto, debe señalarse que la prueba producida en
autos otorga suficiente sustento a los extremos invocados por la actora en torno a la
fractura sufrida en la rótula de la rodilla izquierda, de modo que se tendrá por acreditado
debidamente el daño alegado.
En primer lugar, tal como se ha señalado, de las constancias de autos se
desprende que la Sra. gg ha sido trasladada por una ambulancia del SAME el 12
de febrero de 2010 al Hospital Ramos Mejía.
Al respecto, a fs. 306 obra la copia del Libro de Traumatología
correspondiente al Departamento de Urgencia del HOSPITAL GENERAL DE AGUDOS JOSÉ
MARÍA RAMOS MEJÍA, en el que se especifica que el 12 de febrero de 2010 la actora fue
atendida por el Dr. JUAN KOCH, quien diagnosticó la fractura conminuta de rótula
izquierda.
A su vez, el experto designado por la Dirección de Medicina Forense
determinó que la lesión sufrida por la SRA. gg ha sido una “fractura conminuta
de rótula de su rodilla izquierda, esto le ha dejado como secuela una disminución en la
flexión articular en su rodilla, por lo cual se le otorga una incapacidad parcial y
permanente del 13% de la TO y TV” (v. fs. 383 vta.).
14. Que, en lo que respecta a la responsabilidad del Estado local, en
atención a los hechos invocados en el escrito de demanda y toda vez que la parte actora
funda el derecho que le asiste en los arts. 512, 1074, 1109, 1113 y concordantes del
Código Civil, a fin de encuadrar jurídicamente la pretensión efectuada, corresponde
recordar lo señalado por la doctrina en cuanto a que, por lo menos en lo que aquí
interesa, “cabe distinguir dos supuestos. Por un lado, si el daño fue causado por las
cosas o por sus vicios o riesgos (el arma de fuego o las locomotoras de ferrocarril,
entre otros)”. Por la otra, “si el daño no es causado con o por las cosas sino por el uso
de las cosas en mal estado de conservación (las calles, el trampolín y en general los
bienes de dominio público)” (cfme. BALBÍN, CARLOS F., Tratado de Derecho
Administrativo, t. IV, Buenos Aires, La Ley, 2011, p. 357, énfasis agregado; en similar
sentido se pronunció la Sala 1 de la Cámara del fuero, in re “Rodríguez, Carlos Alberto
c/ GCBA s/ daños y perjuicios [excepto resp. médica]”, expte. EXP 6292/0, sentencia
del 17 de septiembre de 2007).
Conforme lo resalta la doctrina y jurisprudencia en cita, en el primer
supuesto cabe aplicar el artículo 1113, segunda parte, del Código Civil, en tanto que en
el segundo el factor de atribución de la responsabilidad del Estado encuentra base en el
artículo 1112 de este cuerpo legal.
Cabe destacar, en este punto, que del relato efectuado por la accionante
en su escrito de demanda, se desprende que el hecho alegado tendría origen tanto en el
estado de conservación de la vereda a la altura de la avenida Rivadavia 3134 —supuesta
irregularidad del terreno relacionada con el tipo de baldosa colocada— como en la
existencia de abundante espuma y detergente en la calzada.
Así las cosas, la cuestión aquí debatida será valorada a la luz del artículo
1112 del Código Civil, a fin de dilucidar si en el caso, y conforme la circunstancias
descriptas por la actora en su demanda, ha mediado un funcionamiento irregular o
defectuoso de la función administrativa —falta de servicio— que haga nacer la
obligación del Gobierno de la Ciudad de responder por los daños que ha sufrido la
accionante con motivo del accidente. Ello, siempre que se configuren —a su vez— los
restantes recaudos de procedencia de la responsabilidad del Estado.
A tales efectos, resulta esencial la concurrencia de: a) la existencia de un
daño actual y cierto; b) la posibilidad de imputar jurídicamente esos daños a la
Administración; y c) la relación de causalidad entre aquel perjuicio y el accionar ilícito
del Estado —es decir, el funcionamiento irregular o defectuoso del servicio, con
fundamento en el art. 1112 C.C.— (cfme. CSJN, en Fallos 306: 2030; 307: 821; 318:
1531; 320: 113; 321: 1776; 321: 2144; entre muchos otros).
Por ello, si como consecuencia del incumplimiento del referido deber los
particulares sufren un daño cierto y efectivo y —a su vez— se presentan los restantes
presupuestos que hacen procedente la responsabilidad estatal, corresponde atribuir al
Gobierno de la Ciudad la responsabilidad de indemnizar perjuicios ocurridos (cfme.
Sala 1 de la Cámara del fuero, in re “Estigarribia Feliciana María c/ GCBA s/ Daños y
Perjuicios”, expte. EXP 725, sentencia del 8 de julio de 2003, considerando 2 del voto
del Dr. CARLOS BALBÍN).
Ello, por otra parte, no implica perder de vista que —tal como ha
sostenido la Corte Suprema de Justicia de la Nación— el uso y goce de los bienes del
domino público por parte de los particulares importa para el Estado —considerado lato
sensu— la obligación de colocarlos en condiciones de ser utilizados sin riesgos, de ahí
que la demandada debió adoptar las medidas de seguridad pertinentes (cfme. CSJN, in
re “Pose, José Daniel c/Provincia de Chubut y otra s/daños y perjuicios”, sentencia
del 1º de diciembre de 1992, Fallos, 315: 2834; Sala 2 de la Cámara del fuero, en autos
“Cristófano, Fernando Gabriel c/GCBA s/daños y perjuicios [excepto resp. médica]”,
expte. EXP 9054/0, sentencia del 4 de diciembre de 2007).
15. Que, establecida entonces la existencia del evento dañoso y la lesión
alegados por la actora y encuadrada la pretensión en lo que respecta a la responsabilidad
del Estado, cabe considerar lo atinente a la imputación de sus consecuencias a las
accionadas.
15.i. Sobre el punto, es preciso acentuar que el art. 27 de la Constitución
de la Ciudad establece que ésta “desarrolla en forma indelegable una política de
planeamiento y gestión del ambiente urbano” y que “[i]nstrumenta un proceso de
ordenamiento territorial y ambiental participativo y permanente que promueve: […] la
preservación y restauración del patrimonio natural, urbanístico, arquitectónico y de la
calidad visual y sonora”.
Con anterioridad, el decreto-ley 19.987 (B.O. del 6 de diciembre de
1972) —Ley Orgánica de la ex Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires— disponía
expresamente que eran competencia de la ex MCBA los asuntos que referían a “[l]a
construcción y conservación de puentes, túneles, calles, calzadas y demás obras
públicas que se estimen convenientes; ejercer la respectiva competencia en las zonas
marginales de los cursos de agua navegables o flotables; lo concerniente al alumbrado
público; así como también determinar los casos y la forma en que se atenderá la
construcción, conservación y reconstrucción de aceras por parte de los propietarios
frentistas” (art. 2º, inc. g, sustituido por ley 21.397, énfasis agregado). La norma
establecía las facultades y deberes que correspondían a la ex Municipalidad como
persona jurídica pública estatal que ejercía el gobierno y administración de la Ciudad, y
de la cual es continuador el actual Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Por otro lado, la ley 473 (B.O.C.B.A. del 7 de septiembre de 2000) —de
creación del Ente de Mantenimiento Urbano Integral— señala, entre sus funciones, la de
“[p]lanificar y ejecutar planes de trabajo relacionados con el mantenimiento correctivo
y preventivo de pavimentos, pluviales, alumbrado, aceras y todo otro servicio que tenga
relación con el servicio de Mantenimiento Integral de la Vía Pública en el ámbito de la
Ciudad de Buenos Aires” (art. 5º, inc. a).
Al respecto, la ordenanza 33.721 especifica —en lo pertinente— que
“[l]a responsabilidad primaria y principal de la construcción, mantenimiento y
conservación de las veredas, compete al propietario frentista” (art. 1º) y que “el
incumplimiento de lo establecido en los arts. 1º, 2º, 3º, 4º, y 9º dará lugar a que los
trabajos los realice el Gobierno de la Ciudad con cargo al propietario del inmueble”
(art. 14).
El art. 2º de la norma precisa, en relación con la responsabilidad del
propietario del inmueble, que los conceptos de reconstrucción y reparación
mencionados en el artículo anterior comprenden, entre otras cuestiones, el “desgaste
por el uso normal originado por la circulación peatonal o vehicular en los accesos
para tal fin” (inc. b), los “arreglos dispuestos por el propietario u ocupantes de
instalaciones no correspondientes a servicios públicos” (inc. e) y “en cualquier otro
caso en que el deterioro sea imputable a la responsabilidad del o los ocupantes, o
cuando se produzca por la mala ejecución de la acera y ésta haya sido hecha por el
propietario o por su cuenta” (inc. f.)
En este orden, la resolución 264-GCBA-2008 —dictada conjuntamente
por la Subsecretaría de Atención Ciudadana, la Subsecretaría de Espacio Público y la
Administración Gubernamental de Ingresos Públicos— encomienda “a los F/N Centros
de Gestión y Participación Comunal con actuación en la órbita de la Subsecretaría de
Atención Ciudadana, la función de verificar el estado de mantenimiento de las aceras”
(art. 2º). Fija, asimismo, el procedimiento que incluye la intimación al propietario
frentista y el plazo en el que debe corregir —construir, conservar o reparar— las
irregularidades detectadas en la acera (arts. 3º, 5º y 8º), vencido el cual el arreglo o
construcción deberá ser realizado por el Gobierno de la Ciudad con cargo al propietario
frentista (arts. 9º y 10).
Por otra parte, corresponde remarcar que, con relación a la limpieza de la
vereda, la ordenanza 33.581 estipula en su artículo 6º que “el lavado y barrido de
veredas sólo podrá hacerse entre las 22 y 9 horas. Para el lavado con agua deberá
utilizarse balde o manguera con dispositivo de corte automático de agua, a fin de evitar
su derroche. Dichas tareas se efectuarán sin entorpecer ni molestar el tránsito de
peatones ni causar ruidos molestos, además el producido del barrido deberá ser
colocado en los recipientes destinados a los residuos domiciliarios y no ser arrojados
en la calzada”.
En este sentido el artículo 16 agrega que “en todos los casos de
incumplimiento a las normas de la presente ordenanza se labrarán las actas respectivas
para ser juzgadas por el Tribunal Municipal de Faltas”.
15.ii. Sentado el marco normativo y jurisprudencial, corresponde
remarcar que de la prueba producida en autos no surge que la caída de la SRA.
gg haya sido provocada por el mal estado de conservación de la vereda a la
altura de la avenida Rivadavia 3134.
En este sentido, si bien los testigos que depusieron se refirieron al
accidente en la vía pública protagonizado por la actora, lo cierto es que no brindaron en
la oportunidad mayores precisiones sobre el estado de conservación de la vereda en la
avenida Rivadavia 3134 al momento del hecho dañoso, lo que no ha podido ser salvado
con el estudio de los restantes elementos probatorios obrantes en la causa.
Al respecto, cabe destacar que no se han acompañado fotografías del
lugar donde ocurrió el accidente, así como tampoco se ha acompañado como prueba la
causa penal que se habría originado con motivo del siniestro, según lo manifestado por
la actora en la demanda.
En suma, la imprecisión de las pruebas producidas no permite inferir con
acabada certeza, de acuerdo con las reglas de la sana crítica que rigen su valoración, la
efectiva existencia de una deficiencia en el estado de conservación de la vereda tal como
sostiene la actora.
Sin embargo, de conformidad con lo expuesto en el considerando 12, sí
se encuentra debidamente acreditado que al momento del accidente sufrido por la
accionante la vereda a la altura de Rivadavia 3134 se encontraba mojada y enjabonada,
lo que da cuenta del incumplimiento por parte del propietario frentista de lo estipulado
en la ordenanza 33.581, en cuanto establece que “las tareas [de lavado y barrido] se
efectuarán sin entorpecer ni molestar el tránsito de los peatones” y entre las 22 y 9
horas (cfme. artículo 6).
En virtud de lo expuesto, no cabe más que concluir el consorcio frentista
no arbitró los medios adecuados tendientes a asegurar la circulación de los peatones en
la calzada que se encontraba bajo su guarda. En concreto, su responsabilidad derivaría
del artículo 6º de la ordenanza 33.581 y artículo 1º de la ordenanza 33.721, en su
carácter de guardián de la cosa de dominio público (cfme. arts. 1113, párrafo 2º y 2340,
inciso 7º del Código Civil; y Sala 1 de la Cámara del fuero, in re “Palmeira,
Clementina c/GCBA y otros s/daños y perjuicios”, expte. EXP 11827/0, sentencia del 16
de noviembre de 2009, entre otros).
Establecida la responsabilidad del frentista, considero que no cabe
concluir lo mismo respecto del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.
Es que si bien corresponde al GCBA controlar el cumplimiento de las
normas a las que debe ajustarse la población (cfme. art. 16 de la ordenanza 33.581), lo
cierto es que las específicas características del incumplimiento en que incurrió el
consorcio frentista —lavar la vereda con un producto que la tornó resbaladiza, fuera del
horario establecido— no permiten en el caso encontrar sustento suficiente para imputar
al Estado un irregular ejercicio del poder de policía.
En otros términos, considero que, en el particular supuesto bajo análisis,
no resulta razonable pretender que la responsabilidad general del Estado respecto de la
prevención de los daños que podrían sufrir las personas que circulan por las veredas lo
obligue a responder por este supuesto de conducta imprudente del consorcio frentista.
Por ello, corresponderá desestimar la demanda respecto del Gobierno de la Ciudad de
Buenos Aires.
16. Que, en cuanto a la relación de causalidad, he de destacar que las
declaraciones testimoniales que lucen a fs. 196/197 dan cuenta de que la vereda se
encontraba mojada y con espuma y que la actora se accidentó y sufrió el daño como
consecuencia del estado resbaladizo de la acera.
En relación con el momento en que tuvo lugar el accidente, la
contestación de oficio remitida por el SAME da cuenta que se requirió un auxilio
médico el 12 de febrero de 2010 a las 9:37 hs. con motivo de un traumatismo leve de
rodilla en la avenida Rivadavia nº 3134 (v. fs. 303). A mayor abundamiento, de la copia
fiel del libro de traumatología correspondiente a dicha fecha —acompañado por el
Hospital General de Agudos José María Ramos Mejía a fs. 306— se desprende que la
Sra. gg padeció una fractura conminuta de la rótula izquierda.
En suma, la prueba producida ubicó en tiempo y lugar el accidente
causado por el estado de la vereda y la lesión sufrida por la actora, de modo que obran
en la causa elementos que permiten establecer una relación entre ambos extremos y que
producen al menos una fuerte presunción de que estuvieron vinculados.
Finalmente, cabe señalar que no se ha probado en la causa en modo
alguno la injerencia de la conducta de la actora en la producción del evento dañoso, así
como ninguna otra causal de exención de la responsabilidad.
17. Que, establecido ello, corresponde abordar el tratamiento del alcance
de la reparación sobre la base de los rubros indemnizatorios solicitados por la actora.
17.a. La accionante reclama la suma de pesos ochenta y dos mil
($82.000) como reparación por la lesión corporal sufrida. En relación con ello, señala
que “teniendo en cuenta mi edad, y la severa lesión sufrida y la imposibilidad de
intervención quirúrgica por la secuela de la trombosis detectada, es dable decir que no
voy a poder nunca más desempeñarme en plenitud como antes lo hacía, llegando a
poder concluir que este evento, que hoy me acarrea el daño indicado, me acompañará
por el resto de mi vida” (v. fs. 16).
Cabe señalar que, respecto del daño físico, adquieren especial relevancia
todos los aspectos de la personalidad de la víctima. Esto es, la proyección que el
perjuicio tiene en la esfera laboral, en el aspecto social, así como en lo psíquico y en lo
físico, sin que el grado de incapacidad comprobado científicamente por el perito médico
traduzca, matemáticamente, una cierta cuantía resarcitoria (cfme. CNCiv., sala G, in re
“López, Alberto Isidro c/Cardenes, Ariel Claudio y otro s/daños y perjuicios”, sentencia
del 9 de octubre de 2012; Sala 1 de la Cámara del fuero, en autos “Maruri, Nancy
Marcela y otros c/GCBA [Secretaría de Educación] s/daños y perjuicios”, expte. EXP
3757/0, sentencia del 12 de mayo de 2014).
Es así que, al momento de determinar el monto indemnizable, el juez
cuenta con un margen amplio de valoración y debe guiarse por un criterio flexible, que
debe atender a las circunstancias propias de cada caso, y no corresponde que se ciña a
cálculos, fórmulas matemáticas o porcentajes rígidos (CNCiv., sala A, in re “P.C., L. E.
c/Alcala S.A.C.I.F.I. y A. y otro s/daños y perjuicios”, sentencia del 30 de agosto de
2012; Sala 1 de la Cámara del fuero, en autos “Maruri”, cit.).
En este marco, la Corte Suprema de Justicia de la Nación ha establecido
que “cuando la víctima resulta disminuida en sus aptitudes físicas o psíquicas en forma
permanente, esta incapacidad debe ser objeto de reparación, al margen de lo que
pueda corresponder por el menoscabo de la actividad productiva y por el daño moral,
pues la integridad física tiene por sí misma un valor indemnizable y su lesión
comprende, a más de aquella actividad económica, diversos aspectos de la
personalidad que hacen al ámbito doméstico, cultural o social con la consiguiente
frustración del desarrollo pleno de la vida” (Fallos, 315: 2834; 318: 1715; 321:1124,
entre otros).
Al respecto, el Código Civil y Comercial de la Nación dispone que “[e]n
caso de lesiones o incapacidad permanente, física o psíquica, total o parcial, la
indemnización debe ser evaluada mediante la determinación de un capital, de tal modo
que sus rentas cubran la disminución de la aptitud del damnificado para realizar
actividades productivas o económicamente valorables, y que se agote al término del
plazo en que razonablemente pudo continuar realizando tales actividades. Se presumen
los gastos médicos, farmacéuticos y por transporte que resultan razonables en función
de la índole de las lesiones o la incapacidad. En el supuesto de incapacidad
permanente se debe indemnizar el daño aunque el damnificado continúe ejerciendo una
tarea remunerada. Esta indemnización procede aun cuando otra persona deba prestar
alimentos al damnificado” (art. 1746).
Sentado ello, a fin de valorar el rubro reclamado no debe perderse de
vista que, según el examen efectuado por la perito psicgg loga y de acuerdo con las
propias manifestaciones de la actora, la señora GONZÁLEZ tenía cincuenta y siete años al
momento del accidente, y que “trabaja desde sus 14 años, primero de niñera y luego,
de empleada doméstica” (v. fs. 290 vta.).
Asimismo, la perito indicó que, al momento de su evaluación, la
accionante “tiene una hija de 28 años con la cual reside” (v. fs. 290 vta.), y que se
había casado en el año 1981 y separado en el 2001.
Además, en la demanda la actora sostiene que como consecuencia del
accidente sufrido no ha podido trabajar ni manutenerse.
Ahora bien, tal como fuera indicado en los párrafos anteriores, conforme
surge de las historias clínicas del HOSPITAL GENERAL DE AGUDOS JOSÉ MARÍA RAMOS
MEJÍA y del HOSPITAL HÉROES DE MALVINAS DE LA CIUDAD DE MERLO ha quedado
acreditada la lesión física (v. fs. 306/307 y 348/372).
Por su parte, el perito médico que dictaminó a fs. 376/383 señaló que
como consecuencia del accidente la Sra. gg presenta a nivel de la rodilla
izquierda una “limitación en su movimiento de flexión normal (0º-130º) alcanza 90º,
extensión normal (10º) alcanza 10º” y agregó que “el diámetro circunferencial del
músculo cuádriceps izquierdo es de 47,5 cm; el diámetro circunferencial del músculo
cuádriceps derecho es de 50 cm” (v. fs. 379).
A su vez, el perito indicó que al examinar los estudios médicos
ordenados respecto de la rodilla izquierda “se observa alteración morfológica de la
rótula que presenta dos porciones vinculables a probable rotura bipartita o secuela de
fractura” (v. fs. 379).
Finalmente, señaló que la lesión sufrida por la actora —fractura
conminuta de rótula de su rodilla izquierda— “le ha dejado como secuela una
disminución en la flexión articular en su rodilla, por lo cual se le otorga una
incapacidad parcial y permanente del 13% de la TO y TV” (v. fs. 383/vta.).
En suma, si bien la incapacidad física resultante del accidente en cuestión
debe ser indemnizada, a fin de establecer los alcances de la indemnización debe
ponderarse no sólo la certeza de su existencia sino también el modo en que afectó las
diferentes esferas de la persona.
Ello así, atendiendo al porcentaje de incapacidad fijado por el perito —
conforme la jurisprudencia que aconseja no apartarse de las opiniones de los expertos si
no existen argumentos de peso que así lo ameriten y con la debida fundamentación del
caso—, ponderando la edad de la actora, su situación personal, familiar y laboral,
estimo adecuado fijar la suma de pesos cuarenta mil ($40.000) por incapacidad física
sobreviniente.
17.b. Seguidamente, el accionante solicita el resarcimiento del daño
psicológico en función del desequilibrio psíquico que le causó el accidente de marras.
Al respecto, sostiene que esta afección psíquica, ha afectado su vida en relación, su
carácter y su autoestima. En atención a ello, reclama la suma total de pesos veintiséis
mil ($26.000).
El daño psicológico debe ser considerado una especie del daño
patrimonial, que importa un menoscabo a la integridad psicofísica de la persona. Al
respecto se ha señalado que “[s]i bien el daño psíquico reposa predominantemente en la
subjetividad de la persona, trasciende en actitudes y comportamientos (a veces, tiene
también manifestaciones somáticas) y el avance de la ciencia posibilita su constatación
a través de los estudios científicos pertinentes” (v. ZAVALA DE GONZÁLEZ, MATILDE,
Daños a las personas – Integridad psicofísica, Buenos Aires, Hammurabi, 1990, p.
225).
Asimismo, “mientras que en los casos usuales o más típicos de daño
moral el juicio presuntivo sobre su realidad y adecuación con el hecho no representa
demasiadas aristas conflictivas, en las lesiones síquicas (como fuente de daño moral y,
eventualmente, patrimonial) el estudio pericial médico es de rigor a fin de detectar e
individualizar la situación patológica del sujeto” (v. ZAVALA DE GONZÁLEZ, MATILDE,
ob. cit., p. 211).
Ahora bien, la perito psicóloga, al momento de contestar la impugnación
de pericia efectuada por el GCBA señaló que “la actora Sra. Norma gg   presenta
signos y síntomas de una depresión reactiva al hecho de autos, que por el tiempo
transcurrido (casi seis años al momento de la evaluación) adopta el carácter de
crónico, por lo cual se indica la realización de un tratamiento psicoterapéutico, con un
esquema de una sesión semanal y por un lapso de dos años” (v. fs. 340/341).
Por lo tanto, corresponde fijar por este rubro la suma de pesos veintiséis
mil ($26.000).
17.c. La accionante reclama en concepto de gastos de movilidad,
terapéuticos futuros y de medicamentos en los que debió incurrir como consecuencia del
accidente la suma de pesos siete mil ($7.000).
Los gastos farmacéuticos, de asistencia médica, traslados y tratamientos
han sido considerados por los tribunales una consecuencia forzosa del accidente, de
modo tal que el criterio de valoración debe ser flexible, sin que se requiera prueba
efectiva y acabada sobre los desembolsos alegados y su monto. Lo fundamental es que
la índole e importancia de los medios terapéuticos a que responden los gastos invocados
guarden vinculación con la clase de lesiones producidas por el hecho, es decir, que
exista la debida relación causal. En consecuencia, queda librada a la apreciación judicial
la fijación del monto, siempre que la acreditación del perjuicio esté debidamente
comprobada y tenga adecuación con la importancia del tratamiento (cfme. Sala 2 de la
Cámara del fuero, in re “Ortiz, María Angélica c/GCBA s/daños y perjuicios”, expte.
EXP 3737/0, sentencia del 30 de junio de 2004; y “Kutnowski, Silvia Estela c/GCBA y
otros s/daños y perjuicios [excepto resp. médica]”, expte. EXP 39970/0, sentencia del
26 de agosto de 2014).
En este orden, es indispensable ponderar no sólo el daño sufrido por la
actora —fractura de rótula de rodilla izquierda— sino también las características de las
lesiones sufridas, el tratamiento realizado y a efectuar a fin de rehabilitarse y su
duración y la carga de movilizarse durante ese período.
En este sentido, cabe destacar que de la documentación obrante en autos
se desprende que a la Sra. g se le prescribió la ingesta de diversos
medicamentos (cfme. copia de la historia clínica acompañada por el Hospital Héroes de
Malvinas obrante a fs. 347/372).
Por otra parte, las constancias originales reservadas en Secretaría en
sobre nº 415 dan cuenta de los gastos en los que pudo haber incurrido la actora (estudios
médicos y tratamiento de rehabilitación).
De allí que se encuentren debidamente acreditadas en autos las
dificultades ambulatorias de la actora, las visitas a profesionales y la adquisición de
medicamentos, todo lo cual ha sido consecuencia del daño sufrido y torna verosímil la
necesidad de efectuar los gastos requeridos por este concepto.
En razón de las valoraciones realizadas, considero que los gastos
reclamados en este apartado resultan procedentes por la suma de pesos siete mil
($7.000).
17.d. Asimismo, la actora peticiona la suma de pesos veinte mil
($20.000) en concepto de daño estético.
Al respecto, corresponde remarcar que dicho rubro no es autónomo
respecto al material o moral, sino que integra uno u otro o ambos, según el caso (CSJN,
Fallos 321:1117, 305:2098, 326:1673).
En este sentido, la lesión estética constituye sólo excepcionalmente un
rubro autónomo que reparar, siendo regla que quede subsumido en la incapacidad
sobreviniente en tanto la apariencia física aparezca relevante para el plano laboral o
social, o en el agravio moral si es que el defecto altera el espíritu, las afecciones o
sentimientos de la víctima (cfme. CNCiv., Sala B, in re “Alderete Antonio Eulogio c/
Micrómnibus Norte S.A. y otro s/ daños y perjuicios”, sentencia del 27 de agosto de
2009).
En el caso, si bien de las constancias obrantes no surge de manera
concreta que la actora presente dificultades al caminar, lo cierto es que es posible
inferirlas de la gravedad de la lesión sufrida y las secuelas derivadas de ésta. Sin
embargo, toda vez que no se vislumbra que se hubiese generado un perjuicio específico
que lleve a la reparación de este rubro de forma autónoma, en este caso el daño estético
fue subsumido dentro del rubro incapacidad física sobreviniente, establecido
previamente.
17.e. Por último, la demandante reclama en concepto de “limitación
laboral” la suma de pesos veinte mil ($20.000).
En concreto, la actora solicita un resarcimiento ya que “no podrá nunca
a partir de ese siniestro laborar en un sinnúmero de oficios y/o profesiones, realizar
diversos trabajos, etc. dado por la propia incapacidad que conlleva la fractura” (v. fs.
17).
Al respecto, debe resaltarse que la accionante no ha ofrecido medios
probatorios —tales como testigos— que permitan acreditar la efectiva disminución
concreta de su capacidad de trabajo. En efecto, ni siquiera se encuentra comprobado en
autos en qué se encontraba empleada la actora al momento del siniestro.
Desde esta perspectiva, no es posible dar por acreditada la existencia de
este rubro indemnizatorio ni formular su cuantificación, por lo que corresponderá su
rechazo.
17.f. Por otra parte, la demandante reclama la suma de pesos veinticinco
mil ($25.000) en concepto de indemnización por el daño moral sufrido.
Al respecto, cabe señalar que éste “se proyecta sobre derechos subjetivos
extrapatrimoniales, y consiste en el sufrimiento causado como dolor, o como daño en
las afecciones” (ALTERINI, ATILIO A., AMEAL, OSCAR J. Y LÓPEZ CABANA, ROBERTO
M., Derecho de obligaciones civiles y comerciales, Buenos Aires, Abeledo Perrot,
1995, p. 289).
A su vez, se ha señalado que “[e]l daño moral constituye una
modificación disvaliosa del espíritu en el desenvolvimiento de su capacidad de
entender, querer o sentir, por una lesión a un interés no patrimonial, que habrá de
traducirse en un modo de estar diferente de aquél al que se hallaba antes del hecho y
anímicamente perjudicial, que debe ser reparado con sentido resarcitorio (PIZARRO,
Ramón Daniel, ‘Daño Moral’, Ed. Hammurabi, 1996, pág. 4)” (Sala 1 de la Cámara del
fuero, in re “Raimondo, Inés Beatriz c/GCBA s/daños y perjuicios”, expte. EXP 1679/0,
sentencia del 26 de marzo de 2004).
Desde esta perspectiva, a fin de fijar el monto indemnizatorio se debe
considerar particularmente la repercusión que razonablemente pudo haber tenido el
hecho dañoso en la persona que sufrió el daño. Así, más allá de lo dificultoso que
resulta cuantificar este tipo de afecciones —las que sin lugar a dudas e inevitablemente
se encuentran teñidas de la subjetividad del criterio del magistrado que las deba
analizar— estimo que los dolores y padecimientos que la actora ha debido soportar a
raíz de las consecuencias producidas por el accidente —por el dolor, por el hecho de no
haber podido ser intervenida quirúrgicamente, y por tener que someterse a numerosas
sesiones de kinesiología— justifican otorgarle la suma de pesos quince mil ($15.000) en
concepto de indemnización por el daño moral sufrido. Ello, sin perjuicio de reconocer
las dificultades propias de la determinación de este rubro, que se derivan del hecho de
encontrarse frente a afecciones o padecimientos que se configuran en el ámbito
espiritual de la persona y que suelen no manifestarse hacia el exterior con claridad.
18. Que, sentada la responsabilidad del CONSORCIO DE PROPIETARIOS
AVENIDA RIVADAVIA HOY NÚMEROS 3128, 3130, 3132 Y 3134 CAPITAL FEDERAL, cabe
agregar que, a la fecha del accidente objeto de autos, se encontraba vigente la póliza nº
187.094 de Seguro Integral de Consorcio emitida por HDI SEGUROS S.A. —citada en
garantía por el CONSORCIO— cuyo límite de cobertura de responsabilidad civil ascendía
a la suma de $120.000 (v. fs. 178/194).
En virtud de lo expuesto, la condena que se establecerá deberá hacerse
extensiva a la compañía citada en garantía, en los términos del artículo 118 de la ley
nacional 17.418 y de la póliza mencionada anteriormente.
19. Que, en cuanto a la tasa de interés que corresponde aplicar a la sumas
indemnizatorias reconocidas a favor de la actora, los intereses deberán calcularse de la
siguiente forma: desde el momento que se produjo el menoscabo patrimonial —12 de
febrero de 2010— y hasta el efectivo pago se aplicará el promedio que resulte de las
sumas líquidas que se obtengan de (i) la tasa activa cartera general (préstamos) nominal
anual vencida a 30 días del Banco de la Nación Argentina y de (ii) la tasa pasiva
promedio que publica el BCRA. (v. Cámara del fuero, autos “Eiben, Francisco c/
GCBA s/ empleo público”, EXP 30370/0, del 31 de mayo de 2013).
Por los argumentos expuestos RESUELVO:
I. DESESTIMAR LA DEMANDA interpuesta contra el GOBIERNO DE
LA CIUDAD DE BUENOS AIRES, de conformidad con lo expuesto en el considerando 15.
Con costas a la parte actora (cfme. art. 62 CCAyT).
II. HACER LUGAR PARCIALMENTE A LA DEMANDA deducida
contra el CONSORCIO DE PROPIETARIOS EDIFICIO RIVADAVIA HOY NÚMEROS …4 y contra HDI SEGUROS S.A. —en su carácter de citada en garantía— y,
en consecuencia, condenarlos a abonar a la señora NORMA BEATRIZ ggg —en los
términos de los considerandos 16 y 18— la suma de pesos ochenta y ocho mil
($88.000), conforme lo expuesto en el considerando 17, con más los intereses que
deberán liquidarse según las pautas del considerando 19. Con costas al CONSORCIO y a
la citada en garantía (cfme. art. 62 CCAyT).
III. DIFERIR la regulación de honorarios profesionales para el
momento procesal oportuno.
Regístrese, notifíquese a las partes y, oportunamente, archívese. Fdo.
Guillermo Scheibler. Juez.

 

 

 

 

Comentarios

  1. Mariano Cholakian

    ¿En el resuelvo no desestima la demanda contra el GCBA?

Dejar un comentario